País, Últimas

La Justicia separó a Bussi del juicio por DD.HH.

Lo decidió el Tribunal tras conocer un informe del Cuerpo Médico Forense de la Corte que aconsejó que permaneciera internado. Las audiencias se reanudarán este miércoles.

El Tribunal Oral Federal de Tucumán resolvió separar a Antonio Domingo Bussi del juicio oral que se le sigue en Tucumán por delitos de lesa humanidad. Lo decidió después de evaluar el informe del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema, que confirmó el delicado estado de salud del imputado.

Según los peritos médicos que examinaron a Bussi, “su estado de salud le impide participar en las audiencias del actual proceso oral y público y que el paciente, a la fecha, debe permanecer internado”.

Es por eso, que el Tribunal Oral resolvió: “Suspender, respecto del imputado Antonio Domingo Bussi, el trámite de la presente causa hasta tanto se encuentre en condiciones de afrontar el juicio oral y público, debiendo continuar para los demás imputados”, destacó el Centro de Información Judicial.

Por otro lado, otro de los imputados, Alberto Luis Cattáneo, también fue revisado por problemas de salud, y en su caso, el Tribunal dispuso que continúe en el juicio con el sistema de videoconferencia.

Cabe recordar que el juicio, que se desarrolla en el marco de la causa “Jefatura de Policía de Tucumán s/ secuestro y desaparición”, había sido suspendido el 17 de marzo pasado porque Bussi debió ser internado.

Una semana después, el tribunal había autorizado el traslado del ex comandante a su domicilio para prestar declaración en el debate a través de un sistema de videoconferencias. Pero el domingo pasado Bussi debió ser internado nuevamente.

El debate comenzó el pasado 16 de febrero y se investigan delitos cometidos en el centro clandestino de detención que funcionó en la ex Jefatura de Policía de esa provincia en perjuicio de 20 víctimas.

Además de Bussi y Cattáneo también están imputados Luciano Benjamín Menéndez, Roberto Heberto Albornoz, Carlos Esteban De Cándido, Armando Luis De Cándido y María Elena Guerra.

Comentarios