Política

La Mesa de Enlace levantó el lockout agropecuario tras las nuevas medidas del gobierno

Horas antes de lo previsto, las entidades agropecuarias le pusieron fin al cese de comercialización de granos, luego de que el Ministerio de Agricultura de la Nación decidiera dar de baja el tope de 30 mil toneladas diarias fijadas para las exportaciones.


Tres de las cuatro entidades que componen la Mesa de Enlace levantaron este miércoles por la tarde el cese de comercialización de granos, luego de que el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación decidiera dar de baja el tope de 30 mil toneladas diarias fijadas para las exportaciones a partir de un acuerdo alcanzado con el Consejo Agroindustrial Argentino para llevar adelante un monitoreo del saldo exportable del grano.

De esta manera, las medidas de fuerza quedaron suspendidas pocas horas antes de su finalización formal, prevista para la medianoche de este miércoles. No obstante, a pesar de la decisión de las entidades ruralistas, distintos grupos de productores autoconvocados decidieron seguir adelante con el plan original y tenían previsto mantener el lockout hasta las 24 hs.

En una conferencia de prensa brindada este miércoles de manera conjunta, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, el titular de Confederaciones Rurales (CRA), Jorge Cheme, y su par de la Federación Agraria (FAA), Carlos Achettoni, anunciaron la decisión de “levantar el cese comercial y buscar el máximo diálogo posible” tras la medida de la cartera agropecuaria que originalmente decidió suspender el registro de exportaciones de maíz de la cosecha anterior hasta marzo próximo.

Pelegrina dijo que “el paro está cumplido” y que adhirió un “alto porcentaje” de productores. “Se comercializó mucho menos de lo habitual”, contrastó el dirigente ruralista, al salir al cruce de afirmaciones provenientes del sector transportista en sentido contrario.

Esta mañana, desde el gobierno nacional, el ministro de Agricultura Luis Basterra calificó a la protesta como “prácticamente imperceptible, ya que no se paró la comercialización”.

En respuesta, Jorge Cheme opinó que “la medida no fue imperceptible, como dijo el ministro Basterra. Más de un 60% de cese de comercialización se frenó estos días”.

El cese de comercialización fue convocado por tres de las cuatro entidades de la Mesa de Enlace (Coninagro no adhirió) luego que el Ministerio de Agricultura decidiera cerrar el registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) de maíz el 30 de diciembre de 2019, para asegurar el abastecimiento interno del cereal.

 

El acuerdo

El gobierno nacional decidió dejar sin efecto la norma tras alcanzar un acuerdo, el martes, con la Mesa Intersectorial del Maíz, que se encuadra dentro del Consejo Agroindustrial Argentino.

En dicho entendimiento se acordaron cinco puntos para impulsar iniciativas y herramientas que ayuden a garantizar el abastecimiento interno y el desacople de los precios internacionales.

Entre ellos sobresalió la decisión de “sustituir el límite de 30 mil toneladas diarias de exportación por un monitoreo del saldo exportable para llegar al empalme de cosecha sin tensiones, con el compromiso del sector privado”.

También acordaron “consensuar” un entendimiento de largo plazo “con los sectores consumidores y proveedores de maíz, en sintonía con el programa Precios Cuidados”.

Al respecto, se habló como ejemplo de “la constitución de un fideicomiso de larga duración como solución estructural y método de desacople entre el mercado internacional y el de abastecimiento a transformadores de maíz”.

Adicionalmente, se comprometieron a “proveer de la herramienta del Fondo de Garantía (Fogar) a los fines de garantizar la cobranza de los vendedores de maíz en tiempo y forma, lo que impactara en el componente riesgo”, como así también “proveer y fomentar la herramienta de warrant”.

 

“No hubo marcha atrás”

Para el ministro Basterra, el lockout dispuesto por las entidades ruralistas “lo evaluamos como prácticamente imperceptible, ya que no se paró la comercialización”.

Además, Basterra destacó el acuerdo logrado en la Mesa Intersectorial del Maíz, que se comprometió a “encontrar el mecanismo de desacople de los precios internacionales y los internos, para solucionar problemas del sistema y los mecanismos ineficientes en la relación entre oferta y demanda”.

Sobre la apertura plena para la exportación de maíz, el ministro explicó que se decidió sacar el cupo de 30 mil toneladas diarias dispuesta el domingo, y aplicar “un permanente monitoreo para verificar que en ningún momento esté en riesgo la provisión a nuestros transformadores en proteínas animales: huevos, leche, carne de cerdo y aviar”.

“Vamos a hacer un monitoreo ajustado para valorar que los registros de exportación que se hagan no dejen a la producción de proteínas animales en el país sin disponibilidad de maíz”, explicó Basterra en declaraciones radiales.

Agregó que fue “mínimo” el impacto de la suspensión de envíos determinado el jueves último, ya que “las exportaciones de la campaña 2020/2021 no se vieron afectadas”.

Basterra evaluó que lo que cuestionaron algunos sectores “no era el volumen (de exportación), las 30 mil toneladas eran un problema nimio, sino el modelo de toma de decisión”.

El funcionario justificó en ese sentido el camino del diálogo y afirmó que “no hubo una marcha atrás del gobierno, sino un paso adelante en la articulación de los actores de una cadena”.

“De ese modo nadie queda en una posición desventajosa y se garantiza el abastecimiento y la producción de alimentos, a la vez que se sostiene el comercio exterior para obtener esos dólares tan necesitados para salir de esta crisis en la que nos dejó la pandemia macrista y enfrentar la crisis sanitaria”, añadió Basterra.

En ese sentido, indicó, la Mesa Intersectorial del Maíz, a partir del Consejo Agroindustrial Argentino, constituyó “un espacio que nos da la oportunidad de compatibilizar intereses generales y particulares”.

“En la discusión –agregó– se fueron ajustando criterios, dada la distinta capacidad de los buques, y todos coincidimos en que hay que garantizar el aprovisionamiento local”.

“También avanzamos sobre cuestiones concretas, como que esa oferta de maíz se haga desacoplando el precio interno de los valores internacionales; y ese precio debe estar articulado con los demás eslabones de la cadena”, definió.

Basterra afirmó que los productos que se derivan del maíz “tienen que tener un insumo que se ajuste a una política de precios; buscamos un instrumento para que todos los eslabones ganen, pero que además genere precios accesibles”.

En el programa de Precios Cuidados, continuó, los productos que se derivan del maíz deben tener “un insumo que se ajuste a esa política, y en función de eso se va a ir definiendo en un acuerdo de mediano y largo plazo la forma en que tiene que estar desacoplado de los valores externos”.

El ministro aseguró por último que “el Gobierno no es anti campo”, aunque “el macrismo, la derecha, el poder fáctico, tuvo la inteligencia de cambiar el eje de la discusión, y en vez de debatir sobre intereses lo hicimos sobre posiciones, y lograron imponer esa percepción de que nosotros somos anti campo. Pero cuando se hacen las cuentas se ve que hay un campo que invirtió, que se modernizó y que hoy es altamente eficiente”, concluyó.

Comentarios