Política, Últimas

La Pampa: se perdieron historias clínicas de torturados a días del juicio a represores

A días que se inicie el juicio oral y público, fuentes judiciales anunciaron hoy que se perdieron historias clínicas de unas 30 personas en un hospital de la ciudad de Santa Rosa, que fueron torturadas en la provincia durante la última dictadura militar.

A días que se inicie el juicio oral y público, fuentes judiciales anunciaron hoy que se perdieron historias clínicas de unas 30 personas en un hospital de la ciudad de Santa Rosa, que fueron torturadas en la provincia durante la última dictadura militar.

A partir del 2 de agosto, se inciará un juicio a los represores que actuaron en el Comando de la Subzona 14. La documentación la necesitaba el Tribunal Oral Federal de Santa Rosa.

Se generan sospechas de que las destruyeron para borrar pruebas, e incluso, se originó un malestar en la Justicia y en los pasillos tribunalicios.

La explicación oficial es que el archivo se destruyó por la inundación del 8 de marzo, cuando cayeron casi 200 milímetros en Santa Rosa y se anegaron diferentes sectores del Hospital Lucio Molas.

El Tribunal Oral Federal le pidió el 22 de febrero al Hospital Molas la historia clínica de Ana María Martínez y de Héctor Solecio y, también, el nombre de los médicos que los atendieron.

Sin embargo, los oficios no fueron respondidos a tiempo y el 8 de marzo esa documentación se destruyó por la inundación.

En abril, finalmente, avisaron desde el centro de salud que se había destruido todo el archivo, hasta el año 1995.

Desde el Tribunal dijeron a NA que abrirán una causa penal para buscar los responsables y librarán oficios a otros organismos para conocer si existen copias de las historias clínicas de las víctimas de la dictadura.

Los ex militares y ex policías, que actuaban en la denominado Comando de Subzona 14 del Primer Cuerpo del Ejército, están imputados de unos treinta casos de secuestros y torturas, efectuados en dependencias policiales que funcionaron como centros clandestinos de detención en las ciudades de Santa Rosa, Jacinto Arauz y General Pico.Los oficiales del Ejército procesados son el teniente coronel (re) Fabio Carlos Iriart, quien se desempeñó como comandante de la Subzona, y el coronel Néstor Greppi, ex secretario general de la Gobernación.

Del Comando de Subzona 14 dependía un grupo de policías pampeanos, quienes estuvieron encargados de llevar a cabo los secuestros, mantener en cautiverio y torturar a las víctimas.

Ese grupo, estuvo integrado por el inspector mayor Roberto Esteban Constantino, el subcomisario Roberto Oscar Fiorucci, el comisario Omar Aguilera, quien se desempeñó como jefe de Operaciones del grupo, el auxiliar Athos Reta, el oficial subayudante Néstor Cenizo, el oficial ayudante Antonio Oscar Yorio, y los oficiales Carlos Alberto Reinhart y Hugo Marenchino, según la investigación judicial.

Comentarios