País

La lucha de Sempere: crónica cooperativa de la dignidad metalúrgica

Son 18 trabajadores, en Quilmes, abandonados a su suerte por una patronal explotadora. Ocupan la fábrica desde marzo, y avisan que no se van a rendir. La salida, lo saben, es colectiva


“Necesitamos trabajar”. Las dos palabras están tatuadas en el pasacalle que cuelga sobre el portón de acceso a la fábrica Sempere. Afuera, el viento gélido corta como navaja el arrabal obrero de Quilmes. Adentro, una estufita y el compañerismo de los laburantes que resisten en la toma dan calor a la lucha.

Son 18 metalúrgicos. Fueron abandonados a su suerte por la patronal explotadora. Les deben quincenas, aguinaldos, vacaciones y un rosario de salarios. Ocupan el comedor y el vestuario de la fábrica desde marzo. Los galpones con la materia prima y las máquinas para forjar manejadoras de aire están cerrados con candado. Los obreros cuidan como a un familiar querido esas herramientas de trabajo con las que se ganaban el mango. Temen el peor final: el vaciamiento.

“A la noche se pone bravo hacer la guardia con este tornillo. Pero uno piensa en la necesidad de la familia, en las ganas de salir adelante, eso te hace aguantar todo”, saca pecho el delegado Miguel Cirielli. Con 16 años en la empresa, el soldador sufrió en carne propia los tejes y manejes de los “trompas”. “Nos deben pagos desde 2018, cuando hubo un pedido de quiebra y después la convocatoria de acreedores. Nunca más nos dieron un recibo de sueldo. Sólo algo de plata en mano, monedas, puchos de 3000, 2000, 500 pesos por semana. Hasta nos llegaron a dar un bolsón de comida, como si fuéramos sus esclavos.”

Sempere SA tiene una larga historia. Se instaló en el suburbio de Quilmes en 1952, durante los años pujantes del primer peronismo. Creció en el rubro de los climatizadores, insumo esencial para los acondicionadores de aire. Produce equipamiento de alto porte para farmacéuticas y otras industrias. “Son equipos que pueden tener el tamaño de esta mesa, de un cuarto. Las pastillas que hacen los laboratorios necesitan un nivel preciso de humedad y purificación del aire. Y ahí laburan las máquinas que hacemos con nuestro trabajo”, explica Miguel.

En pandemia, agrega, los purificadores UV que fabrican se volvieron esenciales: “Tendríamos que estar laburando a full, produciendo. En ambientes cerrados, los purificadores renuevan el aire y sirven para mantener a raya al coronavirus. Son esenciales, ¿me entiende? Tendrían que entenderlo los patrones”.

A la deriva

Víctor Hugo Obregón también es delegado. Tiene 54 años, casi 20 dedicados al oficio de armador. “Dígame adónde voy a conseguir laburo a mi edad”, se pregunta, sin respuestas. Después recuerda los mil y un incumplimientos de la patronal: “Son tres años de engaños. A finales de 2019 firmamos un acuerdo con el que perdíamos días de laburo y turnos. Tampoco cumplieron. Y en 2020, con la pandemia, pusieron de excusa un contagio en la administración y nos dejaron a la deriva, sin un ‘sope’ por tres meses. Después vinieron con una bolsita de alimentos: arroz, yerba y fideos. Nos la descontaban de la deuda”.

El año pasado, con el apoyo de la UOM, los metalúrgicos arrancaron un plan de lucha. Más promesas, más miseria, fueron las respuestas de la patronal: “Se comprometieron a presentar la deuda al contador del sindicato, pero nunca lo hicieron. Ellos dicen que nos deben monedas, pero hay compañeros a los que se les adeudan más de dos millones de pesos. Gente mayor, con problemas de salud. Ni siquiera pudimos cobrar el ATP o los Repro, se cagan en el laburante”, mastica bronca Obregón atrás del barbijo. “En marzo estábamos con la soga al cuello, por eso entramos, por eso estamos luchando, queremos trabajar.”

Ezequiel Aguer es asesor legal de la UOM, y asiste a los compañeros para garantizar las fuentes de trabajo. “Muchos laburantes no pudieron aguantar, son 18 los que sostienen la lucha. Hay deudas por casi 20 millones de pesos. Los administradores desaparecieron. Carlos Sinagra, Fernando Casal y Claudio Iglesias son los tres dueños.” La impunidad de los empresarios se paseó también por los tribunales: no acercaron documentación y abandonaron el expediente. Una perlita: figuran inscriptos como “vendedores de helado y cuidadores de ancianos” a nivel impositivo. “Dejan en la calle a trabajadores grandes, hay que garantizar la continuidad laboral, sobre todo en estos tiempos de pandemia y desocupación tan alta. Vamos a seguir peleando”, cierra Aguer.

Los matones y la cooperativa

A la amenaza del corte de los servicios básicos en la fábrica hay que sumar otros aprietes, más ominosos. “Esta mañana aparecieron dos matones en la puerta. Me mostraron una foto mía que tenían en el celular y dijeron que les habían dado diez lucas para pegarme un tiro. No pagan y ahora amenazan de muerte, así son estos tipos”, cuenta entre lágrimas Roberto Ledesma, delegado histórico. Lleva sobre el lomo 35 años en la empresa como plegador. Y avisa que no se va a rendir. “Con mi salario crie a mis hijos. Ya no soy un pibe y nunca pensé en pasar por algo así. Por los míos, tengo que sacar fuerzas de cualquier lado”, dice Ledesma y mira la imagen de Santa Evita en la pared del comedor. Y agradece el apoyo de los compañeros del gremio, de los vecinos, de los familiares. “Son de fierro.”

Lo saben los trabajadores, por memoria y por lucha: la salida será colectiva. Hace algunas semanas, en asamblea, parieron Semcoop, el proyecto cooperativo con el que buscan mantener las fuentes de trabajo. Ya presentaron los papeles en el Inaes y aguardan el visto bueno para empezar a producir. “Esperamos la matrícula. Días atrás vino el ‘Vasco’ Eduardo Murúa, el director de Empresas Recuperadas, y nos dio su apoyo. También los compañeros de Eitec, una metalúrgica recuperada de Bernal que nos sirve de ejemplo de que se puede”, se entusiasman los obreros. “Los patrones nos basurearon, nos quisieron sacar la dignidad, pero acá estamos, de pie. En la lucha.”

Eitec

La cooperativa Eitec surgió en la localidad de Bernal a partir de la fusión de las recuperadas Eitar y Tecno Forja. Los dueños se fueron en mayo de 2019. Los 180 trabajadores la sacaron a flote. Fabrican válvulas, robinetes, termostatos de horno, de estufas y termotanques.

Comentarios