Ciudad, Edición Impresa

Conducción segura

La revisión técnica aumenta y disminuyen los cumplidores

El costo de la verificación trepó un 31% en 2016 y ya llega a los 640 pesos. La actividad cayó en los talleres cerca del 10%.


Según datos que entregan desde la cámara que nuclea a las empresas que realizan la verificación técnica vehicular (VTV), en el sur santafesino la cantidad de personas que llevó su auto a los talleres cayó alrededor del 10 por ciento en lo que va del año, en relación a igual lapso de 2015. Desde la entidad señalan que la merma se da por la escasez de controles en el área urbana y la baja “en la cantidad de personas que está viajando y saliendo de vacaciones”. Con todo, el costo de la VTV viene subiendo al ritmo de la nafta (31 por ciento en 2016) y ya llega a los 640 pesos.

Con la llegada de las vacaciones de verano el número de personas que llevan su vehículo a realizar la VTV crece de forma exponencial; llega hasta triplicarse.

Tan marcado es el cambio que en los talleres denominan a los meses de diciembre, enero y febrero como los de “temporada alta”. En este lapso –señalan– la demanda completa la capacidad de trabajo y para los automovilistas se hace un poco más dificultoso conseguir turnos.

En ese marco este año los talleres del sur santafesino recibieron alrededor de un 10 por ciento menos de vehículos.

“Hasta el 15 de febrero la caída había sido de un 25 por ciento en relación a 2015. Después se fue recuperando un poco y a esta altura del año diría que estamos entre un 8 y un 10 por ciento abajo”, señala Rodolfo Maggi, secretario de la Cámara de Centros de Inspección Vehicular santafesina.

La entidad nuclea a los 22 talleres que hay en toda la provincia, de los cuales seis están en el Gran Rosario. Además de los dos locales, hay habilitados en Villa Gobernador Gálvez, Roldán, Puerto General San Martín y San Lorenzo.

Según estimaciones oficiales previas al bajón que manifiesta Maggi, desde 2010 se concretan por año unos 150 mil controles en toda Santa Fe, mientras el parque automotor no para de crecer.

Sólo en las dos mayores ciudades de la provincia habría que contar cifras que rondan el medio millón de rodados, con más de 123 mil en Santa Fe y 350 mil en Rosario.

La merma se registra a pesar de ese fenómeno. Y Maggi menciona que el motivo central de esa caída sigue siendo la falta de pedido de la VTV en los controles vehiculares, sobre todo en Rosario y su área metropolitana. A eso le agrega que este año “la gente salió un poco menos de vacaciones”, señala.

“En general se sigue haciendo la revisión sólo cuando alguien viaja. Sobre todo acá en Rosario, donde la VTV es algo que no se pide demasiado en los controles de rutina. Y dentro del municipio sólo es necesaria cuando hay que retirar el auto del corralón si es que se lo llevaron. Encima, a todo eso hay que sumarle que este 2016 da la impresión de que la gente está viajando un poco menos por cuestiones económicas”, señala Maggi.

El costo

En ese marco, otro factor que puede llegar a influir en el bajón es el costo de la verificación, que en este momento es de 640 pesos para los vehículos de menor porte.

Ese monto se rige según una unidad de medida que sigue el ritmo del valor del litro de nafta súper de YPF. Y en lo que va de 2016 el combustible ya subió un 31 por ciento; 5 por ciento en enero, marzo y abril, mientras que en mayo el incremento fue del 10,1 por ciento.

Por si fuera poco, el año podría concluir con un incremento de entre el 7 y 8 por ciento más (llegando así al 40 por ciento en todo 2016) si se efectiviza la presión que están ejerciendo la petroleras al Gobierno nacional dado que –según dicen– el precio de la nafta quedó desfasado en dólares.

La cuestión de fondo

En tanto, los rodados que menos se acercan a hacer la VTV son los modelos más “viejos”. El motivo es evidente. En muchos casos esos automóviles no están en condiciones de superar  la revisión. En promedio, entre un 15 y un 20 por ciento de vehículos salen de los talleres con las manos vacías, por no pasar los controles.

Así, y más allá de los vaivenes puntuales de cada año, Maggi apuntó sobre el final una cuestión estructural. Y es que desde hace años en definitiva sólo uno de cada tres automovilistas (en condiciones de pasar por los talleres) realiza la revisión, un porcentaje muy bajo.

“Hay 35 por ciento de vehículos que no tienen seguro y por eso no la puede realizar. Y de los que sí están asegurados la hace sólo la mitad. Pero lo peor es que más del 50 por ciento la aprueba una vez y no pasa más”, cerró el titular de la cámara que  agrupa a los talleres.

Quieren más talleres

El concejal Jorge Boasso presentó en octubre de 2010 un proyecto para que se habiliten dos nuevos centros municipales de inspección para la VTV. El municipio también intentó avanzar tiempo después con la misma propuesta en el Palacio Vasallo. Sin embargo, hasta hoy ninguna pudo prosperar.

Quiénes son los que sí o sí deben hacerla

Desde el gobierno provincial salieron a recordar en las últimas horas algunos requisitos a tener en cuenta para los automovilistas.

Allí explicaron que la revisión técnica obligatoria debe ser realizada por los titulares registrales de vehículos de más de tres años de antigüedad.

Entre 3 y 7 años de antigüedad del auto la revisión es obligatoria cada 2 años. Con más de 7 años debe realizarse en forma anual.

Para realizarla es necesario contar con cédula de identificación (tarjeta verde), título de propiedad del automotor, Cuit o Cuil del titular registral, licencia de conducir, seguro y último recibo de patente pago.

Comentarios