Edición Impresa, Política

Crisis laboral

Las cinco centrales obreras ajustan movilización conjunta

En la concentración del viernes por el Día del Trabajador se manifestarán en contra de los despidos y las medidas de ajuste.


Las centrales que lideran Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló se reunirán hoy en la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) para analizar el proceso de reunificación de la CGT y la concentración programada para el próximo viernes, de la que participarán también la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli.

Las cinco centrales obreras confluirán por primera vez el próximo viernes en una convocatoria que tiene como telón de fondo un fuerte descontento por los despidos y la inflación. La cita será a las 15 frente al porteño Monumento al Trabajo, en la intersección de las avenidas Independencia y Paseo Colón, y pondrá en escena a la primera manifestación del movimiento obrero contra las políticas del gobierno nacional, si bien, por lo pronto, la convocatoria no será acompañada por una jornada de paro.

Las cinco centrales pulen por estas horas los detalles de la movilización, que tendrá como consignas centrales el freno a los despidos y a la inflación, la eliminación del impuesto a las Ganancias y la actualización y universalización de las jubilaciones.

La relación entre el presidente Mauricio Macri y el sindicalismo sumó un nuevo desencuentro la semana pasada, cuando trascendió que la ley antidespidos, proyecto que impulsa casi todo el arco opositor para frenar las desvinculaciones en serie tanto en el sector público como en el privado, sería vetada por el mandatario.

En declaraciones a la prensa, Moyano señaló que un veto a la mencionada ley sería “un golpe y un error muy grande” por parte del gobierno, y avisó que “seguramente el conjunto de los trabajadores no lo va aceptar de ninguna manera”.

El 13 de abril, Macri recibió en Olivos a la primera plana de las centrales sindicales y les garantizó una serie de concesiones que lograron bajarle el tono a la conflictividad en ascenso por la situación económica.

En aquella oportunidad, el líder del PRO confirmó a los jefes gremiales un desembolso extra de 2.700 millones para las obras sociales de los gremios y lugares en el directorio del Pami para representantes sindicales, lo cual habría desactivado la idea de un paro general para el 29 de abril.

Sin embargo, la presencia en la calle de sindicalistas de las cinco centrales no deja de ser una señal de alarma a futuro, en el marco de un conflicto que podría escalar si la ley antidespidos es impugnada por el veto presidencial.

Más allá de que sectores cercanos al gobierno señalaron que la marcha será para conmemorar el Día del Trabajador –este 1º de Mayo es domingo– los gremialistas remarcaron que entre los reclamos estarán la inflación y la suba de las tarifas, al tiempo que  insistirán en los cambios prometidos por Mauricio Macri durante la campaña electoral en lo relativo a Ganancias.

EL FpV se “solidariza”

“El Frente para la Victoria se solidariza con los reclamos y va a participar del 29 de abril en la convocatoria de las cinco centrales sindicales”, remarcó el jefe de bloque del FpV-PJ en la Cámara de Diputados, Héctor Recalde.

Tras destacar que la principal consigna de la movilización apunta a que “paren con los despidos y las cesantías”, el diputado kirchnerista aseguró que la concentración unificada es una respuesta a un “programa económico que está dirigido a los ricos y no a proteger a los sectores más vulnerables”.

Comentarios