Ciudad

Y van...

La tradicional panadería Alcorta cerró las puertas

Los trabajadores denunciaron que los dueños de la firma vaciaron el comercio de Necochea al 1700 mientras estaba cerrado por supuestas reformas. Son 17 personas las que perdieron el empleo. Denunciaron en el Ministerio de Trabajo y este martes irán al Ministerio Público de la Acusación


Cierre y escrache. La panadería Alcorta amaneció con las persianas bajas. Foto: Twitter.

La tradicional panadería Alcorta, ubicada en Necochea al 1700, cerró las puertas de forma sorpresiva. La modalidad fue similar a la que hace una semana usaron los dueños de la vinoteca Rey de Copas. Persianas bajas, un cartel de reformas y el vaciamiento del comercio es la fórmula que se repite para no afrontar las consecuencias de la crisis del sector. El cierre dejó 17 trabajadores en la calle. El viernes denunciaron la maniobra en el Ministerio de Trabajo y este martes harán una presentación en el Ministerio Público de la Acusación por insolvencia fraudulenta.

Según contó a El Ciudadano el abogado Francisco Aguirre Rhiner –que patrocina a seis trabajadores– el conflicto empezó en 2016 cuando los originales dueños cedieron la firma a tres sucesores que formaron una SRL. En el último año y medio dejaron de pagar los sueldos de forma mensual y, en cambio, entregaban a los trabajadores sumas de 200 o 300 pesos por día. Llegaron a adeudar hasta cuatro meses de salario. También dejaron de pagar los aportes previsionales y la obra social. En marzo, un grupo de trabajadores llevó el conflicto al Ministerio de Trabajo donde la empresa no dio ningún tipo de solución.

El miércoles de la semana pasada, los dueños avisaron a los trabajadores que el local iba a cerrar por reformas. Los vecinos vieron que al día siguiente un grupo de personas se llevaban la mercadería y maquinarias del local. El viernes los trabajadores reclamaron en la sede local de la cartera laboral y este martes denunciarán el vaciamiento en el Ministerio Público de la Acusación.

“El problema fue la mala administración. Cuando asumió la SRL, los titulares empezaron a comerse la plata. En marzo nos dijeron que no iban a pagar un peso. Ahora no atienden el teléfono”, contó Aguirre Rhiner.

En la panadería de más de 60 años de antigüedad trabajaban 17 personas entre panaderos, confiteros y personal que atendía al público. Tenían entre 20 y 60 años y hasta 30 de antigüedad. La firma también funcionaba en dos locales de la cadena de supermercados Dar.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios