Espectáculos

A las 21

La obra de humor “De cómo estar juntos” regresa al teatro La Comedia en su versión pandemia

Creada por Romina Tamburello al frente de un gran elenco local, la propuesta cuenta la historia de dos enamorados que cumplen el sueño de poder concretar su gran fiesta de casamiento sin imaginar el desembarco del invitado sorpresa, el coronavirus


Este jueves, desde las 21, la obra teatral local De cómo estar juntos sube nuevamente al escenario del teatro Municipal La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone) para sorprender al público con una historia de amor donde el disparate y el humor son los grandes protagonistas. Claro que la pandemia no quedará fuera de esta fiesta. Además de ser un espectáculo en cuya sala se empleará el protocolo covid-19, la historia creada por Romina Tamburello, quien también dirige junto a Paola Chávez, fue adaptada a los tiempos que corren e incluye a la pandemia y su incidencia sobre los encuentros entre personas en la llamada “nueva normalidad”. Las entradas generales tienen un costo de 500 pesos y se pueden obtener a través del sistema http://1000Tickets.com.

En la historia, Martín y Lucía se quieren hace mucho, viven juntos hace un año y tienen un sueño: casarse en una gran fiesta. Hace años que la planean y finalmente llega la gran noche. Pero el amor se verá puesto a prueba cuando una pandemia que paraliza al mundo ponga en jaque a toda la fiesta y a sus potenciales invitados.

En un casamiento donde los lugares comunes abundan, serán los personajes secundarios en el jardín de ese exclusivo salón, los que interpelen a los novios y al espectador en un debate sobre la institución del casamiento y el mandato de quererse para toda la vida.

“Esta es una obra que tenía un dispositivo de invitados. Eran siempre 15 o 20 invitados por función. Ahora eso no es posible, porque solamente se permiten 10 personas sobre el escenario, así que reducimos los invitados y, en relación a eso, hacemos un poco de humor. Como si fuera un casamiento organizado desde antes de la pandemia pero que tuvo que cambiar su forma. Por esto mismo, aparece el alcohol en gel, y chistes en relación con el protocolo, la distancia social y todo lo que conlleva este tiempo de pandemia”, apuntó Tamburello a El Ciudadano. Y sumó: “La adaptamos  para poder seguir haciendo la obra pero también para reflexionar, tal y como lo venimos haciendo con la institución del matrimonio y la fiesta del casamiento, en cómo son los festejos con esta nueva normalidad”,

“El texto lo adaptamos con Paola Chávez, el elenco sigue siendo el mismo, salvo que Juan Biselli va a ser remplazado por Mumo Oviedo, sólo por esta función. La obra se hace con protocolos y distancia social”, agregó la también actriz, escritora y directora de cine.

Pensada para una franja ancha de público y con algunos guiños o giros intencionalmente enfocados, la propuesta abre desde el humor una serie de interrogantes acerca del amor y el paso del tiempo, el casamiento y sus lugares comunes pero al parecer inevitables de transitar y, a la distancia, se ríe de aquello que puede ser entendido como un error, un paso en falso, una mueca del destino, una vía de escape para una relación que cae en picada, y por qué no, también la confirmación del amor de una pareja.

Tanto sueños, proyectos, planificaciones y dinero invertido se verán en el eje de una especie de agujero negro cuando varios de los invitados que asistieron a una fiesta clandestina y, ahora contagiados de coronavirus, no podrán asistir a esta boda. Es así como un mozo, después de 30 horas de trabajo sin descanso y con una “ayuda extra” acelerará el ritmo del referido disparate en el contexto de una serie de acontecimientos que lo vuelven casi esquizofrénico.

Tamburello vuelve aquí a estar nuevamente al frente de un gran elenco integrado por Juan Nemirovsky, Ofelia Castillo, Juan Pablo Yevoli, Leila Esquivel, Mumo Oviedo y Camila Olive. Y es en ese contexto que pone nuevamente en perspectiva su vasto rango de creadora a la hora de producir una propuesta donde la clave es el humor y donde lo supuestamente “comercial” no debería ser un prejuicio.

“Hay también en la génesis de este material una idea y una pregunta que empieza a circular entre los que tenemos más de 30 años y que tiene que ver con que ésta es una época en la que tenemos que decidir cómo estar juntos, y si existe o no el amor para toda la vida, o cómo se va construyendo ese amor para toda la vida”, analizó la directora acerca de un material que tras su escritura se volvió permeable a las referencias de los propios actores y en el que se filtraron cuestiones de la agenda presente, sobre todo la temática feminista que atraviesa por diferentes atajos la estructura total de la obra.

Comentarios