Edición Impresa, El Hincha, Newell's Old Boys

NEWELL’S 3 – OLIMPO 2

La Lepra sufrió, pero volvió a la victoria

Fertoli se vistió de Scocco y anotó por duplicado, Maxi también gritó. La defensa sigue inestable.


Cortar la racha de derrotas era imperativo. Para ahuyentar fantasmas, dejar atrás los miedos de volver a ser un equipo vulnerable y reafirmarse en la zona de Copa Libertadores. Newell’s logró salir de la mala al derrotar 3-2 a Olimpo en un partido infartante, y sumó tres puntos que tienen un valor enorme en esta recta final del torneo. Una vez más la Lepra aprovechó las “gentilezas” que le ofrece el fixture. Y sumó puntos con un rival de los “ganables”, esos que de una manera u otra le permitieron al equipo de Osella estar donde está, bien arriba, codeándose con los más poderosos.

El partido presentó un problema previo, con la ausencia de Nacho Scocco. Y Osella evitó experimentos. No improvisó un nueve, prefirió jugar sin un hombre de área. Fertoli e Isnaldo para abrir la cancha, cada uno con su estilo, y Maxi con Formica por el centro, cerca del área, pero ninguno como falso nueve, para que intentaran generar peligro desde afuera y no quedaran perdidos entre los centrales rivales.

LO BUENO. Héctor Fertoli anotó dos goles y así la Lepra encontró una alternativa a su dependencia de Nacho Scocco y Maxi Rodríguez a la hora de convertir. Desde lo numérico quedó muy bien parado para ingresar a la Libertadores. Foto: Alejandro Guerrero.

Hubo mérito de Osella en jugársela con Fertoli, que dentro del área definió como un verdadero nueve. En el primer gol Formica demostró tener un GPS en la cabeza y lo vio justo para dejarlo mano a mano. Y el Rayo lo hizo quedar bien y resolvió con jerarquía. Y en el 3-1 estuvo en el lugar justo, para empujarla.

En el medio Isnaldo se perdió un gol increíble debajo del arco; Coniglio aprovechó las ventajas de Domínguez para poner el 1-1 de cabeza; y la Lepra reaccionó rápido con un pase de Mansilla a Maxi, que hizo explotar la red y trajo alivio en un momento que el partido se podía llenar de nervios.

Pero este Newell’s no es el mismo de hace un mes. Es inestable en defensa, donde muestra inseguridades de todo tipo. Pocrnjic cada vez ataja más metido en el arco, Domínguez y Moiraghi pierden más de lo que ganan, y el resto parece contagiarse de esa inconsistencia.

LO MALO. Defensivamente siguen los problemas. Newell’s recibió 10 goles en los cuatro últimos partidos, cuando le habían anotado sólo 13 en las 22 fechas anteriores. A las ausencias por lesiones ayer se sumó el estado febril de Scocco. Foto: Juan José García.

Por eso ayer se sufrió. Innecesariamente. Porque el partido estaba 3-1 arriba y el rival no ofrecía demasiados argumentos para recuperarse. Pero le bastó con tirar centros desde Bahía Blanca para desestabilizar a la Lepra y poner los tres puntos en riesgo.

Pero la historia estaba escrita de antemano. O al menos tenía un guión que casi siempre se cumple. Jugando bien o mal, con más goles o con la valla invicta, sin importar las formas, la Lepra siempre sale airoso cuando enfrenta a rivales de menor calibre. Saca la chapa y se impone. Y con eso ayer alcanzó para dejar atrás una mala racha que amenazaba con dejarlo sin nada. Y tras tres semanas en terapia, al final respiró aliviado. Y se acomodó nuevamente en lo alto de la tabla. Aunque no lo pudo compartir con su gente.

Uno x uno leproso

Pocrnjic (4). En los goles mostró pasividad. No se lo ve seguro y lo trasmite.

Escobar (4). Lo atacaron mucho en el complemento y por más que puso empeño, perdió demasiado.

Domínguez (4). Perdió en los dos goles y Coniglio le ganó mucho. Otro partido flojo.

Moiraghi (5). Con inseguridades fue lo mejor de una defensa inestable.

Voboril (4). Flojo en defensa, aportó algo en ataque aunque estuvo impreciso.

Elías (5). Bien en el primer tiempo, haciendo las cosas simples. Lo superó Pizzini en el complemento.

Mansilla (5,5). Corrió bastante, asistió a Maxi en el gol, luchó en el medio, pero perdió a Pantaleone en el segundo gol de Olimpo.

Fertoli (8). Resolvió como goleador las dos situaciones que tuvo dentro del área. No tiene recorrido defensivo, pero aporta gol, algo que a Newells no le sobra.

Formica (7). Cuando la pelota pasa por sus pies la Lepra respira y también juega. Inteligente para habilitar a Fertoli en el primer gol y para iniciar el tercero.

Rodríguez (6). No lució, pero cuidó la pelota cuando la tuvo y definió con prestancia en el gol, que llegó en un momento justo.

Isnaldo (5,5). Insinuó más de lo que produjo. Pero aportó en el tercer gol con asistencia y casi anota el cuarto.

Prediger (-). Entró para aguantar pero lo superó la velocidad del partido.

Figueroa (-). No pudo tener la pelota, que era su misión.

Paz (-). Entró en el final para aportar en el juego aéreo.

Comentarios