País, Últimas

“Lanzaperfume”: La droga del amor de los ’70 vuelve a descontrolar la noche

Conocida como “Popper”es hoy el furor en los boliches

El lanzaperfume la droga retro hoy circula casi exclusivamente en boliches o fiestas de música electrónica y sus consumidores, pertenecen a la franja que tiene entre 14 y 40 años. Se vende en frascos chicos, de tapa a rosca y de color caramelo. Se consiguen en la entrada de los boliches. Es una sustancia que suele compartirse, es muy adictiva, provoca euforia, desinhibición sexual, relaja los músculos del ano y potencia el orgasmo. Se trata de una sustancia que ingresa directamente al sistema nervioso central y afecta la médula, causando efectos secundarios como enrojecimiento del rostro y cuello, cefaleas, náuseas, vómitos y reducción de la presión arterial.

Es común ver en la pista de baile grupos de personas concentradas alrededor de frasquito que circula de mano en mano. El procedimiento para su consumo es el siguiente se le saca la tapa, lo dan vuelta sobre una remera o en un pañuelo y luego lo inhalan por la nariz o la boca. Al cabo de unos segundos y por unos minutos se puede ver a la persona que consumió dicha droga bailar desenfrenadamente.
El “lanzaperfume” fue furor hace años en el carnaval de Río de Janeiro la misma Rita Lee le dedico en su  honor con una canción.

Negocio redondo
Los vendedores compran el líquido a 300 pesos el litro a intermediarios que se abastecen en laboratorios del circuito ilegal, y lo fraccionan. De cada litro obtienen 50 frascos, que requieren una inversión de 100 pesos. Es decir: tienen un costo de 8 pesos por unidad y una ganancia de 22. Con una sola noche en la que vendan todos los envases, embolsarán unos 1.100 pesos.

Según información de la Asociación de Reducción de Daños de Argentina (ARDA), la droga es de venta libre. El peligro mayor son las arritmias cardíacas o depresiones.
La cuestión adquiere más gravedad cuando se mezcla con otras sustancias, puede producir trastornos cardíacos, cardiopulmonares, cerebrales, la muerte incluso.
Es una droga más que se agrega a la lista de las menos convencionales, ligada a la música tecno, que altera los sentidos y alarga la fiesta hasta la madrugada sin que se sienta el cansancio del cuerpo. Se vende en Internet, se consigue en los boliches y en las fiestas.

Comentarios