Espectáculos

La vuelta de los Cadillacs

Después de 17 años del último disco de estudio y con localidades agotadas, Los Fabulosos Cadillacs regresaron a los escenarios para presentar “La Salvación de Solo y Juan”, el sucesor de “La marcha del golazo solidario”.


Los Fabulosos Cadillacs regresaron a los escenarios y a las bateas. La multibanda acaba de editar por Sony Music “La salvación de Solo y Juan”, una opera rock que podría ramificarse en una novela corta y en un posible mediometraje.

La banda integrada por Vicentico en voz, Daniel Lozano en trompeta, Fernando Ricciardi en batería, Flavio Cianciarullo en bajo, Mario Siperman en teclados, a los que sumaron Florian Fernández Capello en guitarra y Astor Cianciarulo en bajo, presentó su nueva propuesta con un concierto en el Luna Park, al que asistieron 8 mil personas y que van a repetir en Chile.

El disco se grabó en la casa del bajista Flavio Cianciarullo y la banda se puso a las órdenes del productor Héctor Castillo, el mismo que trabajó con Gustavo Cerati en “Ahí vamos”.

La “Salvación…” es una historia que lleva muchos años en el seno de la banda y en la cabeza de Flavio y Vicentico, quienes a fin del 2015 decidieron plasmarlo en disco, mientras el bajista editaba en forma paralela y solista otra opera rock “Sardinista”.

La responsabilidad de las guitarras corrieron por cuenta de Florián, hijo de Vicentico, quien sigue con su banda Callate Mark, pero que participara de la gira de la banda. Mientras que Astor tocó el bajo y permitió que su padre tomara la acústica o la percusión.

“La Salvación” cuenta la historia de los hermanos Solo y Juan Clementi, hijos de Averno Clementi, el cuidador del faro Artiglio, ubicado en los Acantilados de la Bestia, tal como se pudo ver en una serie de video clips en blanco y negro que podían conformar parte de una película o cortometraje.

El arte del disco y las gigantescas máscaras que ilustran los videos fueron diseñadas por el artista plástico argentino Jorge Alderet (Dr. Alderete) que ha dibujado cómics, afiches, flyers y ya trabajó con los Cadillacs y con Andrés Calamaro.

Este disco de los Cadillacs marca el regreso del grupo, que si bien se presentaron en algunas oportunidades como el concierto en el Hipódromo de Rosario, no publica un disco con canciones nuevas desde “La marcha del golazo solitario”, en 1999.

Comentarios