Edición Impresa, Sociedad

Tierra sin paz

La opinión de los palestinos

Forquera Yunes, titular del Centro de Amistad Argentino Palestino dio su visión sobre el conflicto en Medio Oriente a partir de su experiencia en dos viajes a la región, principalmente a la ciudad de Ramalá, en Cisjordania.


Las noticias que llegan desde la Franja de Gaza son tristes y trágicas. El avance del Ejército israelí provoca centenares de muertos con el argumento de destruir a la organización Hamas. Sin embargo, las voces a favor de los palestinos sostienen otra cosa. Para Nicolás Forquera Yunes, titular del Centro de Amistad Argentino Palestino de Rosario, “esta ofensiva israelí, criminal, hacia el pueblo palestino tiene como único objetivo debilitar la resistencia palestina”, acción que “es un plan que viene poniendo en práctica el Estado de Israel que tiene como objetivo la limpieza étnica del pueblo palestino”. En una entrevista con El Ciudadano, el joven rosarino, descendiente de palestinos, opina sobre el conflicto que tiene en vilo al mundo entero afirmando que le conmueve la resistencia de los palestinos y su lucha para seguir viviendo.

––Israel culpa a Hamas por el secuestro de tres adolescentes judíos. ¿Qué se dice del otro lado?

––Hay mucha información dando vuelta, la realidad es que esta ofensiva a la Franja de Gaza es simultánea al supuesto asesinato de estos chicos. Obviamente pruebas al día de hoy no hay. Se dice que los chicos fueron secuestrados por un auto de patente israelí. Yo te digo, por mi experiencia, que autos palestinos del otro lado no hay. De hecho yo estuve en Cisjordania y para pasar al otro lado (a Israel) tuve que pedir taxis israelíes. Lo que sí es cierto es que el ataque fue inminente. Pareciera que hubiera estado planeado, en parte. Pero esto, como viene sucediendo ya desde hace un tiempo, los ataques y esta ofensiva israelí, criminal hacia el pueblo palestino tiene como único objetivo debilitar la resistencia palestina, fuertemente. No sólo en la Franja de Gaza, sino también en otros sectores. Esto es un ataque pero también es una ocupación que se suma a la que hace 60 años viene sufriendo el pueblo palestino. En Cisjordania también se ve esto, con la construcción del muro, con los chekpoint (puestos de control militar), es una angustia diaria la que sufren. Esto es un plan que viene poniendo en práctica el Estado de Israel que tiene como objetivo la limpieza étnica del pueblo palestino. Una de las muestras de este plan son los ataques fuertes como los de ahora a Gaza. Con eso se justifica la defensa, la seguridad de israelíes ante el grupo Hamas, que es real que gobierna en la franja territorial palestina. Sin embargo, Tel Aviv impide cualquier acción que esté relacionada a un intento tanto del pueblo como del gobierno palestino para acercarnos a la paz, para tener un territorio, para forjar lazos que nos permitan vivir como corresponde. La verdad que ellos toman decisiones unilaterales porque ellos viven cuestionando continuamente, sin respetar ningún tipo de resolución de Naciones Unidas ni nada.

Últimamente se formó un gobierno de unidad entre Al Fatah y Hamas, que son los dos grupos más importantes que gobiernan en Cisjordania y en la Franja de Gaza, respectivamente. Israel nunca está de acuerdo con ningún avance que pueda hacer políticamente el gobierno palestino. Entonces es muy difícil poder llegar a avanzar en un acuerdo de paz, donde se respeten la dignidad y los derechos de los palestinos.

––¿Qué viste durante tu visita a Palestina, a Gaza?

––No pude llegar a Gaza porque cuando estuve en el 2012 hubo un fuerte ataque a ese territorio y yo estaba en Cisjordania, en Ramalá, que es la capital de la región. La verdad es que no pudimos llegar a Gaza porque era como si quisiéramos ir ahora. Habían cerrado los aeropuertos, había muchos problemas para moverse. No pudimos visitar Gaza y nos quedamos con las ganas. Habiendo estado allá y poder vivirlo de cerca, habiendo visto los medios de información locales, que muestran una información más directa. Si bien es cierto que las redes sociales reflejan mucho y son un poder importante para la lucha palestina y para que se conozca qué es lo que está pasando. Seguramente la nota que me estás haciendo sale en la web y eso dispara para todos lados, se reproduce.

Lo que me gustaría destacar es que hay una estrategia muy grande de Israel para manipular la información. Automáticamente, a los dos días de estos ataques a Gaza, como los hemos visto (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu salió a mostrar un video diciendo que en Gaza se usa a los chicos como escudos humanos, como arma para frenar los ataques de Israel. La realidad es la que yo vi con mis propios ojos, cómo vive el pueblo palestino y los pocos recursos que tienen. Hoy a la mañana (martes 15 de julio), Israel bombardeó una plaza en Gaza y mató a cuatro nenes. ¿Qué búnker había ahí al lado del Mediterráneo? Ellos bombardean hospitales, bases de las Naciones Unidas donde se hacen trabajos de colaboración, de solidaridad. La verdad es que ellos disfrazan un montón de cosas para poder justificar todo esto y trabajar con la misma impunidad con la que vienen desenvolviéndose hace 60 años.

––¿Cómo vive la gente en Cisjordania. Se puede comparar con algún lugar de Rosario?

––Si la comparás con algún lugar de Rosario deberíamos imaginar que la ciudad esté rodeada por un muro. Supongamos toda la parte centro de Rosario con un muro que se va metiendo por distintos lugares estratégicamente para que quede la población aislada de los colegios, de los hospitales. El muro no tiene un trayecto directo ni circunvala la población, sino que es un paredón gigante de más de 1.000 kilómetros con ocho metros de altura con torres de control cercanas. En mi viaje anterior estuve en Belén, que es una ciudad donde el muro entra y sale en cada cuadra. Estuve caminando a la noche y me estuvieron apuntando constantemente las fuerzas armadas israelíes sin que yo hiciera nada. Estuve en manifestaciones. La verdad es que no existe un punto de comparación con lo que vive el pueblo de Palestina día a día. La verdad es que la voluntad de las personas de seguir viviendo y seguir luchando es lo que más me conmovió al estar allá. Conociendo de qué se trata el conflicto, con la historia, con los años de ocupación, con el sufrimiento. Para nosotros, occidentales, vivir esa realidad es tan doloroso que te deja mal. A las cuatro de la mañana empiezan a hacer una cola encarcelados alrededor del muro para ver si los dejan pasar del otro lado para ir a trabajar ese día. Ver a la gente que no cuenta con los derechos básicos para vivir, como el trabajo o la salud. Hay gente que vive en el segundo piso de su casa porque el primero está ocupado por israelíes con sus banderas. Los palestinos no pueden decidir en su propia casa si pueden salir o no. En esos casos es donde se observa el valor de estas personas para seguir resistiendo.

––¿Ves alguna salida al conflicto?

––Pude observar el poder que tiene el Estado de Israel a nivel bélico, económico, de desarrollo. Es una cosa que se les viene encima a los palestinos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios