Ciudad, Edición Impresa

Entre amigos

La “Mesa de los Galanes” se fue a Barcelona a recordar al Negro Fontanarrosa

Serrat, Valdano y amigos de Fontanarrosa le rindieron homenaje en el Consulado Argentino.


Entre amigos. En el marco de una mesa redonda organizada por la Secretaría de Turismo de Rosario en el consulado en Barcelona, donde se exhibe la muestra “Vos dejame a mí” y con la sala repleta de personas, el cantautor Joan Manuel Serrat, el ex futbolista y ex técnico Jorge Valdano, el físico, profesor y poeta Edgardo Dobry y el dibujante y poeta Sergio Kern rindieron homenaje al célebre Roberto Fontanarrosa. Como el trovador catalán, todos los miembros rosarinos y de la región del panel supieron tener una relación estrecha con el Negro.

Presentados por el secretario de Turismo, Héctor De Benedictis, y moderados por el periodista y editor de Mongolia, Pere Rusiñol, los amigos del creador de Inodoro Pereyra estuvieron acompañados por el cónsul en Barcelona, Alejandro Alonso, y el embajador de Argentina, Ramón Puerta.

Lo que pudo haberse convertido, si se hubiera tratado de un homenaje a otra persona, en un acto protocolar de un frío consulado donde se va a hacer trámites, se transformó de pronto en una mágica “Mesa de los Galanes” de un café, y nada menos que en Barcelona, acaso la ciudad española más emparentada estéticamente con Rosario.

Allí los participantes, que conocían de cerca al genial humorista y escritor, recordaron anécdotas graciosas y hasta sus mejores textos y chistes. “Otra vez, el Negro Fontanarrosa nos hizo pasar un gran rato”, resumió Pichi De Benedictis.

Anécdotas cariñosas

Serrat recordó, casi al punto de emocionarse, el momento en que visitó a Fontanarrosa en su casa de Rosario. “Nos sentamos a ver un partido de fútbol, los dos delante del televisor. Él tenía a su hijo recién nacido. Entonces el niño comenzó a llorar y le dije: «Negro, tu niño está llorando». El Negro no hacía caso. El niño seguía llorando… Después de un rato igual, le insistí: «Negro, que el niño sigue llorando…». Entonces me miró y me respondió: «El nene nació, abrió los ojos, vio que estaba en Rosario, y se lanzó a llorar… y ahí sigue…»”.

Serrat se refirió también a lo buena persona que era el dibujante. “El Negro está metido en el alma de los rosarinos”, añadió. “Todos los rosarinos con los que me he cruzado en la vida me han dicho: «Soy muy amigo del negro Fontanarrosa». Lo querrán, digo yo”.

Por su parte, el ex futbolista y entrenador Jorge Valdano quiso recordar la invitación que le hizo a Fontanarrosa a su pueblo natal, Las Parejas, para un partido de fútbol entre amateurs. “Era un genio vestido en un envase normal. Un día le dije que trajera a un equipo de Rosario. Y se vino, en la parte de atrás de una camioneta, con todo su equipo. Tenía artrosis de cadera, cojeaba… pero jugaba con un entusiasmo tan grande que daba gusto verle. Metió dos goles y le escribió una crónica a Daniel Samper (escritor, amigo, periodista, hincha del Santa Fe), diciendo que estuvo en una cancha impresionante, que el estadio se vino abajo… un delirio extraordinario. Era capaz de hacer una crónica fantástica de un partido de nada”.

Comentarios