Mundo, Opinión

#LeyDeHumedalesYa

La prioritaria y urgente necesidad de conservar los humedales

Este dos de febrero, la convocatoria de este 50° aniversario de la Convención Ramsar sobre los Humedales es un llamado a la reflexión sobre la crisis del agua, donde con el 90% de los humedales del mundo destruidos, la falta de agua dulce ya no es un problema lejano sino una realidad del presente

Fotos: Franco Trovato Fuoco

Laura Dodyk**

La convocatoria de este 50° aniversario de la Convención Ramsar sobre los Humedales es un llamado a la reflexión sobre la crisis del agua que sufrimos y la necesidad urgente de conservar los humedales.

Se considera un humedal a todo lugar en el cual agua y tierra se encuentran: ríos, lagos, bañados, turberas, marismas, intermareales costeros. Son ecosistemas reconocidos por su riqueza, proveen recursos para actividades productivas y turísticas, son mitigadores de los efectos del cambio climático y minimizan incendios, inundaciones y sequías.

Pero, sobre todo, son la fuente de agua dulce para consumo. Con el 90% de los humedales del mundo destruidos, la falta de agua dulce ya no es un problema ambiental lejano, sino una realidad del presente. Y las consecuencias en la biodiversidad y en la humanidad son desgarradoras.

Los humedales y la migración de las aves

Quiero abordar este problema desde mi sensibilidad como naturalista y observadora de aves. Parte de mi trabajo es atender las amenazas de las aves migratorias. La mayoría de estas especies dependen de distintos tipos de humedales a lo largo de sus ciclos de vida.

La migración de las aves es uno de los procesos más inspiradores de la naturaleza, dado que desarrollaron una serie de adaptaciones complejas para poder volar miles de kilómetros como respuesta a los cambios drásticos que sufren sus lugares de origen con el correr de las estaciones.

Por dar un ejemplo, los falaropos, que son aves migratorias emparentadas con los chorlos, crían a sus pichones durante el verano en las praderas húmedas de Canadá, donde abundan los recursos.

Antes que comience el otoño en el hemisferio norte y ese paisaje se transforme en un desierto helado, los falaropos vuelan hasta los humedales argentinos. En nuestras lagunas procuran alimentarse, mantenerse en grupos y reponer energías hasta enfrentar el viaje de regreso.

Una actualidad de incendios y sequías sin precedentes

Migrar. Llegar. ¿A dónde van a llegar las aves migratorias si destruimos los humedales? Como observadora de aves, ellas me manifiestan procesos que atraviesan los paisajes que recorro: me ayudan a comprender el mundo. Me indican si florecieron las cañas en la selva misionera, si un bañado tiene más o menos agua bajo la vegetación, si se está secando una laguna pampeana en el horizonte.

Señalan recursos, amenazas, cambios en el ambiente. Y la señal es mucho más potente cuando las aves ya no están donde solía verlas. Me preocupa habitar un mundo cada vez menos diverso y hermoso debido a la pérdida de especies y ecosistemas enteros.

Es por esto que trabajo en conservación. Sin embargo hoy, me hago una pregunta aún más apremiante: ¿a dónde vamos a migrar nosotros/as cuando los cambios ambientales, provocados por una historia marcada por la explotación, el extractivismo, la desigualdad social, étnica y de género destruyan algo tan indispensable para la vida como son los humedales?

En la actualidad atravesamos incendios y sequías sin precedentes en nuestro país debido al uso no regulado de los humedales. Por lo tanto, frenar su degradación es un desafío urgente ya no sólo por la pérdida de la biodiversidad sino por nuestra supervivencia.

En este día, reclamamos una Ley de Humedales con los presupuestos mínimos para la conservación, restauración y uso sostenible de los humedales y de los servicios ecosistémicos que éstos brindan a la sociedad. En este día, volvemos a decir: ¡Ley de Humedales Ya!

Origen del día mundial de los humedales

Turberas, lagos, ríos, estuarios, pastizales húmedos, manglares, arrecifes de coral, deltas, zonas marinas costeras, bajos de marea, marismas; y también emplazamientos artificiales como arrozales, estanques piscícolas, salinas o embalses constituyen los más de dos mil humedales repartidos por casi 170 países de todo el mundo y que son motivo de celebración por todo lo que aportan no solo a la diversidad sino a la subsistencia humana.

Cada 2 de febrero desde 1977, tiene lugar en todo el mundo el Día Mundial de los Humedales para conmemorar la firma del Convenio de Ramsar (que tuvo lugar en Irán), que se planteó como principal objetivo “la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo que se torne cada vez más auspicioso”.

Agresiones continuas a los humedales

Desde entonces, los más de dos millares de emplazamientos que actualmente configuran la lista de “Los Sitios Ramsar” gozan de una especial protección y son objeto de planes específicos de uso racional.

Pero en los últimos tiempos la protección de estos espacios se ha vuelto muy compleja puesto que muchos sufren una desmesurada contaminación humana o son agredidos a través de la violencia que suponen los incendios intencionales.

Según la Convención de Ramsar, más de mil millones de personas dependen de manera directa o indirecta de los humedales. Por lo tanto, actividades como pesca, agricultura, turismo, abastecimiento de agua, se verán cada vez más afectadas.

Por todo esto, desde 2019, la organización del Día Mundial de los Humedales promueve el hashtag #MantenerLosHumedales, con el fin de recordar que estas zonas geográficas no son terrenos exclusivamente silvestres y además señalar que, lamentablemente, el 63% ya han desaparecido respecto al comienzo del siglo XX.

**Representante del Departamento de Conservación y Coordinación Rutas Migratorias de Aves Argentinas y en los proyectos Bosque Atlántico y Aves Playeras

Comentarios