País, Política

Eso que llaman amor

Lanzan la campaña Paternar, que apunta a ampliar las licencias por paternidad

Este domingo, en el marco de la celebración del Día del Padre, cinco organizaciones presentan públicamente una iniciativa, que pretende ser aprobada en el Congreso nacional, para ampliar el sistema de licencias laborales y mejorar el reparto de las tareas de cuidado


Paternar es el nombre de la nueva campaña ciudadana que impulsa la ampliación de las licencias por paternidad, que hoy en Argentina sólo reconocen dos días, según la ley de Contrato de Trabajo. Cinco colectivos presentaron un proyecto en el Congreso nacional a través del diputado Itai Hagman, del Frente de Todos. El lanzamiento oficial es este domingo 18 de junio, en el marco del Día del Padre.

El objetivo es que la licencia se extienda de 2 a 30 días con carácter obligatorio y remunerado. La iniciativa nació este 2021 y se viene discutiendo con sindicatos y organizaciones sociales. Se enmarca en las luchas precedentes de los feminismos y movimientos por la diversidad y busca modificar el rol de los varones en los armados familiares para avanzar así hacia mayores niveles de corresponsabilidad. Los impulsores son el Instituto de Masculinidades y Cambio Social, Colectivo de Varones Antipatriarcales, Privilegiados, Espacio Paternando y Plataforma Nacional Desarmarnos.

Daniel Jones es parte de la campaña y miembro del Instituto de Masculinidades y Cambio Social en la ciudad de Buenos Aires. Habló con El Ciudadano y resaltó que le parece un momento histórico propicio para plantear esta agenda. Recordó que desde inicios del 2000 hubo proyectos en este sentido cuya discusión nunca prosperó en el Congreso.

La idea es que haya una herramienta legal que permita mayor presencia y participación en las tareas de cuidado para varones y personas no gestantes, en caso de las parejas no heterosexuales. “Entre los fundamentos del proyecto se destaca el hecho de que la pandemia y la situación de aislamiento visibilizó muchas de las inequidades en las tareas de cuidado”, señaló Jones.

La iniciativa intenta promover la corresponsabilidad parental en las tareas de cuidado, la inserción y permanencia de las mujeres y personas gestantes en el mercado laboral y la no discriminación en el ámbito laboral por razones de orientación sexual y/o identidad de género, tal como detalla el proyecto.

La iniciativa, que lleva la firma de legisladores de un amplio arco de partidos políticos, aún no fue tratada pero esperan que sea pronto. Además de este proyecto existen al menos dos iniciativas más de este tipo. Jones consideró que la tarea es unificarlos pero que para que se apruebe se requiere de un amplio consenso político y hay otras iniciativas más ambiciosas.

“Nuestro proyecto tiene competencia en el convenio colectivo de trabajo para la administración pública nacional, en el régimen de trabajo agrario y el de personal de casas particulares. Son tres ámbitos que reúnen a muchísimas personas y que de alguna manera, si se aprobara la iniciativa, pueden traccionar a otros sectores para mejorar. Hoy hay sindicatos con muy buenas licencias. Estos espacios que elegimos son donde parece más factible aprobarse. Acá hay factibilidad política”, resumió.

Si sale puede tener un impacto fuerte. Instala el tema en las conversaciones mediáticas y públicas y permite que otros sectores de trabajadores y trabajadoras puedan presionar por mayores beneficios en este sentido.

Esta semana se reunieron con integrantes de sindicatos de trabajadores estatales, telefónicos, bancarios y docentes de la ciudad de Buenos Aires y su conurbano. Todos coincidieron en que la legislación actual responde a un tipo de familia tradicional: papá proveedor, mamá ama de casa o con menos autonomía económica e hijas o hijos. Son las primeras reuniones, pero aseguraron que la idea es, de a poco, ir convocando a sectores de todo el país.

A Jones y a sus compañeros los sorprendió la enorme participación y el interés que despertó que se aplique una normativa semejante. Así como, según el esquema presentado, se amplía la licencia por paternidad de 2 a 30 días, obligatoria y remunerada, se busca que la licencia por maternidad, que actualmente es de 90 días, pase a ser de 100.

Y hay otro hecho novedoso: aplicar una licencia familiar por nacimiento o adopción. Es decir que, una vez completado el régimen de licencias por paternidad o maternidad, se propone una licencia de 30 días de corrido durante el primer año que pueden ser distribuidos entre los dos; no se puede tomar en simultáneo.

En paralelo, contó Jones, la campaña está discutiendo y evaluando alternativas para brindar una cobertura de este tipo para mujeres y varones en proyectos de gestación o adopción dentro de lo que es el trabajo no registrado, que en la Argentina representa más de un 30 por ciento del total.

El proyecto no se inspira en ningún modelo particular, ya que en cada país la dinámica es muy diferente y afronta diversos problemas. Jones contó que en países como Suecia ambas personas cuentan con una licencia de 18 meses remuneradas, pero los hombres no la toman. La disputa es incentivar socialmente una mejor distribución de las tareas de cuidado.

En Argentina hay una multiplicidad de situaciones y comportamientos en relación con el reparto de las tareas, sin embargo desde los colectivos que impulsan esta nueva normativa plantean que cada vez hay más varones que piden licencias, aunque sean sin goce de sueldo, e intentan conseguir certificados por enfermedad, entre otras estrategias al momento del nacimiento de sus hijos o hijas para poder estar más tiempo presentes. Con lo cual, consideran que es un proyecto que será bien recibido en amplios sectores de la población.

Comentarios