Conciertos, Edición Impresa, Espectáculos

Visita internacional

La Trovuntivitis: la canción como medio de alegría

Llega a la ciudad parte del atractivo colectivo de cantautores oriundo de Cuba; Raúl Marchena, Michel Portela y Karel Fleites tocan hoy, a partir de las 21, en Distrito Siete.


La de Raúl Marchena es una energía contagiosa. Ni bien atiende el teléfono, se sorprende porque es el segundo llamado que recibe desde Rosario en pocas horas. “Creí que era la misma persona”, dice contento. El tono y la particularidad de su voz llevan directo a sus orígenes. Marchena es cubano, de Santa Clara, es trovador y pertenece al colectivo de cantautores conocido como La Trovuntivitis.

Los llamados son para conocer detalles de lo que pasará esta noche, a partir de las 21, en el Distrito Siete (D7, Ovidio Lagos 790) cuando Marchena llegue a Rosario acompañado por Michel Portela y Karel Fleites y así presentar el repertorio de ese colectivo integrado por quince artistas que forman parte de lo que en la isla se conoce como la Novísima Trova Cubana. Son cubano, rock y boleros son algunos de los géneros que interpretan. “Hacemos de todo, siempre con la música cubana de base”, aclara quien esta noche estará replicando en Rosario lo que sus compatriotas harán, también esta noche, en su peña en Santa Clara como cada jueves desde 1997. Es que La Trovuntivitis es una peña del Centro Cultural El Mejunje; también es un conjunto de artistas, un movimiento. “Tenemos una profunda amistad y compromiso con la canción”, en palabras de Marchena.

Trovuntivitis es mezcla de trova con conjuntivitis. Es que aquel primer encuentro del 97 se realizó en medio de un brote de conjuntivitis en Santa Clara. “Incluso algunos de los trovadores de la peña tenían la enfermedad”, recordó el cantautor y quedó así. Y completa con humor: “Veinte años después no lo podemos cambiar”.

Es justamente una previa a los festejos de sus dos décadas de vida lo que están realizando, anticipando una gira que llevarán adelante todos juntos el año que viene. Una serie de conciertos cuyos “soportes explicativos” serán un disco y un documental: “En este momento, estamos grabando las voces aquí (en Buenos Aires) con lo que nos mandan de Cuba”, contó quien emprenderá la vuelta a su ciudad natal el 21 de noviembre, “directo para el estudio”, según adelantó.

“Es un disco doble de 30 canciones. El documental es un proyecto más grande que empezamos a armar en 2012; en ese entonces Canal Encuentro (Argentina) se había interesado, se llegó a armar bastante para una serie. La idea es tomar el proyecto de La Tronvuntivitis como ejemplo y a través de él, y del trabajo de estos años, mostrar otra arista de lo qué es Cuba hoy, las otras cosas que se hacen, mostrar que no todo es Buena Vista Social Club, balseros y problemas económicos y políticos; no todo es eso y a su vez todo es eso. Por eso, la idea es mirarlo desde un colectivo de trovadores que empezó en los 90, en plena crisis económica en Cuba”, detalló sobre el proyecto que hoy sigue su camino alejado de la señal televisiva argentina y en formato documental y con financiamiento colectivo (ver aparte).

El lo musical, el proyecto cuenta con gran diversidad estilística. “Abordamos muchos espacios, cada uno busca sus asuntos, los cuenta en las canciones, sus estilos, sus maneras de hacer”, dijo y reflexionó: “Pero todo el mundo tributa al colectivo, a la intención esta de mover la trova. Juntos hacemos un festival en Santa Clara, en enero, que es el principal festival de la canción en Cuba, el Longina”, describió.

“Nos distingue la unidad, la cercanía, porque temática y estilísticamente es muy variado, somos quince personas, es muy amplio. Somos un frente común”, aclaró quien en su vida combina distintas pasiones: “Hago  audiovisuales, producción musical, programo computadoras, diseño; pero lo que más cuido y protejo de influencias no creativas es a la canción. No es mi medio de vida puro y duro, sino mi medio de alegría”.

Mirar al mundo desde la canción

“La trova es uno de los pilares culturales más importantes. Surgió en 1851, tiene mucho tiempo de vida. El surgimiento de la radio, la televisión, Internet, el reggaeton, todo”, cuenta Marchena. “Tiene que ver con la intención de los cubanos de seguir mirando al mundo desde la canción. Hoy, la Trova Cubana tiene muchísima vida, hay jóvenes. Me da tranquilidad ver ese panorama”, asegura, y aclara que si bien el futuro tras la apertura de Cuba es incierto, “lo que sí nos garantizamos los cubanos es poder sobrevivir a las contaminaciones externas que podrían venir con estas cosas que ahora llaman «apertura». La fuerza del movimiento estético cubano no creo que se vea demasiado mellada por lo que vendrá. Tenemos columnas importantes que nos servirán de asidero”.

Comentarios