Ciudad, Edición Impresa

Contundente

La mayoría de los rosarinos avala el cierre de prostíbulos

Así lo arrojó una encuesta en los seis distritos. Siete de cada 10 reconocieron casi por igual que la trata es un tema de Estado.


Una encuesta realizada en la ciudad arrojó como conclusión que prácticamente 7 de cada 10 rosarinos se muestra a favor del cierre de los prostíbulos como principal medida para combatir la trata de personas. El dato se relaciona con que el 98 por ciento de los consultados considera que la violencia contra las mujeres aparece como uno de los principales temas a ser atendidos por el Estado.

La encuesta fue realizada entre los días 20 y 24 de octubre pasados sobre 400 ciudadanos de los seis distritos de Rosario. En el sondeo se ven reflejados además los principales problemas de la población, así como la imagen y su confianza en los distintos estratos gubernamentales. Entre los datos más sobresalientes aparece que el 67 por ciento se pronunció a favor del cierre de prostíbulos, contra un 21,5 por ciento que se mostró en desacuerdo con la medida. Es decir que prácticamente sólo 2 de cada 10 rosarinos se inclina por mantenerlos abiertos.

“La pregunta surgió por un pedido específico del cliente (que contrató la encuesta). Lo que revela es que la trata de personas está inserta en la sociedad y es reconocida como una problemática que merece ser atendida por el Estado. Reconocen que una posible forma de combatir eso es a través de cierre de estos lugares”, explicó a este diario María Beatriz Schiffino, quien junto a Carla Gullino encabezó el trabajo de campo.

Otro dato interesante es que prácticamente no se notaron diferencias, en cuestión de género, acerca de la necesidad de implementar medidas prohibitivas para el abordaje de esta problemática: el 20,5 por ciento de las mujeres se expresa “de acuerdo” cierre y el 13,2 “muy de acuerdo” con esta política; mientras que en hombres esos números fueron del 17,7 y 15,2 por ciento, respectivamente. “Antes notábamos que siempre la voz de la mujer superaba ampliamente la de los hombres, pero en este caso fue algo muy parejo”, señaló.

Los datos se relacionan con que el 79 por ciento considera a la violencia contra las mujeres como un problema “muy grave”, otro 19 por ciento como “algo grave”, mientras que sólo un 2 por ciento estima que ello resulta “poco grave”.

“Frente a determinados problemas, las políticas prohibitivas aparecen como las más señaladas, es decir, como la manera más inmediata para empezar a solucionar el problema. Habría que tener también otro tipo de políticas públicas que no sean exclusivamente prohibitivas. Pero vemos que el tema tiene una trascendencia y una gravedad tan grande que la ciudadanía lo reconoce como un tema sobre el que se tienen que llevar adelante determinadas políticas para poder empezar a resolverlo”, concluyó la profesional.

En 2015 no habrá más whiskerías en Rosario

La concejala radical María Eugenia Schmuck, autora de la iniciativa aprobada hace más de un año en el Concejo Municipal para prohibir la instalación de nuevos prostíbulos en Rosario y rechazar la renovación de las habilitaciones de los ya existentes, se mostró satisfecha con los datos arrojados por la encuesta. Según señala, haber instalado el debate en la ciudadanía y generar opinión permite hablar de una batalla ganada en “una ciudad que siempre se jactó por su pasado prostibular, sobre todo en el área de Pichincha”, gracias a la figura de reconocidos personajes como Rita La Salvaje.

“Actualmente tenemos una sola whiskería abierta, Las Vegas (San Martín entre Tucumán y Urquiza), porque la ordenanza no puede ser retroactiva. Pero la habilitación vence en 2015 así que desde el año que viene no tendremos más lugares de este tipo.

Algunos se clausuraron porque se iban produciendo allanamientos en relación a otros delitos o porque el municipio no les renovaba la habilitación”, explicó la edila.

Asimismo, evaluó que el caso de Marita Verón, la joven de 23 años desaparecida en abril de 2002 en la ciudad de San Miguel de Tucumán y cuya madre, Susana Trimarco, estuvo en Rosario para la apertura de una fundación que funciona bajo la orbita de la Universidad Nacional de Rosario, ayudó a que la ciudadanía se posicionara sobre el tema de la trata y el proxenetismo.

Comentarios