Coronavirus, Mundo

Post pandemia

La UE quiere unificar criterios para evitar una salida caótica de las cuarentenas adoptadas

La advertencia llegó luego de que varios países europeos levantaran ya algunas de sus restricciones. La Comisión Europea y el Ejecutivo de la UE, pidió a sus miembros coordinar el fin de los aislamientos, algo que espera tome unos pocos meses y que se sigan realizando test masivos de coronavirus


La Unión Europea (UE) advirtió este miércoles a sus 27 Estados miembro que el retorno a la normalidad debe ser gradual y guiado por recomendaciones científicas, al presentar un plan de acción para tratar de evitar una salida caótica de las cuarentenas adoptadas por el coronavirus.

Luego de que varios países europeos levantaran ya algunas de sus restricciones, la Comisión Europea (CE), el Ejecutivo de la UE, pidió a sus miembros coordinar el fin de las cuarentenas, algo que espera tome unos pocos meses y que se sigan realizando test masivos de detección del virus.

Unas 80.000 personas han muerto en Europa por la enfermedad que causa el virus Covid-19, lo que representa alrededor de las dos terceras partes del total global de decesos, según el Centro Europeo para el Control y Prevención de las Enfermedades (Cecpe).

La comisión dijo que las recomendaciones de los epidemiólogos y expertos del Cecpe deben guiar las estrategias de salida de las cuarentenas de cada nación del bloque en las semanas y meses por delante.

Bruselas está muy preocupada por los perjuicios que podría acarrear que cada Estado de la UE siga su propio plan.

Estos temores se basan en el pánico que reinó en la UE luego de los primeros casos del virus en Italia, cuando el cierre abrupto de fronteras y la prohibición de exportaciones dejaron a países muy afectados sin equipamiento o insumos médicos clave.

Además, existen evidentes diferencias de enfoque entre los Estados miembro del bloque comercial más grande del mundo.

Austria, República Checa y Dinamarca ya han levantado algunas restricciones. Francia, pese al desastre económico causado por la pandemia, renovó esta semana su cuarentena hasta el 11 de mayo, y Bélgica y Alemania parecen encaminados en la misma dirección.

España e Italia también extendieron su cuarentenas, aunque luego de autorizar algunas actividades laborales y la apertura de algunos comercios específicos.

“Esto no es una señal de que el confinamiento se pueda empezar a levantar inmediatamente, sino plantear un marco para que los Estados tomen decisiones”, explicó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en rueda de prensa.

“En general, recomendamos un enfoque gradual y todas las acciones deben ser objeto de seguimiento continuo por si el virus vuelve a aparecer”, agregó, citada por la agencia de noticias EFE.

Como condición previa a cualquier levantamiento de medidas, Von der Leyen afirmó que debería contarse con “criterios epidemiológicos concluyentes que demuestren que hay una disminución significativa del virus durante un periodo prolongado de tiempo”, una capacidad suficiente del sistema sanitario y la posibilidad de hacer un seguimiento a gran escala del virus.

Para ello, la CE recomendó la realización de test a gran escala, ya que permiten detectar brotes nuevos de forma rápida y determinar el origen del foco cuanto antes.

Una vez cumplidas estas premisas, la CE recomendó que las acciones para levantar el confinamiento sean “graduales” y se prevea suficiente tiempo, en torno a un mes, entre un paso y otro para tener tiempo de ver los efectos de cada medida.

Bruselas aconsejó que las medidas generalizadas que se han tomado hasta ahora, como los estados de alarma y las restricciones de acudir a los puestos de trabajo, se sustituyan por otras más concretas, como intensificar la desinfección en comercios y oficinas en lugar de mantenerlas cerradas, para “facilitar el retorno gradual” de ciertas actividades económicas.

Las recomendaciones apuntan a una especial atención a los grupos más vulnerables, como personas mayores o enfermos crónicos, y señalan que “se deben prever medidas para seguir protegiéndolos mientras se levanten restricciones a otros grupos de población”.

Al mismo tiempo, las autoridades comunitarias destacaron que las personas diagnosticadas con coronavirus “deben seguir en cuarentena”, sin importar si son vulnerables o no.

“El levantamiento de medidas debe comenzar con aquellas con un impacto local y expandirse gradualmente a las que tienen una cobertura geográfica más amplia”, manifestó la CE, que estimó que esto permitiría acciones más efectivas y ajustadas a las condiciones de cada región.

La CE afirmó que “no todo el mundo puede volver a la oficina al mismo tiempo” y abogó por que al principio lo hagan las personas menos vulnerables al virus y los sectores esenciales para facilitar la actividad económica, si bien fomentando por el momento el teletrabajo cuando sea posible.

En cuanto a las aglomeraciones de personas, la Comisión cree que deben irse permitiendo de forma progresiva, aplicando por ejemplo límites al tamaño de las clases en escuelas y universidades o al horario y número de clientes en bares y restaurantes.

De cara a las fronteras de cada país, la Comisión recomienda que los controles internos se eliminen “cuando la situación epidemiológica en las regiones fronterizas converja lo suficiente”, mientras que la reapertura de las fronteras exteriores a los no europeos quedaría relegada a una segunda fase.

No obstante, el Ejecutivo comunitario alertó que la situación debe ser monitoreada constantemente y los países deben “estar preparados para volver a un confinamiento más estricto” según la evolución del contexto nacional o global.

Bruselas también llamó a mantener en el tiempo los “esfuerzos para prevenir la expansión del virus”, a través de campañas de concientización, el uso de mascarillas en lugares públicos y el mantenimiento de la distancia social recomendada.

Comentarios