Edición Impresa, El Hincha

Newell's

La Lepra volvió al triunfo y se viene el Clásico

Cortó una racha de siete partidos sin victorias gracias a la conquista del juvenil Héctor Fertoli en el complemento.


Alivio. Deshogo. Bronca liberada. Todo eso destiló Newell’s al cortar la racha y volver al triunfo después de siete partidos tras vencer 1-0 a Huracán en el Parque Independencia.

Un primer paso, postergado por cierto, para volver a confiar en sí mismo y tratar de encaminar la historia, justo antes del Clásico. Diego Osella pareció dar con los intérpretes. La sensación que dejó Newell’s fue -después de mucho tiempo-, la de un equipo en sintonía y en el que las piezas encajaron naturalmente. En el mediocampo, las tareas estuvieron claramente repartidas: Diego Mateo en la contención, Jalil Elías haciendo la doble tarea (marca y ataque) y Mauro Formica poniendo la pelota al piso y cambiando el ritmo para generar peligro.

A ellos se fueron acoplando los laterales, que fueron opciones para el ataque; un Maxi Rodríguez con mucho despliegue pero algo enemistado con el gol y Lucas Boyé, con la movilidad y la potencia de siempre, pero lejos del arco.

Quizás no hubo tanta fluidez en el juego, pero al menos existió un rumbo más claro que otras veces.

La excepción volvió a ser la dupla central, a esta altura, un punto que Osella deberá revisar. Marcos Cáceres y Nehuén Paz no entregaron ninguna garantía en la pelota larga a Ramón Ábila. Y si no fuera porque Huracán andaba cansado, pudo haberla pasado peor. La más clara del Globo fue un rebote que capturó Ezequiel Miralles y cuyo derechazo dio en el travesaño.

No aflojó la Lepra en el complemento. Osella entendió que Tevez no iba a terminar bien  ninguna jugada. Y mandó a la cancha a Héctor Fertoli. Sus primeras intervenciones fueron desacertadas, hasta que vio el hueco por el que filtrarse y aprovechó el gran pase de Boyé a Ignacio Scocco (que estaba adelantado) para definir ante la salida de Marcos Díaz.

Pudo aumentar la diferencia enseguida, pero a Scocco se la sacaron en la línea y otra definición de Fertoli se fue cerca del palo. Terminó peleando contra sus propios fantasmas. El remate de Miralles en la última jugada retrotrajo a todos los leprosos a los partidos con Rafaela y Aldosivi. Pero esta vez, la pelota se fue por arriba y Newell’s pudo recordar qué se siente ganar.

Comentarios