Edición Impresa, Política

Oposición

La reaparición pública de CFK metió ruido en el PJ

La vuelta de la ex presidenta reflotó fricciones en el bloque de senadores que conduce Pichetto. Tras reunión con diputados, Cristina recibe mañana a intendentes peronistas del conurbano.


La reaparición pública de la ex presidenta Cristina Kirchner, en medio de su citación judicial por la causa de venta de dólar futuro y con el posterior acto multitudinario, metió ruido en el escenario político en general y hacia dentro del peronismo en particular.

Los primeros movimientos de CFK desde que dejó la Casa Rosada reflotaron en las últimas horas fuertes fricciones que existen en el bloque de senadores conducido por Miguel Pichetto, entre el sector más dialoguista con el gobierno de Macri y el más reducido grupo de los kirchneristas duros.

Tras convocar a formar un frente ciudadano amplio –que trajo recuerdos de la Concertación Plural lanzada por Néstor Kirchner en 2005– para “defender derechos”, que ella entiende que el gobierno de Mauricio Macri está avasallando con sus medidas, la ex mandataria  empezó a marcar lineamientos en el Frente para la Victoria en una reunión que mantuvo con la mayoría de los diputados de ese espacio en el Instituto

Patria, desde donde buscará instalarse como jefa de la oposición.

Para mañana, incluso, convocó a 55 intendentes peronistas del conurbano bonaerense para analizar la situación política y trazar los principales lineamientos de su proyecto.

El probable llamado de Cristina a los senadores del Frente para la Victoria para una reunión en su Instituto, similar a la que mantuvo el jueves pasado con 71 diputados de ese espacio, genera incomodidad en el seno del bloque y en el propio Pichetto, según admitieron a la agencia Télam fuentes cercanas al espacio.

La ex presidenta, que permanecerá en Buenos Aires por unos días, aún no formalizó la cita a los senadores, según las fuentes consultadas, porque “no ignora” que de los 42 legisladores de la bancada contaría solo con la presencia segura de una quincena, algo que no la dejaría en una buena posición, aunque aún confía en su poder de influencia y en lograr una asistencia superior.

El regreso de CFK, su arenga a la militancia en las puertas de Comodoro Py y sus posteriores directivas a los diputados, dejaron nuevamente al descubierto las discrepancias en el espacio que lidera Pichetto, quien por primera vez en muchos años tuvo que tolerar, por ejemplo, que senadores kirchneristas emitieran opiniones en comunicados públicos no consensuados previamente con la presidencia del bloque, en los que denunciaron una “embestida” judicial contra Cristina.

Pese a la ruptura que se evidencia en los hechos, en lo formal los legisladores consultados admiten las fuertes diferencias pero niegan que esa división se blanquee oficialmente, tal como le ocurrió al bloque del FpV que conduce Héctor Recalde en la Cámara de Diputados.

El senador por Buenos Aires y ex jefe de gabinete del kirchnerismo, Juan Manuel Abal Medina, aceptó en diálogo con Télam que “hay diferencias fuertes adentro pero que se pueden contener”, y explicó que “hay que entender que no es lo mismo ser oficialismo que oposición”.

Cleri: “Nos convocó a organizarnos”

“Cristina nos convocó a organizarnos para dar respuestas concretas”, dijo el diputado nacional de La Cámpora Marcos Cleri, quien participó junto con los también santafesinos Josefina González, Silvina Frana, Lucila de Ponti y Eduardo Seminara de la reunión con la ex presidenta.

“Hay que estar con los trabajadores, industriales, comerciantes, productores, profesionales, estudiantes, instituciones y gobiernos locales para enfrentar el ajuste”, señaló. “No importa si somos radicales, peronistas, socialistas. Tenemos que volver a fortalecer el mercado interno, la industria nacional y la creación de empleo”, remarcó.

Comentarios