Edición Impresa, Policiales

Unas 500 personas exigieron derechos

La otra cara de la inseguridad

La movilización partió de Tribunales y llegó a la sede local de la Gobernación.


“Nuestros hijos están en peligro. Ya hicimos cinco marchas para reclamar zapatillas y útiles escolares. Esa es la forma de luchar contra la inseguridad. Porque un hijo nuestro que no empieza las clases es mano de obra barata para delincuentes. Si el Estado no se hace cargo, porque está ausente, quiere decir que no está luchando nada contra la inseguridad. Si no tiene presupuesto para comedores, para darnos una mísera zapatilla, ni un lápiz y hoy en las escuelas sólo se toma mate cocido, me parece que su política es a favor de la inseguridad”. Con ese tono de denuncia se expresó Flecha, un militante social del barrio Fuerte Apache, quien ayer participó de la movilización multisectorial convocada por la Asamblea por los Derechos de la Niñez y la Juventud, que convocó a unas 500 personas que marcharon desde la puerta de Tribunales hasta la sede de Gobernación.

Un abanico de organizaciones políticas y sociales se congregó ayer a las 17.30 frente a Tribunales provinciales, en Balcarce y Montevideo, y marchó hasta Gobernación, en Dorrego y Santa Fe. “Arrancamos 2015 con un muerto por día. Terminamos 2014 con más de 250 muertes violentas y con la desaparición y crimen de Franco Casco, quien estuvo detenido en una comisaría de la ciudad. Las barriadas populares continúan sufriendo la ausencia de verdaderas políticas para la vida, y en la misma línea continúan estando en la mira del aparato represivo del Estado. La militarización de los barrios es la única solución que el Estado en sus tres niveles plantea para paliar la violencia que él mismo genera. Exigimos que de una vez por todas se pongan en marcha políticas que garanticen los derechos de todos los ciudadanos, sin excepciones”, expresaron en un documento.

“El principal drama de la provincia es que los chicos se mueran antes que los padres. Y que como sociedad estamos muy enfermos si no reaccionamos, si no nos damos cuenta que es totalmente antihumano y antinatural que nosotros, los padres, enterremos a nuestros hijos. Estamos frente a Tribunales por la hipocresía de la Justicia. Acá, claramente no es lo mismo un chico de sectores altos que un chico de los barrios. Cuando matan a un pibe en los barrios no pasa nada. Y esto tiene que ver con la conciencia clasista que tiene la Justicia”, dijo el periodista y precandidato a diputado nacional Carlos Del Frade.

El abogado Norberto Olivares, representante de la familia de David Moreira, el joven linchado en barrio Azcuénaga hace un año –caso por el que no hay detenidos–, dijo que “esta movilización es muy importante para instalar una voz discordante con toda una orientación política que no explica diferencia en las distintas expresiones. Hasta los más pintados progresistas esta semana han dicho que la solución es que vuelva Gendarmería: todos plantean la idea de crear estructuras policiales o de control o de seguridad, como si la militarización a ultranza fuera una solución”.

Octavio Crivaro, candidato a gobernador por el Frente de Izquierda, dijo que la movilización era para plantear los derechos vulnerados de la niñez y la juventud, en particular los casos de asesinatos policiales como los de Franco Casco y Jonathan Herrera, cuyos familiares encabezaron la movilización de ayer.

“Estamos hablando ya de más de 50 asesinatos en lo que va del año: el sector que sufre más esa realidad son jóvenes trabajadores de barrios populares y donde la derecha tiene obviamente un discurso de estigmatizar, igualando barrios populares a delincuentes y narcos. Y no es así. En los barrios populares viven miles de personas que son laburantes absolutamente estigmatizados por la sociedad y los medios. El caso de David Moreira no hay que tomarlo como si fueran chacales que emergieron de la nada, sino que fue un resultado perfecto de una política mediática y estatal de estigmatizar a los jóvenes”, dijo Crivaro.

Comentarios