Últimas

Las 50 mejores canciones nacionales de la década

La revista Rolling Stone publicó la lista de los 50 temas del rock nacional más importante del 2000, elegida por más de 200 artistas, críticos y expertos de la industria.

1- “Será” – Las Pelotas
Cuando en los barrios todavía funcionaban algunas asambleas, cuando el paisaje argentino todavía estaba cruzado por la estela de la crisis 2001-2002, entre los puestos de las ferias cooperativas y las góndolas del supermercado Día, uno podía escuchar esta melodía bella y simple y creer que Argentina tenía un margen para la salvación… al menos durante cuatro minutos. Cerati alguna vez dijo que éste fue el hit de los 90 que los 90 no tuvieron. Lo cierto es que “Será”, escrita por Germán Daffunchio, salió en el siglo XXI y enamoró a un país entero. La canción de amor rockera perfecta y una nueva plataforma de despegue para una banda que había combatido mil batallas en las sombras, y que encontraba el éxito masivo después de casi diez años.

2- “Un osito de peluche de Taiwán” – Los Auténticos Decadentes
Inspirado en una frase conciliadora que solía decirle su madre (“todos somos un poco paranoicos”), Jorge Serrano desahoga su neurosis de hombre maduro y soluciona la histeria modelo 2000 con una chuchería made in Taiwán. Estrofas aboleradas y un estribillo cuasi shakiresco.

3- “Estadio azteca” – Andrés Calamaro
Bajo un ritmo tumbado con aires de psicodelia flamenca, Calamaro ofrece un himno generacional firmado a medias con su amigo Marcelo Scornik, el Cuino. Sentimiento y misterio en una letra que habla de exilio, excesos y el fútbol en su expresión más épica. La gigantesca arena de México es el escenario donde se debate la tragedia nacional y el triunfo deportivo. Como un detalle de grandeza y humildad, Andrés le preguntó al Cuino cómo le gustaría que cantase su tema: después de varias horas de grabación y paciencia, la toma final terminó reflejando la vibra emocional que pedía la canción.

4- “Crimen” – Gustavo Cerati
Al mejor estilo torch song, “Crimen” contradice el advenimiento eléctrico de Ahí vamos. Funciona como hit todoterreno, entre la balada beatle y el recuerdo Stereo; y por encima de las referencias odiosas, captura la agilidad de Cerati para envolver en una historia de amor noir anhelos de seducción pop en escala continental.

5- “Spaghetti del rock” – Divididos
Sensibilizado por su reciente separación, Mollo -y su coequiper Diego Arnedo- entregan uno de los temas más líricos de Divididos, con las cuerdas de la London Session Orchestra que aportan un toque beatle. La canción, una feroz declaración de independencia, establece su negativa a seguir viviendo del pasado.

6- “Los calientes” – Babasónicos
Diego Tuñon lo definió como un “para-swing”. Como sea, lo que encontraron los Babasónicos en este hit que abre Jessico es lo más parecido al Viagra que tuvo el rock nacional: un bolero para clubbers que derrama su orgasmo en ese imperativo del placer: “Cómanse a besos esta noche”.

7- “Juntos a la par” – Pappo
¿Los hombres duros no lloran? Tal vez por eso resultan particularmente conmovedores cuando dejan traslucir su ternura. El tema es básicamente de su bajista Yulie Ruth, pero Pappo transforma el country original en una balada folk casi épica (“ese héroe que hay en mí…”) cantando en forma magistral uno de los temas más románticos de su repertorio.

8- “Y lo que quiero es que pises sin el suelo” – Catupecu Machu
Un riff podrido y comprimido, una batería que grita, un bajo zigzagueante y un estribillo que podría derribar una pared, en un nuevo y sofisticado concepto de rock en Argentina. La voz desesperada de Fernando bien al frente para un pogo-hit único.

9- “Arrancacorazones” – Attaque 77
El baritono de Mariano Martinez al servicio de una balada contagiosa y de letra ambigua en plan Creedence Clearwater Revival. Acordes que trepan y logran su clímax en una frase célebre: “Dame tu droga”.

10- “Nunca quise” – Intoxicados
La voz descascarada de Pity pertenece a la dinastía Salmón; de todos los devotos, ninguno refleja la influencia y al mismo tiempo puede despegarse con tanta naturalidad de esa sombra. “Nunca quise” es un enorme ejercicio de estilo Calamaro y es Pity quien desbarata cualquier comparación subiéndose a su propia nube.

La lista se completa con:
11- “Amigo Piedra” – El Mató a un Policía Motorizado
12- “Pasos al costado” – Turf
13- “G-13” – Victoria Mil
14- “Debajo del álbum blanco” – Flopa Manza Minimal
15- “El ángel de la bicicleta” – León Gieco
16- “El salmón” – Andrés Calamaro
17- “La octava maravilla” – Massacre
18- “Campanas en la noche” – Los Tipitos
19- “Internacional Love” – Fidel
20- “Asesíname” – Charly García
21- “Par mil” – Divididos
22- “Don” – Miranda!
23- “Irresponsables” – Babasónicos
24- “Nike es la cultura” – Indio Solari
25- “Arde la ciudad” – Mancha de Rolando
26- “Carnaval de Brasil” – Andrés Calamaro
27- “Rock and Roll y fiebre” – Pappo
28- “Para siempre” – Ratones Paranoicos
29- “Una vela” – Intoxicados
30- “Como Alí” – Los Piojos
31- “Oda a la sin nombre” – Skay Beilinson
32- “I Do” – Boom Boom Kid
33- “Estaciones” – Rosario Bléfari
34- “Una nueva noche fría” – Callejeros
35- “Influencia” – Charly García
36- “Emociones negativas” – Jorge Serrano
37- “Fuego” – Intoxicados
38- “Plan B: anhelo de satisfacción” – Catupecu Machu
39- “Moneda corriente” – Estalares
40- “Pequeños sueños” – Arbol
41- “Rasante oscuridad” – A-Tirador Láser
42- “Cuando te vi” – Vicentico
43- “La razón que te demora” – La Renga
44- “Sacate la mierda” – Carajo
45- “Si el amor se cae” – Los Cafres
46- “Gori llamando a Río” – Fantasmagoria
47- “Mambeado” – Onda Vaga
48- “Pinamar” – Francisco Bochatón
49- “El mundo del espectáculo” – Pablo Dacal y la Orquesta de Salón
50- “Radios” – Emmanuel Horvilleur

Comentarios