Ciudad, Coronavirus

Conquista laboral

La Justicia ordenó reincorporar a un trabajador de call center despedido en cuarentena

Fausto Bonansea estaba en período de prueba cuando comenzó la cuarentena. A pesar del decreto presidencial que prohíbe los despidos, el último día de abril la empresa lo echó. Ahora deberán tomarlo y pagarle los salarios caídos. Este viernes la Red de Precarizadxs e Informales vuelve a movilizarse

Foto: Red de Precarizados

Antes de la pandemia, Fausto Bonansea trabajaba en un call center. Estaba en período de prueba cuando comenzó el aislamiento social. Pero a pesar del decreto presidencial que prohíbe los despidos, el último día de abril la empresa lo echó. Le dijeron que con la cuarentena se habían complicado mucho las ventas y al estar en período de prueba lo más fácil era desvincularlo. Bonansea, que integra la Red de Precarizadxs e Informales, fue a la Justicia y reclamó que la empresa incumplió el DNU 329/20. El Juzgado Laboral de 7° de Rosario le dio la razón y resolvió que la firma deberá reincorporarlo el 1 de junio. Este viernes Bonansea se sumará a una nueva movilización de la Red, que comenzará a las 10 por Avenida Pellegrini, para continuar visibilizando la situación de trabajadores y trabajadoras.

“Esta importante conquista es producto de la pelea que venimos dando desde La Red de Precarizadxs e Informales donde nos estamos organizando para enfrentar la enorme crisis que vivimos millones en todo el país con despidos y rebaja salarial”, dijo Bonansea, y agregó: “Veníamos peleando por mi reincorporación porque fui despedido con la empresa violando el DNU durante la cuarentena. Con esta resolución, a partir del 1° de junio puedo volver a trabajar, así que estamos muy contentos. La conquista es un apoyo para seguir movilizados. Me empecé a organizar en La Red porque somos muchos los que estamos en la misma situación y los sindicatos nos dan la espalda”.

Trabajadores precarizados de Rosario se manifiestan por calle Pellegrini. Foto: Franco Trovato Fuoco

Por su parte la abogada Celina Tidoni, del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, celebró la resolución. “Logramos que la empresa se allane a la demanda y que Fausto se reincorpore a su puesto de trabajo. Además le serán abonados los salarios caídos de los meses que estuvo impedido de trabajar. Es importante recalcar que estaba en su período de prueba como miles de jóvenes que rotan constantemente de trabajo y sufren la precarización laboral como en los call center”, explicó la abogada.

“Esto es un gran logro que marca un precedente para todos los trabajadores precarizados de call centers pero también de las comidas rápidas, repartidores, cadetes, gastronómicos y tantos otros lugares donde no respetan los derechos laborales”, concluyó.

Comentarios