País, Últimas

La pelea entre Carrió y Cobos fractura el Acuerdo

Las internas entre la diputada y el vicepresidente provocan cada vez más fragilidad entre los lazos que unen a la Coalición Cívica, el GEN, el socialismo y la Unión Cívica Radical. Ricardo Alfonsín, entre los conciliadores, reconoció que "es muy difícil" mantener en pie la alianza política.

Las internas entre la diputada, Elisa Carrió y el vicepresidente, Julio Cobos, provocan cada vez más fragilidad entre los lazos que unen a la Coalición Cívica, el GEN, el socialismo y la Unión Cívica Radical (UCR).

En ese sentido, sobre la alianza que logró buenos resultados en las últimas elecciones legislativas, el diputado Ricardo Alfonsín, entre los conciliadores, reconoció que “es muy difícil” mantener en pie el ACyS, aunque aseguró: “Hay que seguir trabajando para que permanezcan todos los que están y que el Acuerdo se extienda a las fuerzas que son afines”.

“Ninguna fuerza debe quedar afuera si queremos llegar al objetivo de ganarle al justicialismo en 2011”, aseguró Alfonsín.

Además, el diputado explicó que el Acuerdo Cívico y Social es “una construcción de fuerzas políticas, pero también de la sociedad. No podemos hacer nada que defraude a la sociedad y no va a ser el radicalismo quien ponga en riesgo la consolidación”.

La participación de Cobos en el encuentro de legisladores nacionales de la UCR y la posterior escalada verbal entre el mendocino y Carrió reflotaron las diferencias en el frente electoral.

Después del duro comunicado que difundió ayer la Coalición Cívica contra Cobos -que antes había calificado a Carrió de “oportunista y especulativa”-, no hubo nuevos contactos entre los cívicos y los radicales, y ahora la intención sería bajar el perfil de la disputa.

Desde la UCR, señalaron que la consigna es “dejar pasar la tormenta” surgida durante el último fin de semana y su titular, Ernesto Sanz, no quiere sumar ingredientes al conflicto que tuvo uno de sus puntos más álgidos con el voto diferenciado de Cobos y Alfonso Prat Gay (CC) en la comisión que evaluó la remoción de Martín Redrado del Banco Central.

Comentarios