Edición Impresa, Política

A la calle

La UOM hace rondas los jueves

El gremio metalúrgico adoptó la histórica modalidad de protesta de Madres de Plaza de Mayo, y la mantendrá hasta que el gobierno nacional limite la importación de heladeras, aires, televisores, computadoras y otros electrodomésticos.


La UOM ratificó ayer una nueva forma de protesta con una modalidad inédita para los metalúrgicos: rondas en Plaza de Mayo, el mismo día y de igual modo que las organizaciones de Madres y Abuelas de víctimas de la última dictadura y los organismos de derechos humanos vienen realizando desde 1977, en plena última dictadura. En el caso del gremio, al la movida se convoca en protesta contra la apertura de importaciones de bienes que también se producen en el país, cuya llegada –remarcan– producirá miles de despidos en un rubro industrial que creció exponencialmente a mediados del siglo pasado, precisamente por la sustitución de productos importados por bienes de fabricación nacional.

La primera ronda alrededor de la histórica Pirámide de Mayo se realizó ayer, como continuidad de un fuerte reclamo que empezó a tomar mayor volumen la semana pasada. De la protesta del pasado jueves 24 de noviembre, participaron más de un centenar de dirigentes y delegados de las seccionales que integran el secretariado nacional de la UOM.

El gremio metalúrgico, que a nivel nacional conduce Antonio Caló, reclama que cesen las importaciones de productos específicos como heladeras, televisores, lavarropas, equipos de aire acondicionado y computadoras, producción que se ensambla en Tierra del Fuego con parte de componentes fabricados en el país y otros importados.

En ese marco, el secretario de Prensa de la UOM y titular de la seccional Vicente López, Emiliano Gallo, manifestó que la decisión gremial es continuar con las movilizaciones contra la decisión oficial de “liberar las declaraciones juradas para importar”, situación que “va en detrimento de la industria nacional”.

“Haremos las que hagan falta hasta que nos den respuestas”, precisó y añadió que “la apertura de las importaciones son puestos de trabajo que se pierden”.

Con todo, las rondas alrededor de la Pirámide se concretan tras una marcha desde la sede nacional del gremio metalúrgico, en el barrio porteño de San Telmo, con la consigna “Basta de importaciones; protejamos el trabajo argentino; defendamos la industria nacional”.

Comentarios