Ciudad, Edición Impresa

Proyecto

Las armas, mejor si no se ven

El Concejo se apresta a aprobar una ordenanza que prohíbe que camiones de caudales realicen tareas de carga y descarga en horario escolar. Buscan evitar que los alumnos queden expuestos a los riesgos que implica esa tarea.


En la sesión de hoy los ediles tratarán un proyecto de ordenanza para evitar que los camiones que transportan caudales realicen cargas o descargas en horario escolar. La norma, en caso de que cuente con el visto bueno de la mayoría en el Palacio Vasallo, alcanzará a unas 16 sedes bancarias y financieras ubicadas en cercanías de instituciones educativas. El proyecto tuvo despacho favorable ayer en la comisión de Obras Públicas y fue presentado por la edila radical Daniela León tras escuchar la preocupación que plantearon padres de alumnos de colegios de la ciudad.

“Queremos evitar que los chicos se vean obligados a circular entre las armas de los custodios de los camiones para entrar o salir de los establecimientos educativos. Cuando el manejo de caudales coincide con el horario de movimiento de los alumnos vemos camiones blindados, y a veces también patrulleros, dificultando el acceso a los vehículos donde llegan o se retiran los chicos. El despliegue del personal de seguridad indica, además, la presencia de un riesgo que debe evitarse en presencia de los niños”, explicó León.

En este sentido, la concejala hizo hincapié en que los procedimientos se hacen con una exhibición de armamentos que no es conveniente que se lleven a cabo ante la presencia de niños o adolescentes que están a punto de ingresar a sus escuelas o de salir de ellas.

En especial, cuando los vigiladores privados y efectivos policiales encargados de custodiar las arcas de los vehículos que transportan dinero en efectivo o cheques portan arman de gran calibre y, en muchos casos, de guerra.

Modo y aplicación

El proyecto de ordenanza propuesto regulará el horario en el que los transportes de caudales podrán desarrollar su tarea en las inmediaciones de las escuelas. “En base a una investigación que realizamos, la norma sería de sencilla aplicación ya que hay más de cien sucursales de entidades financieras en Rosario y solamente siete de ellas coinciden con instituciones educativas”, aclaró la edila. Además, señaló que la situación y cantidad “son similares respecto de cajeros automáticos y locales comerciales donde se cobran impuestos y servicios”.

La ordenanza dispondrá la prohibición de operar en carga y descarga de caudales de 7.30 a 8.30, de 12 a 13.30 y de 17 a 18. Asimismo, establece que la medida alcanza solamente a la operación de los camiones en las sucursales de las entidades bancarias, cajeros automáticos y centros de pago de servicios que están ubicadas en la misma cuadra que una institución educativa. De este total, en nueve casos se trata de locales que cobran impuestos y servicios y de cajeros automáticos.

Responsabilidad del Estado

Según León, el Ejecutivo tiene la potestad de regular el tránsito de todo tipo de vehículos en función del artículo 39º de la ley Orgánica de Municipalidades y, en este caso, esa disposición se aplicaría para regular el horario de los transportadores de caudales. La temática, además, está vinculada a la Convención Internacional de los Derechos del Niño que en el artículo 3º dispone que las autoridades resolverán toda situación, considerando superior el interés del niño y que es responsabilidad del Estado ocuparse de su seguridad, brindándole la protección y el cuidado que necesiten.

“Significa que es deber del Estado, en este caso, a nivel del municipio, garantizar la seguridad de las niñas, niños y adolescentes, en todos los ámbitos donde éstas se desarrollen. La comisión acompañó el proyecto donde incluimos a todas las instancias escolares. La norma protegerá tanto a jardines de nivel inicial, como a escuelas primarias y secundarias y escuelas especiales”, concluyó León.

Los establecimientos alcanzados por la norma

De acuerdo con un relevamiento realizado y tal como consta en el proyecto de concejala radical Daniela León, las entidades educativas y bancarias que serán alcanzadas por la ordenanza son las siguientes: Nuestra Señora de Guadalupe, de avenida Alberdi 338, ubicada a metros de una sucursal del Banco Municipal; escuela Juan Pestalozzi, de Mendoza al 3900, frente al banco Santander Río; los colegios Brigadier López, Hermanos Maristas y el jardín de infantes Nuestra Señora de la Misericordia, los tres situados en Oroño al 900, a menos de cincuenta metros de otra boca de atención del Santander Río.

Dentro del listado están también la escuela Coronel Dorrego, de San Martín 2992, a pasos del Banco de Santa Fe ubicado en la misma vereda de la institución educativa; el Centro Educativo Latinoamericano, de avenida Pellegrini y Corrientes, el cual tiene en la esquina al City Bank; el colegio San Pablo, de San Martín 2558, frente al Banco Nación y el Jardín de Infantes Piruetas en barrio Echesortu, ubicado en Mendoza 5469, enfrente del Banco Macro.

Si bien no son frecuentes los asaltos a camiones de caudales, el proyecto de León apunta a la prevención, además de contemplar la sensibilidad de los niños y adolescentes que ingresan o salen de los colegios y se encuentran con efectivos de seguridad portando armas de guerra, lo que resulta intimidante hasta para un adulto.

Un antecedente

Cabe recordar que el incidente más violento registrado en Rosario ocurrió en 2013, cuando un delincuente murió en un enfrentamiento armado con custodios de un camión de caudales. En esa ocasión, dos ladrones habían robado dos bolsas del vehículo que contenían cerca de un millón de pesos. El hecho ocurrió frente a una sucursal del Banco de Entre Ríos, ubicada en San Martín al 4400, en la zona sur de la ciudad.

Comentarios