El Hincha

Superliga

La Lepra se puso de pie, ganó y sonrió

Los juveniles Jerónimo Cacciabué y Alexis Rodríguez le metieron otra energía al equipo, que superó 2-1 a Talleres y reaccionó tras la paupérrima actuación en Brasil por la Sudamericana


Foto: Juan José García

El golpazo de Curitiba dejó a Newell’s tendido en el suelo. Y levantarse no era fácil. Pero como buen soldado De Felippe no se dio por vencido. Sacó conclusiones rápidas y cambió la estrategia. Ordenó la tropa, dejó descansar a los heridos, y mandó a la cancha a los pibes. Tal vez con la intuición o la esperanza que alguno se transformara en héroe. Y así fue.
Newell’s se recuperó yendo al frente. No especuló con que un punto ante el encumbrado Talleres era un buen negocio. Salió a matar o morir. A vender cara la posibilidad de una derrota. Y el 2-1 final fue el premio a esa voluntad de triunfo que nunca abandonó, ni siquiera cuando el partido parecía que se le iba de las manos de manera injusta.

Los pibes le dieron energía al equipo. Salieron a llevarse por delante a Talleres y la estrategia tuvo rédito inmediato. Jugada de Figueroa, desborde de Ferroni y gran definición del Negro, que le pagó con gol a la confianza del DT de mantenerlo como titular.

Lejos de frenar su impulso, la Lepra salió a liquidar al rival. Pero le faltó la puntada final. Falló Alexis con gran respuesta de Herrera; definió mal Leal, tras pase de Rodríguez; y el propio arquero visitante le ahogó un grito cantado a Fertoli.

Ahí pudo cambiar la historia. Porque Loustau obvió un claro córner y de esa acción llegó una falta no tan clara fuera del área de Ferroni a Araujo que el árbitro vio a lo lejos como penal. Silva no falló y la sensación de injusticia se mezcló con la de vulnerabilidad. Y los cánticos de victoria pasaron por un rato a murmullos de dudas.

Pero Newell’s tenía un plan y nada lo iba a hacer cambiar. Es cierto que el trámite se hizo más parejo, y que las energías mermaron, pero el destino le dio un tiro más, y Cacciabué se vistió de héroe con un misil que destruyó la resistencia de Talleres.

Y el Coloso por un momento fue fiesta. Porque el equipo golpeado y pisoteado en Brasil se recuperó en la Superliga. Plantó bandera en el Coloso y se quedó con una victoria que trajo una bocanada de oxígeno indispensable para sobrevivir. Newells se puso de pie y parece que no se va a rendir tan fácil.

Síntesis

PARTIDO: bueno. ESTADIO: Coloso Marcelo Bielsa. CAMPO: muy bueno. ÁRBITRO: Patricio Loustau (2). ASISTENTE 1: Ezequiel Brailovsky. ASISTENTE 2: Mariano Ruas.

Newell’s 2
N. Ibáñez 5,5
J. San Román 5
J. Varela 5
F. Fontanini 6
L. Ferroni 4,5
J. Cacciabué 7
J. I. Sills 5
H. Fértoli 4,5
V. Figueroa 7
A. Rodríguez 6
L. Leal 5
DT: O. De Felippe

Talleres 1
G. Herrera 7
N. Tenaglia 5
J. C. Komar 5
C. Quintana 5
L. Olaza 4
F. Godoy 5
P. Guiñazú 5,5
J. Ramírez 6
J. Rojas 4
S. Silva 5
A. Araujo 6
DT: F. Kudelka

GOLES PT: 3m Figueroa (N) y 42m Silva de penal (T). ST: 38m Cacciabué (N). CAMBIOS PT: 47m D. Opazo (4) x Leal (N). ST: 10m J. Torres (4,5) x Fertoli (N); 27m B. Rivero x Rodríguez (N); 30m J. Arias x Silva (T); 41m M. Pisano x Araujo y M. Ortiz x Godoy (T). AMARILLAS: Ferroni y Figueroa (N).

Si te gustó esta nota, compartila