Ciudad, Edición Impresa

La Marcha del Orgullo ya es fiesta

Manifestantes salieron “del clóset” y recorrieron las calles con todos los colores.

Pura alegría. Así fue la marcha del orgullo que al caer la noche de ayer recorrió desde el Paseo de la Diversidad, en la prolongación de Corrientes y el río, hasta la plaza Montenegro, en la peatonal San Martín y San Luis. Quedaron en el olvido las épocas en que gays, lesbianas y travestis planteaban la necesidad de visibilizarse, aquellos tiempos en que el máximo dirigente del sector en Rosario, Guillermo Lovagnini, hablaba de “salir del clóset”. Lo hicieron, y con todos los colores posibles.

Anoche predominaba la alegría, el clima de fiesta, seguramente amplificado por lo que significó la sanción de la ley de matrimonio igualitario.

Y esa muestra de felicidad se apreciaba en algunos besos de parejas gays o lesbianas, sin temor a la homofobia, contra la que lucharon durante muchos años y que pese a los avances, insisten en que aún es una lucha cultural pendiente.

Desde media tarde en el sector del Paseo de la Diversidad se fueron concentrando los integrantes de distintos grupos que luego participaron en la marcha, mientras en el lugar algunos vendedores ambulantes ofrecían productos con los colores del arco iris que se transformó en el símbolo de gays, lesbianas, travestis y bisexuales.

La marcha del orgullo fue organizada por Vox Asociación Civil y coincidió con la realización en Rosario de una reunión nacional de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT).

Tras un utilitario con un gran moño violeta y la bandera del arco iris, desde el que se emitía música, marchaba Lovagnini e inmediatamente una travesti con un llamativo conjunto naranja, quien durante todo el recorrido hizo flamear la bandera multicolor.

Más atrás también un largo cartel que indicaba “Orgullo Rosario 2010” y un pedido “Por una ley de identidad de género. Educación sexual ya” y las firmas del Área de la Diversidad Sexual de la Municipalidad de Rosario y Vox.

Seguían posteriormente carteles y banderas de la Federación Argentina LGBT,   de su juventud; de la Juventud Socialista y el Movimiento Nacional Reformista (MNR), la agrupación Pan y Rosas o el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Se mezclaban carteles de otros lugares del país como Vox Reconquista o uno violeta de la Asociación Travestis, Transexuales y Transgéneros Argentina.

Una pancarta señalaba: “Kinship Adventista del 7º Día. Desde 1976 apoyando a LGBT”.

Más de uno llevaba sobre sus hombros la bandera multicolor y un par que hicieron el recorrido en bicicleta también hacían flamear la enseña.

No faltaban quienes llevaban remeras con la inscripción “Juventud LGBT” y otros impreso un gran cartel “No a la transfobia”.

La columna avanzó desde el Paseo de la Diversidad por calle Jujuy, luego Paraguay para finalmente avanzar por calle San Luis hasta la plaza Montenegro donde se desarrolló un espectáculo artístico.

Acompañó a los manifestantes en el Paseo de la Diversidad y en la marcha el concejal socialista Pablo Colono y la coordinadora del Área de la Diversidad de la Municipalidad, Noelia Casatti.

En todo el recorrido no dejaron de sonar bombos y redoblantes, silbatos y cánticos tales como “Ley de identidad” o “Borombombom, borombombon, el que no salta es un cura violador”. Cuando la manifestación estaba próxima a llegar a la intersección de Paraguay y Urquiza se distribuyeron paraguas multicolores y allí el clima de fiesta se acrecentó.

Al llegar a la esquina de Paraguay y Catamarca desde uno de los edificios se arrojaron papelitos; en las proximidades de la peatonal Córdoba no faltaron desde un balcón algunos aplausos, y en más de una intersección se sumaron los bocinazos de adhesión de los automovilistas.

El titular de Vox, Guillermo Lovagnini, consultado por El Ciudadano sobre el significado de la marcha en este año sostuvo: “La ley de matrimonio fue un gran salto a nivel legal, cultural también, pero aún quedan muchas etapas, por eso hacemos esta marcha”.

Entre los reclamos pendientes planteó la “ley de identidad de género que ya está en tratamiento en el Congreso de la Nación y la puesta en vigencia de la ley de educación sexual en la provincia, que se aprobó en 2006, pero aún hoy no se enseña educación sexual en la provincia de Santa Fe”

Asimismo sostuvo que “queda un trabajo cultural muy grande para terminar con la homo-lesbo-transfobia”.

Recordó Lovagnini que “la marcha la estábamos haciendo en invierno, pero a la tradicional marcha decidimos hacerla en primavera” y planteó el objetivo de “instalar esto como un evento más de la ciudad, como cualquier otra de las fiestas de la ciudad, donde una parte de los ciudadanos y ciudadanas salen a solicitar sus derechos”.

Por su parte Martín Peretti Scioli, integrante de la primera pareja que se casó en Rosario en el marco de la ley de matrimonio igualitario indicó a este medio que la marcha “después de la sanción de la ley es un festejo, es festejar que hemos logrado algo muy importante, el primer paso para conquistar otros objetivos, como la ley de identidad de género”.

Comentarios