Policiales

Femicidio

La mató y dejó su cuerpo tras un contenedor: lo detuvieron

Hacía 20 años que vivían juntos en la misma casa del conurbano bonaerense. La cámara de video de una ferretería lo grabó cuando descartaba el cadáver en plena calle. La víctima lo había denunciado por violencia varias veces


El hombre acusado de asesinar a su pareja y descartar el cadáver al costado de un volquete con escombros fue detenido este sábado en la misma localidad bonaerense de Loma Hermosa donde una cámara de videovigilancia privada grabó el momento en el que el femicida se deshacía del cuerpo.

El detenido fue identificado como Juan Carlos Garcilazo, de 53 años. Lo apresaron en una vivienda de Cuba al 9500 de Loma Hermosa, localidad del partido bonaerense de Tres de Febrero. Al hombre lo encontraron con un corte en la muñeca izquierda.

El informe policial señala que los agentes trasladaron a Garcilazo a la seccional local y de allí al Hospital zonal para su atención.

La causa por el hecho tiene la carátula Homicidio calificado. El detenido es el sospechado de haber asesinado en la madrugada del viernes a Andrea López, de 46 años. La mujer mantenía una relación de más de 20 años con Garcelazo, a quien había denunciado en varias oportunidades –al menos siete, desde el año 1999– por hechos de violencia.

El cadáver de la mujer, con signos de ahorcamiento, fue encontrado cerca de las 7.30 del viernes en la calle Primera Junta, entre Pasaje París y 1ro de Mayo del barrio Libertador, en la zona oeste del conurbano bonaerense. Una primera versión fue que el cuerpo fue arrojado desde un automóvil en movimiento. Las cámaras de seguridad ubicadas en la vereda de enfrente la desmintieron: registraron el momento en el que un hombre, con vestimenta oscura, aparece en escena cargando el cadáver y dejándolo apoyado junto al volquete.

Encuentran el cuerpo de una mujer en Loma Hermosa

La cámara que captó el momento en el que se arroja el cadáver es la de la ferretería La Pulsiana, propiedad de Raúl Viatri, padre del futbolista Lucas Viatri. El ferretero vio las imágenes y reconoció a Garcilazo como el hombre que aparece en ellas.

Vecinos del barrio Libertador señalaron que Garcilazo y López estaban casados desde hacía 20 años, y vivieron la mayor parte de ese tiempo justo frente al lugar donde encontraron el cuerpo de la mujer.

En la mañana del viernes, poco después de que encontraran el cuerpo, una niña, desde la puerta de su casa, gritó: “¡Es mi mamá, es mi mamá!”. Era la hija menor de la víctima. La chica tiene dos hermanos.

La causa quedó en manos de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Número 6 del Departamento Judicial de San Martín.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios