Espectáculos

Novedades locales

La rosarina Ani Bookx lanzó “Plutónico”, la carta de presentación de su carrera solista

Tras formar parte de Alto Guiso, además de imprimir su sello en distintas formaciones locales como Ex Empleados de la Nasa y Chokenbici, la artista local lanzó el primer tema de su camino en solitario


En los últimos años se la pudo ver como una de las voces de Alto Guiso. Su nombre figuraba en su primera banda: Ani Bookx & the Freaking Nipples, que tuvo tres formaciones y distintas sonoridades; y su estilo forma parte de Ex Empleados de la Nasa y de Chokenbici. Ani Bookx, esa estudiante de Ciencias Políticas que descubrió la música ya sobre el escenario ante una plaza repleta de gente que la miraba a los ojos, lanzó su carrera solista: el tema “Plutónico”, es la carta de presentación.

Mirar a los ojos

En 2012 Ani Bookx estudiaba los últimos años de la carrera de Ciencias Políticas. En el marco de un programa de estudios foucaultiano se acercó a Arec, la Asociación Rosarina de Estudios Culturales. “Me interesaba brindar un enfoque foucaultiano a esa militancia”, recordó ahora. En la marcha por la despenalización del consumo de marihuana de ese año, uno de sus amigos se le acercó y le propuso cantar. “Siempre tuve una inclinación por las artes, mi desarrollo académico era bastante artístico si se quiere”, apuntó.

En ese marco: “Me puse a canturrear”, dijo. “A improvisar. Preparamos 5 o 6 temas para tocar en la marcha. Me subí sola al escenario e hice unos temas a capela. No había agarrado un micrófono en mi vida. Estaba la plaza llena. Fue ver a muchas personas al mismo tiempo a los ojos. Un plano de existencia entre los otros y yo. Había algo mágico. Desde ese día no dejé de tocar”, agregó.

La primera banda se llamo Ani Bookx & the Freaking Nipples, que tuvo tres formaciones, varios formatos y sonoridades. Después vinieron Ex Empleados de la Nasa, Chokenbici y las Alto Guiso.

Decir desde el yo

Bookx siempre escribió, pero cuando descubrió la música, el formato canción devoró a los otros géneros literarios. “Compongo mucho. Soy muy vicio de hacer canciones”, reconoció. Fue así que en un momento había varios temas guardados en su computadora, canciones que no habían ingresado en sus bandas pero que estaban listas para salir. “Era el proyecto de este año. Con la pandemia todo se aceleró mucho en ese sentido, porque quedé sola en mi estudio trabajando. Pude darle un poco más de energía a esa intención que tenía”, reconoció.

“Hace años que trabajo en mi home studio, lo hago para las bandas, grabo, mezclo y un poco masterizo. Quería mostrar un poco lo que hago, después veremos cómo se va desarrollando. No está pensado para presentarlo en vivo. Quizá los toque con alguna agrupación. O surja alguna banda nueva”, reconoció.

En las bandas el trabajo es más colectivo. “Con Ex Empleados de la Nasa y con Chokenbici, si bien al choke llevo algunas canciones, en general son composiciones espontáneas y colectivas. Tienen mucho de improvisación. No tienen formato canción”, explicó.

“Me gusta el equilibrio entre plasmar un mundo muy interno y casi obsesivo y dedicarle un tiempo de producción y post producción a una idea. Pero también juntarme a charlar con amigues con el instrumento en el medio”, apuntó la artista mientras que consultada sobre el universo musical que aborda su proyecto solista, paró, pensó, y reconoció: “Me está trayendo muchos conflictos, cuando subís los temas a Spotify te pide que pongas el género y me quedo paralizada”.

“Para mi algo que es muy importante es la producción electrónica o los medios electrónicos de producción. Uso mucho esas herramientas. El único instrumento acústico que uso es la voz y la efectúo por todos lados. Me gusta mucho la confección del sonido. Me prestaron un sintetizador que va a estar en todas las canciones porque es mi chiche nuevo. Y tengo una máquina que es clásica de la producción del hip hop que es la MPC. Me gusta mucho ese trabajo de laboratorio”, contó mientras que sobre la canción con la que lanzó su faceta solista aseguró que es muy diferente a todo lo que hizo antes. “Es más reflexivo o «baladoso». Me animé a escribir de otra manera. Surgió con una letra que no es la que quedó pero que me disparó todo el mundo sonoro que hay ahí. Después entre eso y algunas imágenes salió la letra que tiene. Ahora el 17 de julio sale otro tema que es un poco mas parecido a lo que me ven hacer con otras bandas, algo mas rapeado y un poco más bailable”, adelantó.

“Los géneros son limitaciones en todo sobre lo que se posen”, analizó. “Esta buenísimo que vayamos saliendo del binarismo. Con la cuarentena se ve mucho arte virtual, diseño 3D, otro tipo de experiencias que están pudiendo ampliar el campo narrativo de las canciones. Es algo que me parece que está buenísimo”, agregó pero aclaró: “Hablo desde el privilegio de tener techo, comida y mis herramientas a disposición para crear. Creo que todo privilegio viene con la responsabilidad de situarse y tratar de hacer un aporte para que las cosas sean mas justas para todos y que esos privilegios sean compartidos”.

“Siento que hay un gran margen de disputa para lo posible -agregó sobre la actualidad- y eso está bueno, es un gran rompe épocas. Estamos en el medio y hay que respirar profundo y tratar de vibrar en alto con los otros y con la vida. No hay que achicarse y hay que defender todo ese impulso que venía cambiando las cosas. Quizá en estas circunstancias nuestro comportamiento tiende a cerrarse a lo seguro, a lo que estaba y no es la vía”.

Mundo Plutónico

“Hice un tema que no tiene estribo y le puse un nombre con una palabra que no está nunca en el tema. Hice todo raro”, dijo entre risas. “El título se lo puse el día que lo subí. Me costaba nombrarlo y me pareció que lo «Plutónico» definía la exploración tanto sonora como lírica de esa canción. Plutón, en astrología, algo que tocó de oído, es el planeta del poder personal y es algo como súper lejano que tenemos en el Sistema Solar. Es el último escalón. Y a veces, en procesos propios, también lo personal queda como el último escalón. Fue como una búsqueda en ese sentido. Lo voy a hablar en términos de poder porque creo que es algo que necesitamos resignificar: tiene que ver con ese poder creativo de una persona y del colectivo en esos pequeños poderes personales, muchos y muchas nos podemos encontrar para crear nuevos mundos. Un poco por ahí venia la búsqueda y ese bautismo inesperado”, contó la artista rosarina que se encuentra trabajando este proyecto con artistas de otras ramas como Shuly Roberts, quien diseño la portada de “Plutónico”, Carina Passerini que se está encargando de los videos y con Ludmila Peker que presentará unas “animaciones increíbles”, según adelantó.

Comentarios