Mundo, Últimas

La reforma de salud impulsada por Obama dio un importante paso en el senado estadounidense

El proyecto de ley sobre la reforma sanitaria en Estados Unidos dio un gran paso luego de que el senado votara a favor de abrir el debate, con el apoyo de 60 de los 100 senadores presentes.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, impulsor de la histórica reforma, se mostró satisfecho con la decisión del Senado y “desea que se produzca un profundo y productivo debate” sobre el tema, indicó en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

“El presidente está satisfecho con que el Senado haya comenzado a considerar la reforma de las leyes del sistema sanitario”, aseguró Gibbs en el documento emitido a los medios y que fue reproducido por el diario The New York Times.

La votación, realizada durante la madrugada en una inusual sesión sabatina con las gradas repletas de espectadores, es considerada una victoria parcial para el presidente, Barack Obama, para quien la reforma implica una de sus prioridades de su agenda.

El debate comenzará el 30 de noviembre, luego de las festividades del Día de Acción de Gracias, informó la agencia de noticias DPA.

Luego, el texto deberá superar la comparación con la versión aprobada por la Cámara de Representantes dos semanas atrás, y las diferencias que aparezcan deberán limarse antes de someter a voto, en ambas cámaras, las versiones finales de la reforma.

Sólo entonces, si recibe la aprobación, será enviada a la Casa Blanca para recibir la firma de Obama.

Esta reforma del sistema sanitario, el mayor proyecto de política interior de Obama, obliga a los estadounidenses a tener un seguro médico e impone multas a las aseguradoras que nieguen cobertura a personas con condiciones médicas preexistentes.

Además, establece fondos valorados en cientos de miles de millones de dólares para subsidiar y ayudar a aquellos que no pueden financiarse una cobertura médica.

Actualmente unos 46 millones de personas carecen de cobertura médica en Estados Unidos, y de acuerdo con el borrador, unos 31 millones de estadounidenses pasarían a tener acceso a un seguro de salud.

Se estima que este proyecto de ley costará 849.000 millones de dólares en 10 años y está diseñado para lograr un mayor control sobre el sistema de salud más caro del mundo.

Comentarios