Policiales

Situación confusa de pareja y beba

La policía intervino ante una familia en situación de calle

Un hombre, una joven y una bebé de cinco meses estaban en Rioja y San Martín intentando refugiarse de alguna manera y pasar la noche más fría de lo que va del año a la intemperie ya que no tenían donde ir. El muchacho tenía orden de prohibición de acercamiento a la madre y a la pequeña.


 

Desde hace semanas se anunciaba la llegada de una ola polar a la ciudad. El martes por la noche fue una de las noches más frías del año. En Rioja y San Martín, la Policía tomó conocimiento sobre una pareja con una bebé intentando resguardase de las bajas temperaturas. Estaban acostados en la calle y dijeron que habían no tenían dónde ir y por eso su refugio fue esa esquina.

Se trata de una familia conformada por un hombre de 33 años y una joven de 19 oriundos de Santa Fe, con una bebé de cinco meses.

El subjefe de la Unidad Regional II de Policía, Claudio Romano dijo que pasadas las 23 de este martes,  la Policía recibió un llamado que informaba sobre de un matrimonio con un bebé en situación de calle en San Martín y Rioja.

“Personal de la comisaría 2ª fue hasta el lugar y comprobó que estaba efectivamente esta pareja joven con el bebé, casi a la intemperie, pasando frío, por lo que se los invitó a ser trasladados a la comisaría para su resguardo físico. En dependencias se les ofreció comida y bebida caliente. Más tarde ingresó personal de la Secretaría de la Niñez con un oficio que ordena que la beba sea trasladada a un centro para menores”, explicó.

“La pareja accedió sin ningún tipo de problemas y después la mujer fue trasladada a un centro de asistencia para mujeres en situación de calle mientras que el padre de familia quedó en la comisaría. Después se comprobó que esta persona tenía un pedido de captura activo del juzgado de Instrucción Nº 12, por el momento se está investigando qué tipo de pedido y por qué y si está vigente”, agregó Romano.

En la comisaría, de acuerdo a lo que relató el subjefe de la UR II, la familia argumentó que estaban en situación de calle porque no tenían dinero para pagar ningún tipo de hospedaje y que por diversos problemas familiares no tenían a dónde ir.

“El estado de salud de los tres era bueno. La familia, si bien estaba pasando un mal momento, no tenían signos de estar desnutridos o de sufrir algún tipo de accidente por el frío. La decisión de separar a la mamá de la bebé fue por una orden judicial. La Policía lo único que hizo fue acatar la decisión del Juzgado y se dispusieron los traslados sin ningún tipo de problemas”, dijo Romano.

 

Despiadado invierno

El subjefe de la UR II indicó que “se reciben a diario muchas llamadas por indigentes que se encuentran en la calle y el protocolo a seguir es poner en conocimiento de esos casos a la GUM, que es al área de la Municipalidad encargada de estos temas”.

El 6 de junio pasado el cuerpo de un hombre que vivía en situación de calle fue hallado en Ayacucho al 6200. De acuerdo al examen médico primario –dijeron desde Fiscalía– el deceso se habría producido por muerte natural. El fallecido se atendía en uno de los dispensarios de la zona sur de la ciudad y fue identificado como Abel Gómez, de 51 años.

Los investigadores aseguraron que Gómez estaba enfermo. Voceros de Fiscalía corroboraron que según la historia clínica padecía tuberculosis y cirrosis. En principio, el deceso se habría producido por paro cardiorespiratorio.

El 19 de junio de 2017 un joven de 27 años, también en situación de calle, murió por hipotermia. El cuerpo fue encontrado en el ingreso de la Facultad de Ciencias Médicas, en Suipacha al 500, en donde había buscado resguardo para pasar la noche.

El cuerpo fue llevado al Instituto Médico Legal y tras los resultados de la autopsia y del análisis dactiloscópico, los profesionales establecieron que la muerte fue por hipotermia. La  víctima fue identificada como como Federico Nicolás Rodríguez, de 28 años.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios