País

Impacto de la pandemia

La pobreza alcanza casi al 70% de los chicos que habitan hogares sólo a cargo de mujeres

Un estudio de Unicef y la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Palacio de Hacienda revela que en los hogares monomarentales, con jefatura femenina, la pobreza llega al 59% de los hogares y al 68,3% de los niños, niñas y adolescentes, mientras que la indigencia es del 23,6%


Siete de cada diez menores de 18 años que habitan hogares a cargo exclusivamente de mujeres son pobres en la Argentina, según un estudio elaborado entre Unicef y la Dirección de Economía, Igualdad y Género del Palacio de Hacienda.

El trabajo sostiene que la pobreza entre los menores de 18 años es del 57%, pero “en los hogares monomarentales, con jefatura femenina, alcanzó al 59% de los hogares y al 68,3% de los niños, niñas y adolescentes”, mientras que la indigencia es del 23,6%.

“La crisis generada por la pandemia de Covid-19 reforzó las desigualdades económicas pre-existentes y esta situación se agudizó en los hogares monomarentales con niñas, niños y adolescentes, donde sobre las mujeres también pesa el incremento de las tareas domésticas y de cuidados”, indicó el trabajo.

Advirtió que “como se ha mostrado en diversas investigaciones, la distribución asimétrica de los cuidados, que recaen sobre las mujeres, es un factor de desigualdad”.

“En Argentina, los hogares monoparentales con niños, niñas y adolescentes a cargo de una mujer enfrentaron el mayor impacto negativo de la crisis por Covid-19 y son los más alcanzados por la pobreza y por la crisis de los cuidados” (de los hijas e hijos)”, señala.

Proyectados esos porcentajes a todo el país surge que, sobre poco más de 13 millones de menores de 18 años, 7,5 millones viven en hogares pobres, y de ese total 1,2 millones habitan hogares a cargo exclusivamente de mujeres.

Los menores de 18 años en hogares monomarentales son alrededor de 1,7 millones.

El informe consigna que “dado que la pérdida de empleo durante la crisis por la pandemia se concentró en los trabajos informales, son los hogares con jefatura femenina y con niñas, niños y adolescentes donde de acentuaron los efectos más negativos”.

Sostiene que “las madres que están a cargo de hogares con niños, niñas y adolescentes son quienes enfrentan los mayores obstáculos para reincorporarse a la vida laboral y mantener sus puestos o buscar un nuevo empleo”.

Los factores que explican esa problemática son:

– La caída del empleo de las mujeres producto de la pandemia se asocia a su participación en el mercado laboral. Ellas tienen mayor presencia en sectores económicos fuertemente afectados por la crisis, como el servicio doméstico, y son quienes enfrentan mayores niveles de informalidad en el empleo.

– Son crecientes las dificultades de conciliar el trabajo remunerado con las responsabilidades del hogar en un contexto en el que los servicios educativos y de cuidado se han visto profundamente alterados por las medidas de Aspo y Dispo vigentes en la Argentina desde marzo de 2020.

– Las mujeres predominan en actividades que, por ser consideradas esenciales -como los servicios sanitarios y sociales- no redujeron su actividad en el contexto de pandemia y por ello están desproporcionadamente expuestas a riesgos de contagio y a la extensión de las jornadas laborales.

Sobrecarga sobre las mujeres

El estudio señala que entre los trabajadores de la salud, 7 de cada 10 son mujeres, y tienen “mayores exigencias profesionales, a la vez que enfrentan la sobrecarga de tareas de cuidado en los hogares”.

Alerta que esta sobrecarga -que ya era problemática antes de la pandemia- se incrementó, lo que genera obstáculos para que las mujeres puedan trabajar o buscar trabajo.

Menos mujeres en el mercado laboral significa menos ingresos en los hogares, más pobreza y, por ende, más pobreza entre niñas, niños y adolescentes, explica el estudio.

Alerta también que “menos espacios de cuidado y falta de acceso a la educación implican mayores desigualdades en el futuro acceso al trabajo y, por ende, también mayor pobreza”.

El estudio dice que el aumento de los niveles de pobreza fue “amortiguado por diversas medidas de protección de ingresos que tomó el Estado para cubrir a los hogares más vulnerables”.

Comentarios