El Hincha, Fútbol, Rosario Central

Superliga

La ley del ex: Central perdió con Atlético Tucumán por un golazo del Yacaré Núñez

El Canalla sigue sin poder ganar en la Superliga. Y volvió a retirarse silbado del Gigante de Arroyito. Esta vez, por la 8ª fecha del campeonato, perdió 1-0 con el Decano a partir de un golazo del ex volante auriazul.


 

En un choque entre muletos, Central fue el peor. Otro pésimo partido del equipo de Paolo Montero y encima en la previa a lo que es el encuentro más importante del año . El Canalla ayer volvió a decepcionar y perdió ante un rival chiquito que solamente hizo el gol. Pero lo del conjunto auriazul es cada vez más preocupante. Y el presente se agudizó más, ya que varios de los que fracasaron fueron algunos actores que no lo habían hecho hasta acá.

Suena irrisorio, pero en muchos pasajes del juego de ayer hasta costó observar qué sistema de juego estaba empleando el entrenador. Un técnico que si no fuera por la Copa, hace rato se debería haber ido a su casa.

Los primeros minutos del encuentro prolongaron la pachorra de la siesta de sábado. Antes de la media hora de juego, Rivas y Lovera cambiaron de lado. Y rápidamente el formoseño pateó por primera vez al arco. Instantes después, Rivas se la cedió a Gómez al ras del piso y este envió un centro a Zampedri, quien no pudo hacer pie. Pero rápidamente volvieron a cambiar. Otra de las escasas variantes que intentó Montero en la primera etapa fue rotar de manera constante a los internos Gil y Colman, pero no le dio resultado.

El mazazo que significó el gol de Núñez hizo que Montero ingrese en el terreno de las contradicciones ya que mandó a la cancha a dos indispensables para el viernes como Camacho y Ruben. Pero lo de Central siguió siendo malo. Tal es así que el primer tiro al arco del segundo tiempo recién fue a los 30 minutos y desviado. Y fue tan pobre lo que hizo que terminó siendo derrota y el muleto canalla fue el peor de los dos muletos en cancha.

Un hecho para nada menor es el rendimiento de los costosos jugadores que llegaron para este semestre. Una fortuna que solamente podrá no terminar tirada a la basura si este equipo termina logra ser campeón. Porque por más que muchos se nieguen a creer lo que sus ojos le muestran, este Central de Montero está a dos encuentros de poder conseguir un título. Cosas que tiene el fútbol, cuestiones que solamente posee un juego tan impredecible como este. Un equipo casi colista en la Superliga entre los cuatro mejores de otro certamen.