Espectáculos

Un lujo

La música local tuvo su fiesta

Con una ceremonia que contó con la participación de un centenar de músicos, productores, disqueros y periodistas se entregaron los premios Rosario Edita, una iniciativa para reconocer la vasta producción discográfica rosarina.

Agualuna celebró en la categoría folclore y música latinoamericana al ganar el premio a mejor disco con "Cantan las mujeres que cantan".
Foto: Municipalidad de Rosario.

El martes por la noche, en un teatro La Comedia colmado de artistas, tuvo lugar la primera entrega de los premios Rosario Edita, un reconocimiento a la producción musical rosarina que organizó la Secretaría de Cultura y Educación a partir del valioso relevamiento que hace anualmente el programa radial La Canción del País de Radio Universidad de Rosario. La ceremonia, conducida por Patricia Dibert y Leandro Ceruti, y transmitida a toda la provincia a través de la pantalla de 5RTV, el canal público de Santa Fe, eligió artistas en quince categorías. Los ganadores recibieron una estatuilla.

Además de los artistas que participaron de la premiación, la platea se colmó de jurados, productores, periodistas, disqueros y amantes de la música en general que pudieron escuchar a sus bandas favoritas en vivo. Elías Rampello, Los Bardos, La Esencia de la Cumbia y una dupla conformada por Evelina Sanzo y Diego Frenkel le pusieron ritmo a la gala.

Los ganadores, uno por uno

Rosario Edita eligió premiar a los mejores quince discos repartidos en categorías. En el tango fue para La Máquina Invisible con su disco homónimo. Agualuna lo hizo con Cantan las mujeres que cantan en la categoría folclore y música latinoamericana. También estuvo presente el jazz con Mariano Ruggieri (Huellas), el funk, ska y reggae con Carmina Burana (Existe) y la fusión experimental y electrónica con La Metamorfosis del Vampiro (Criaturas Violentas).

La cumbia y música tropical dijo presente con Los Cumbieros de Santa Fe (Amantes); en hip hop y rap el reconocido fue Puche con Los viajes se comen enteros. Y las categorías hardcore y punk, y hard rock y heavy keepers, fueron para Zona 84 (Radio Pirata) y Keepers (Rising Again) respectivamente.

La joven cantautora Natalia Pellegrinet ganó con Pluma el premio a mejor disco cantautor/a. Y el pop, rock e indie fue encabezado por Degrade con Balneario. Lesbiano también ganó como mejor disco de rock alternativo por El vuelo del águila midi mientras que en la categoría rock y blues Cepillo ganaron con Dermis.

Otro de los premios fue al mejor arte de tapa para Madhu por Kanter Lovertising. El jurado eligió como mejor disco banda sello foráneo a Los Usuarios por Folk y el mejor disco solista para Franco Luciani con Anda en el aire (de Aqua Records).

Opinión: “Noche de encuentros y aplausos compartidos”

(Por Javier Hernández)

Fue una noche mágica. La pregunta que sobrevolaba desde antes del inicio de la gala, en la puerta misma del teatro La Comedia, era la siguiente: por qué, nunca antes, en una ciudad tan musical como Rosario, una iniciativa de estas características, que celebra (y visibiliza) el trabajo cotidiano de tantos artistas, había tenido lugar. Arriesgando una respuesta posible podría decirse que, en esta coyuntura se hace realidad, quizá, porque es este presente que más necesita del encuentro y el compartir.

En tiempos en que el país (el gobierno nacional) impone el desencuentro como lineamiento oficial y la distancia entre unos y otros, Santa Fe –Rosario más específicamente– lanzó la primera edición del Rosario Edita y juntó a todos: músicos, gestores, público y periodistas en una misma sala.

Convivieron muchos géneros: la cumbia, el rock, el pop, el indie, el tango, el jazz, el heavy metal, el folclore, entre otros géneros. Hubo música en vivo, discursos de aliento, otros más críticos y muchos reconocimientos.

Una noche en la que pudimos vernos, saludarnos y aplaudirnos. Darnos abrazos y planear; seguir organizando más encuentros. El premio fue ese: la convivencia.

Una gala organizada por el Estado, en un teatro municipal, transmitido para toda la provincia por el canal público de Santa Fe: parece ciencia ficción dicho gesto sólo en el ejercicio de mirar hacia otros lares.

La cantautora Evelina Sanzo subió como invitada de Diego Frenkel. Hubo poca participación de mujeres sobre el escenario y habrá que corregirlo. Se entiende que el que hace tiene más riesgos de equivocarse que el que no y es por eso que, aunque queden aspectos a mejorar en relación con la participación y convocatorias que debieran ser más amplias también en virtud de trayectorias, otra de las ideas que sobrevoló en la noche fue la de estar frente al nacimiento de un hecho histórico. Nada para desdeñar en tiempos en que se impone el “fin de los relatos” que alojan y, ni hablar, de la historia.

El músico Fabián Gallardo graficó lo que significa la producción musical en la ciudad al entregar uno de los premios. Resaltó que Rosario editó, en 2017, a razón de un disco cada dos días. Bella Rosario: la heterogeneidad de una ciudad que late fuerte hizo posible este encuentro.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios