Política, Región

Clases en riesgo

La provincia no prevé reabrir las paritarias y los gremios docentes avizoran conflicto salarial

Tras la negativa del gobierno provincial a adelantar la reapertura de la negociación prevista para septiembre, los gremios advirtieron una sensible pérdida de su poder adquisitivo y adelantaron que, de no abrirse una instancia de diálogo, definirán medidas de protesta


Los gremios docentes de Santa Fe advierten que, de no adelantarse los tramos salariales previstos para agosto y septiembre, “vamos a ir a un conflicto que será responsabilidad solamente del gobierno de Santa Fe”. Por su parte, los educadores públicos alegan que los sueldos han sido consumidos por la inflación y que de no reabrirse una instancia de negociación con el Ministerio de Trabajo, la situación podría derivar en un nuevo conflicto gremial.

Juan Manuel Pusineri, ministro de Trabajo provincial, dio cuenta de que la cartera que dirige no advierte la revisión de la pauta salarial prevista para septiembre, y calificó al convenio vigente como “un buen acuerdo”. Los gremios argumentan que ya han presentado petitorios para abrir las tratativas con el Ejecutivo santafesino, pero que aún no han sido llamados por las autoridades. La espera durará hasta la finalización del receso invernal, pero si el Ministerio no da cuenta de ello, prometen iniciar acciones de protesta.

El ministro Pusineri aseguró que recién en septiembre las partes se sentarán a renegociar los números en base al 46 por ciento de aumento negociado en la última reunión paritaria de marzo, el cual determinaba un aumento del 22 por ciento durante ese mes inicial y un 8 por ciento mensual en tres tramos, cada uno en mayo, agosto y septiembre, mes que se fijó para la revisión por inflación.

Así mismo, Pusineri adelantó que se va a “producir un nuevo aumento salarial porque la inflación, que preveíamos alta, también subió por el contexto internacional” y añadió: “Hay un conjunto de reclamos de los docentes y la administración central, que son legítimos, pero hoy la expectativa es cumplir con lo acordado, que no es un dato menor”.

Descontento general

“El dinero no alcanza, los precios se han disparado cada vez más y el panorama es sombrío, si no hay un aumento salarial los docentes estamos en una situación complicada”, declaró a LT8 el secretario general de Amsafé Rosario, Juan Pablo Casiello.

“Al 30 de junio tuvimos un aumento del 30% con una inflación del 35%, una vez más quedamos atrás con los sueldos. Faltan dos meses más de inflación que van a ser altos y recién en agosto habría un aumento del 80 por ciento. El acuerdo llega hasta el 46% y todos estiman una inflación anual del 80%”, explicó el delegado.

En este sentido, Casiello argumentó que “la ley de paritarias no dice que el gobierno se siente a la mesa de negociaciones cuando se le da la gana, el ministro de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, no puede negar ese espacio de discusión”. El docente definió que la situación que atraviesan “es conflictiva”.

El titular de Sadop Rosario, Martín Lucero, argumentó: “Lo que estamos planteando es algo bastante lógico”. La inflación superó el 30% previsto para el primer semestre, motivo por el cual “nosotros buscamos adelantar los dos tramos que estaban previstos para agosto y septiembre a julio y agosto, y a partir de ahí reabrir la paritaria. Eso es lo que hizo Nación con la paritaria federal y es lo que esperamos que la provincia haga con la paritaria en la provincia de Santa Fe”.

“Fuera de esto, si no se arregla, vamos a ir a un conflicto que va a ser responsabilidad solamente del gobierno de Santa Fe”, declaró a El Ciudadano. El reclamo, específicamente, es el adelantamiento de los tramos de agosto y de septiembre y, a partir de allí, la reapertura de las paritarias para discutir septiembre, octubre, noviembre y diciembre, con la intención de exigir un aumento que equipare los ingresos de los trabajadores con la paritaria nacional, es decir, un 60% anual de base.

Juan Pablo Casiello, secretario general de Amsafe Rosario

 

Consultado sobre el tipo de diálogo sostenido entre el gremio y el Estado, Lucero contestó que no ha habido “ninguno”. “Hemos hecho las presentaciones, hemos presentado un escrito y no hemos tenido ningún tipo de respuesta más allá de las respuestas públicas de la ministra de Educación y del Ministerio de Trabajo que consideran que la paritaria está equiparada, pero matemáticamente eso es insostenible”, agregó.

Paulo Juncos, secretario gremial de Amsafé Provincial, contó a El Ciudadano que el pasado viernes 8 presentaron un escrito para solicitar al gobierno provincial y al Ministerio de Trabajo el adelantamiento de los últimos tramos de aumento salarial, completando un 46% de aumento en septiembre, a terminar de percibir el primer día de octubre: “Entendemos que, por la proyección inflacionaria de junio y julio, más lo que viene después del descalabro de este último tiempo, es importante rever la situación salarial”, dijo.

“Es difícil arriesgar algún número” cerrado para la reapertura de las paritarias de cara a lo que serán los tramos del segundo semestre, aunque el vocero gremial toma como referencia los 70,18 puntos porcentuales establecidos por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) para paritaria nacional.

Sobre una eventual medida de fuerza, el titular de Sadop dijo a que “vamos a esperar a que termine el receso invernal, si eventualmente no tenemos respuesta, lo definiremos después de las vacaciones”, pero que en caso de no reabrir las paritarias, el sindicato promete encarar medidas de fuerza a partir del primer día del segundo ciclo de actividades escolares.

“Estamos viendo que ahora la inflación, a partir de los registros del Indec, va a estar superando el 35%, mientras que los aumentos conseguidos a mayo eran del 30%”, declaró Lucero, quien calcula la pérdida de masa salarial, en un principio, en cinco puntos porcentuales “solamente por el período 2022 sin perjuicio de lo que se perdió durante el año pasado”. En suma, son casi 10 puntos de poder adquisitivo perdidos por los docentes: “Venimos con un arrastre de la pandemia de cuatro, cinco puntos más todavía”, advirtió.

Por su parte, el planteo político del gremio de los docentes públicos no dista demasiado de los privados: Juncos adelantó que desde Amsafé esperarán las dos semanas del receso de invierno por una respuesta por parte del Estado provincial. El secretario gremial anunció que, de no existir una respuesta favorable, se llamará a una asamblea provincial el primer día del ciclo lectivo para definir un plan de lucha por medio del voto de las bases gremiales. El reloj de arena ya está contando.

Comentarios