Edición Impresa, Policiales

Cámara de Senadores

La Policía Judicial, a marzo

El fiscal general Julio de Olazábal presentó ayer su quinto y último informe ante la Legislatura provincial y adelantó que antes de retirarse, en 2017, quiere dejar en funcionamiento el Organismo de Investigaciones.


El fiscal general de Santa Fe, Julio de Olazábal, presentó ayer su quinto informe de gestión ante la Cámara de Senadores, que además fue el último debido a que el año entrante finaliza su mandato. Entre los datos brindados en su exposición destacó el incremento de juicios orales y de personas detenidas, en tanto agregó en declaraciones radiales que tiene previsto, antes de retirarse, poner en funcionamiento el Organismo de Investigaciones del Poder Judicial, como se conoce a la Policía Judicial.

“Esperamos que en marzo del año que viene podamos ponerlo en funcionamiento. Ya está dictada toda la reglamentación interna, ya se están cubriendo las instalaciones físicas. Lo que falta es realizar algunos concursos”, expresó De Olazábal en declaraciones a LT10 de Santa Fe. En ese sentido explicó que ya determinaron que una de las sedes de la Policía Judicial funcione en el viejo Liceo Militar de Recreo, y otra en un pabellón de Rosario.

Durante la presentación de ayer en la Legislatura santafesina, el fiscal general del Ministerio Público de la Acusación destacó el incremento de la cantidad de juicios orales y públicos y el aumento de la cantidad de personas privadas de la libertad en relación con los años anteriores desde la puesta en marcha del nuevo Código Procesal Penal, en febrero de 2014.

Según informó, durante el primer año del nuevo sistema se realizaron 11 juicios orales y públicos, cifra que en 2015 se elevó a 38 y en lo que va de 2016 más su proyección hasta el 31 de diciembre próximo se calcula en 74.

También se refirió al índice de individualización formal en las investigaciones por homicidios dolosos, un punto sensible en la provincia ya que los asesinatos duplican la media nacional, y en las ciudades de Rosario, Villa Gobernador Gálvez y Santa Fe la relación entre crímenes letales y cantidad de habitantes es aún mayor.

En relación con todo el territorio santafesino, De Olazábal dijo que en 2015 hubo 432 víctimas de homicidios dolosos en 419 hechos. De esas causas, 23 fueron derivadas a la Justicia de Menores, dos a la Justicia Federal, y sólo en 197 se llegaron a tomar audiencias imputativas.

En total, explicó el jefe de fiscales, de cada diez homicidios “casi seis” cuentan con personas mencionadas como posibles autores, lo que no implica ni que sean detenidas, ni que se las encuentre culpables y lleguen a condenas. Otra lectura de las mismas cifras es que casi la mitad de los homicidios dolosos quedan impunes sin siquiera contar con sospechosos en alguna etapa de la investigación. Y, en el departamento de Rosario, “se individualizó al menos un presunto autor en el 55,7% de los homicidios”, agregó.

En cuanto a las personas privadas de libertad, en 2014 fueron 4.560, mientras que en 2015 el número se incrementó a 4.714.

En relación con lo que queda por hacer, De Olazábal mencionó temas de suma importancia “para la sociedad y la administración de justicia” entre los que mencionó la comisión de faltas o contravenciones, el tratamiento de menores incursos en conductas delictivas y el establecimiento de juicios por jurados.

También reconoció un tema que fue proyectado y no se logró cumplimentar, nada menos que el referente a la violencia institucional: “Pese a todos nuestros esfuerzos, entre los que se incluye el dictado y aprobación de todas las reglamentaciones internas necesarias, debo reconocer que no hemos podido aún poner en marcha las proyectadas Fiscalías especializadas en tal sentido y con dependencia directa de la Fiscalía General. Es mi decisión sin embargo, cuando finalicen los concursos destinados a cubrir los cargos aún vacantes de fiscales, destinar algunos de ellos a la creación de tales Fiscalías especializadas, sobre cuya necesidad no tengo ni la más mínima duda”.

Comentarios