Ciudad, Edición Impresa

Puntos de vista

Las ciclovías avanzan y se suman voces a la polémica

Un referente de titulares de taxis y otro de peones creen que trae más inconvenientes al momento de conseguir pasajeros.


La polémica por la puesta en marcha de la primera etapa de señalización de más de cien kilómetros de bicisendas en distintos puntos de la ciudad continúa creciendo. Y las posiciones son diametralmente opuestas dependiendo las miradas. Mientras el municipio y ONG de ciclistas defienden y argumentan sobre las ventajas de su emplazamiento, por otro lado asociaciones de taxistas se quejaron firmemente por los distintos inconvenientes que les traen a la hora de manejar y de conseguir pasajeros, en coincidencia con lo expuesto por el concejal Roberto Sukerman, quien pidió directamente en el Concejo Municipal que se suspenda la demarcación de esos corredores.

En lo que todos coincidieron es que la solución para mejorar la convivencia de ciclistas, automovilistas y colectiveros vendrá de la mano de la prohibición de estacionar en el centro.

El titular de la Asociación de Taxistas Independientes (Atti), Mario Cesca, contó a este diario que ayer se acercó hasta la sede de la Secretaría de Servicios Públicos para pedir explicaciones sobre el avance de las ciclovías. “Estamos ante una incongruencia total. Las calles están saturadas, no dan más, el tránsito está cada vez más complicado y ahora nos quieren achicar todavía más el ancho para circular. Nos están perjudicando a más no poder. Hoy (por ayer) les dije que me parecía una locura”, se quejó.

Los inconvenientes en el tránsito son tan complicados que el taxista explicó que es cada vez más común que los pasajeros se bajen antes del destino. “Les resulta más rápido ir caminando cuando se arman los embotellamientos que quedarse esperando arriba del auto. Yo he padecido embotellamientos que te dejan frenado veinte minutos y no podés avanzar, es desesperante y va directamente contra nuestra actividad. Nosotros para trabajar bien tenemos que ir a una velocidad comercial de 18 kilómetros por hora y en muchas ocasiones no podemos ni siquiera ir a 2 kilómetros por hora”, explicó.

“La única forma que tienen de solucionar esto es sacando el estacionamiento del centro y sabemos que eso es algo bastante complicado. A otro sector que le suman muchos problemas es al de los colectivos. La gente les pide mejores frecuencias y con más bicisendas todo va a empeorar sin remedio porque no hay espacio para manejar, así de sencillo”, añadió.

Por su parte, el secretario adjunto del Sindicato de Peones de Taxis, Horacio Gianotti, remarcó que el principal problema que les viene trayendo la ampliación de las ciclovías, sumando a esto los carriles exclusivos, es que tienen cada vez menos paradas exclusivas para que se suban los pasajeros. “Nos están quitando un montón de lugar con ese destino y nos vienen achicando las posibilidades de tener viajes. Realmente se nos hace cada vez más complicado”, se lamentó.

“Son muy importantes”

En la otra vereda, Gonzalo Mora, referente de la ONG Rosario en Bici, defendió el uso y el crecimiento de las ciclovías. “Nosotros pensamos y sostenemos que son muy importantes. Es cierto que hay muchas calles que quedan angostas tanto para los ciclistas como para los automovilistas pero es la forma más democrática para evitar accidentes. Para mejorar todo se tendría que quitar el estacionamiento, esto es algo que sabemos que llegó al Concejo pero desconocemos por qué nunca avanzó”, siguió.

“El uso de la bicicleta creció y sigue creciendo sin pausa, por ejemplo, en avenida Pellegrini antes que se construyan las bicisendas en las horas pico circulaban unos 94 ciclistas por hora y los últimos datos oficiales que tenemos, de abril de este año, indican que la cantidad creció a 384 por hora. Además, si bien creció el número de bicicletas circulando y disminuyó la cantidad de accidentes”, continuó.

Cabe recordar que Sukerman señaló a este diario que presentó en el Concejo un proyecto que busca suspender la demarcación de las bicisendas porque “van a traer muchos accidentes nuevos” y que “colocar las ciclovías en sectores del macrocentro generará descontento y siniestros, lo que llevará a una nueva búsqueda del Ejecutivo de extender la prohibición del estacionamiento”.

La semana pasada se comenzó a demarcar con pintura los tramos en donde se implementarán 20 nuevos kilómetros de ciclovías en el macrocentro de la ciudad. En esta primera instancia se están acondicionado los tramos de Cafferata desde Santa Fe a San Luis; San Luis, desde Cafferata hasta bulevar Oroño; San Luis, desde Corrientes a Alem; Vera Mujica, desde Santa Fe hasta Rioja; Rioja, desde Vera Mujica a bulevar Oroño; Rioja, desde Corrientes a Buenos Aires; Catamarca, de bulevar Oroño al río. También se extienden los sectores ya existentes en Salta (ampliándolos desde bulevar Oroño hasta el río); los tramos de Corrientes y Entre Ríos, que se extenderán desde avenida Pellegrini hasta el río. En tanto, las ciclovías ubicadas en Buenos Aires se ampliarán hasta Córdoba. Sobre Alem, los tramos de bicisendas continuarán hasta San Luis.

Comentarios