Ciudad, Política, Región

De lo privado a lo público

La Provincia invertirá 1.900 millones de pesos para renovar la Autopista Rosario-Santa Fe

Las obras integrales ya comenzaron a ejecutarse, a partir de la decisión política del gobernador Lifschitz de dar por finalizada la concesión de la empresa Arssa -cuyos 257 empleados conservarán los puestos laborales- y la consecuente reestatización del corredor vial.


“Trabajamos en una recuperación integral y el gobierno provincial apunta a repavimentar íntegramente la traza. Para la puesta a punto del corredor, de 157 kilómetros y una de las espinas dorsales de la producción en la Argentina, se prevé una inversión total de 1.900 millones de pesos”, sintetizó José León Garibay, ministro de Infraestructura y Transporte de Santa Fe, sobre las obras integrales que ya comenzaron a ejecutarse en la Autopista Brigadier General Estanislao López, a partir de la decisión política del gobernador Miguel Lifschitz de dar por finalizada la concesión de la empresa Arssa y la consecuente reestatización del corredor vial que une a las ciudades de Rosario y Santa Fe.

Con una inversión superior a los 266 millones de pesos y un plazo de ejecución de nueve meses, el gobierno provincial inició la primera etapa de readecuación de la Autopista Rosario-Santa Fe, que contempla la repavimentación de un tramo de 47 kilómetros, desde la entrada de San Lorenzo hasta aproximadamente el ingreso a Maciel.

En esta primera etapa se prevén bacheos superficiales y profundos, fresado del carril lento, sellados de fisuras y repavimentación del carril lento y del carril rápido con distintos espesores de concreto asfáltico, y la colocación de geogrillas en una zona específica del carril rápido. De igual modo, se realizarán tareas complementarias de colocación de barras elevadas en las banquinas pavimentadas, calce de banquina de suelo vegetal y la señalización horizontal correspondiente.

En cuanto al segundo tramo de los trabajos de repavimentación de la Autopista, desde el Ministerio de Infraestructura y Transporte indicaron que el viernes 25 de este mes se conocerán las ofertas de las empresas interesadas en la ejecución de las obras.

Con un presupuesto oficial de 306.850.906 pesos, la licitación que lanzó el Ministerio de Infraestructura y Transporte comprende la intervención de más de 50 kilómetros. En ese sentido, el ministro Garibay apuntó que “al término de esta gestión tendremos una Autopista acorde a los tiempos que corren”.

 

Los puestos de trabajo, garantizados

 

El titular de la Dirección Provincial de Vialidad, Pablo Seghezzo, manifestó que en función de garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores de la empresa concesionaria Arssa, se mantendrá el convenio laboral y la escala salarial. En tal sentido, destacó que 257 empleados de firmaron la semana pasada el traspaso al fideicomiso público denominado Vial Santa Fe: “En un momento crítico de la economía nacional, desde la provincia realizamos un gran esfuerzo y conservamos las fuentes laborales”, subrayó el funcionario.

Según Garibay, el nuevo fideicomiso estará a cargo de BMR Mandatos “y se ocupará de la administración, del cobro del peaje, del pago de los salarios y de todos los servicios al usuario, además del desmalezamiento y de la prevención de accidentes y servicios de emergencias”, precisó. “El excedente de lo recaudado en los peajes se depositará en el fondo de obras para la ejecución de la misma”, añadió.

 

Nueva Autopista, en marcha

 

Para la ejecución de las tareas de repavimentación, en Maciel se emplaza una planta asfáltica italiana de última generación, la primera en su tipo en la Argentina, con una capacidad de producción de 200 toneladas de asfalto por hora. Simultáneamente, la maquinaria ya opera en el lugar y 40 trabajadores realizan trabajos previos a la colocación de la capa de rodamiento. Asimismo, la empresa constructora adelantó que prevé incorporar más personal para que se conforme un equipo de trabajo consolidado de entre 60 y 70 obreros.

Por otra parte, se utilizará para los trabajos de repavimentación un concreto asfáltico resistente con polímeros, que sumará seis centímetros de espesor a la actual traza.

“La decisión de que la primera Autopista del país vuelva a manos del Estado representa un desafío enorme y un hecho histórico”, concluyó Seghezzo.

Si te gustó esta nota, compartila