Ciudad, Edición Impresa

transporte

La nueva línea Q de trolebuses sigue frenada


Una traba administrativa. Ése es el problema que afronta el municipio para poder sacar a la calle la línea Q de trolebuses. Se trata de una homologación de los flamantes coches de origen ruso que debe hacer el Gobierno nacional y que el Ejecutivo local comenzó a tramitar en agosto del año pasado y aún no está lista. Pero hay más. Es que este martes desde la Secretaría de Industria de la Nación solicitaron que una documentación complementaria que el municipio ya entregó esté apostillada por la embajada Rusa. Ahora todo depende de cuánto tiempo demore el nuevo trámite y que, luego, Nación decida finalmente homologar. Recién allí los coches que compró la administración Fein podrán circular sin problemas.

El secretario General de la Municipalidad, Pablo Javkin, contó en las últimas horas que su par de Transporte y Movilidad, Mónica Alvarado, viajó a Buenos Aires para que “salga la homologación” de las unidades. “Tenemos todo para presentarlas porque ya están en la ciudad. Esperamos que el trámite se destrabe y podamos avanzar”, añadió Javkin en una nota radial. Pero eso aún no ocurrió.

Según trascendió, en Buenos Aires Alvarado se reunió anteayer con el coordinador general del gabinete de la Secretaría de Industrias de la Nación, Eduardo Bianco. Fue allí que se enteró de las nuevas exigencias.

La ley nacional de tránsito establece que cuando las unidades de un sistema de transporte público de pasajeros son importadas deben ser avaladas por la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa. Este organismo comprueba que todos los coches cumplan con requisitos de seguridad vial, y sus exigencias son mucho más abarcativas que lo que estipulan las normas nacionales.

En el caso de los trolebuses comprados por la Municipalidad de Rosario a la empresa rusa Trolza, toda esa documentación fue presentada ante Nación hace casi un año; en agosto de 2016. Sin embargo el gobierno central demora el okey que finalmente habilite a los nuevos trolebuses a salir a las calles.

Y para peor, ahora se sumó una nueva exigencia. Y es el planteo de que toda la documentación debe estar sellada por las autoridades rusas. Así las cosas, y con el trámite nuevamente trabado, el municipio espera que en julio los coches estén circulando. Pero las dudas persisten ya que todo sigue dependiendo de Nación.

Un poco de historia

Los primeros trolebuses de la Q que conectarán las zonas sudoeste y oeste con el área central y la Ciudad Universitaria arribaron a la ciudad el  miércoles 19 de abril pasado.

Las unidades, que se exhibieron en el galpón de la Semtur (Brasil 1036), cuentan con piso bajo, rampas para personas con movilidad reducida y equipos de aire acondicionado frío-calor. Y llegaron en el marco de la nueva licitación de la red de transporte urbano de pasajeros.

Cuando se presentaron, Mónica Alvarado explicó que “los coches cuentan con tecnología de última generación y un eje clave en las ciudades de hoy, como lo es el ahorro energético y el cuidado medioambiental. En ese sentido, entendemos que debemos seguir apostando por el transporte eléctrico, el cual es menos contaminante”.

En su recorrido, las unidades utilizarán el corredor de Av. Francia, tomando los pares San Juan – Mendoza y llegando a la Ciudad Universitaria, con una longitud total de recorrido de 25,6 kilómetros y con un trazado en común con la actual línea K de 11,4 km. Esta superposición entre ambas prestaciones permitirá además duplicar la oferta de servicios.

La empresa estatal Semtur será la encargada del nuevo servicio y contará con 12 unidades con autonomía, equipadas con baterías que admiten operar largas distancias alcanzando una independencia de hasta 20 Km. (ya que funcionarán sin catenarias hasta Av. Francia y Arijón), que demandaron una inversión de más de 4 millones de dólares.

Otro de los beneficios con los que cuenta es su durabilidad, ya que superan la vida útil de los autobuses diésel.

Comentarios