Coronavirus, Política

Efectos del coronavirus

La provincia gestiona un crédito de $5.000 millones para compensar la caída de la recaudación

"Con esos fondos se astirá a municipios y comunas con problemas financieros", señaló el ministro de Economía, Walter Agosto. En marzo el ingreso por impuestos se derrumbó el 7,8% y la coparticipación 10% consecuencia del parate económico. Son 4.000 millones de pesos menos para el Estado santafesino


El gobierno provincial inició los trámites para tomar deuda por 5.000 millones de pesos que serán destinados a enfrentar la pandemia del coronavirus. Es el primer tramo del financiamiento de 15 mil millones autorizado por la Legislatura el pasado 31 de marzo, mismo día en que se aprobó la ley de Necesidad Pública.

La necesidad de obtener recursos frescos del mercado de créditos está ligada directamente a la caída de la recaudación y de la coparticipación federal, por efecto del parate económico causado por la cuarentena obligatoria.

Según datos brindados por el ministro de Economía de la provincia, Walter Agosto, la caída en términos reales de la recaudación propia, en marzo, fue del 7,8%, mientras que la coparticipación nacional se redujo un 10%. En dinero, significa que el mes pasado la provincia recaudó 4.000 millones de pesos menos de lo presupuestado.

Para hacer frente a la caída de ingresos, tanto propios como coparticipables, el gobierno santafesino puso en marcha un primer tramo del financiamiento autorizado por la Legislatura por 5.000 millones de pesos. Con esos fondos, la provincia buscará hacerle frente a la pandemia y, al mismo tiempo, asistir a los municipios y las comunas que atraviesan dificultades financieras similares.

No es la única medida económica adoptada por el gobierno de Omar Perotti. Según indicó el ministro Agosto, “desde el 16 de marzo estamos llevando adelante una reasignación de partidas presupuestarias para canalizar recursos a medidas urgentes de corto plazo, priorizando la demanda de servicios de salud y social de los sectores vulnerables en la emergencia y para el pago de salarios”.

“Ahora el gobierno tramita un primer tramo de financiamiento por 5.000 millones de pesos para hacer frente a la pandemia. Pero hasta tanto ingrese este dinero, se anticipan fondos de rentas generales para el Programa 86 creado por la provincia y también para la constitución del Programa para Gobiernos Locales Emergencia Covid-19 en el marco de lo dispuesto por la ley 13.978. Para este programa, que ya está en marcha, se asignaron 1.000 millones de pesos (a municipios y comunas) y los recursos ya se empezaron a transferir desde del Ministerio de Gestión Pública”, explicó Agosto en declaraciones al diario <<El Litoral>>.

Sin fondo anticíclico

El contexto macroeconómico ya era grave y ahora es mucho peor por efecto de la paralización económica dispuesta en forma preventiva por el gobierno nacional. En ese sentido, el ministro de Economía de Santa Fe recordó que el PBI nacional cayó 2,5% en 2018 y 2,2% en 2019, al tiempo que se estima que este año se reducirá como mínimo un 5,4% como consecuencia de la emergencia sanitaria.

A ese panorama adverso “hay que sumar la situación financiera del año pasado, que estamos tratando de encauzar, que era sumamente frágil y de alta vulnerabilidad”, señaló Agosto. “Lejos de contar con un fondo anticíclico para afrontar contingencias como esta, lo que había eran deudas y un elevado desequilibrio fiscal. Sin dudas, el Covid-19 afecta a nuestra provincia en un contexto económico y financiero adverso”.

Para el titular de la cartera económica, los efectos de la crisis “son de diversa naturaleza: la salud es un sistema con capacidad limitada para afrontar este tipo de emergencias y de acceso desigual para las personas, por eso para afrontar la emergencia requiere mayores costos y de manera inmediata. Otros efectos indirectos son la caída de la demanda global, la ruptura de la cadena de pagos y los problemas logísticos y en las cadenas de suministros. Todo esto repercute en la precariedad laboral y el aumento de la pobreza”.

En ese contexto, la provincia de Santa Fe suma un ingrediente extra: su perfil productivo agroexportador. “Las provincias también se ven afectadas por situaciones externas. Santa Fe, por su perfil productivo, está expuesta a la caída de la actividad de sus principales socios comerciales, caída de precios de productos primarios y mayor aversión al riesgo e incertidumbre financiera tanto en el plano local como internacional”, explicó Agosto.

Cuasimonedas

Desde hace dos semanas, intendentes y gobernadores le vienen reclamando a la Nación algún tipo de ayuda económica para hacer frente a las obligaciones más urgentes. En ese marco surgió un renovado debate acerca de la posibilidad de volver a emitir cuasimonedas (bonos de circulación local), algo que el gobierno central y 15 de las 24 provincias argentinas ya hicieron durante la crisis de 2001/2002.

“Es una alternativa que ningún gobernador quisiera implementar”, aclaró el ministro de Economía de Santa Fe consultado al respecto. “Son opciones de última instancia que solo se analizan en el marco de una crisis de magnitud desconocida como esta, con una caída abrupta y repentina de la recaudación, fuerte crecimiento del gasto y dificultades para acceder a nuevo financiamiento”, agregó.

“Cuando en el pasado la gran mayoría de las provincias emitieron cuasimonedas –recordó Agosto–, Santa Fe tenía gobiernos justicialistas y fueron estos gobiernos justicialistas los que nunca las emitieron y los que mantuvieron la solvencia fiscal de la provincia, así que a nosotros nadie nos puede dar cátedra de no emisión de cuasimonedas”.

Comentarios