Gremiales

Intriga laboral

La Justicia define el futuro de Refinería San Lorenzo

Varias partes interesadas en la petrolera, incluida la cooperativa de trabajadores, esperan que el juez se expida.


Se acercan horas decisivas para el futuro de la Refinería San Lorenzo. Mañana 24 de abril termina el periodo de salvataje y el juez a cargo del concurso de la petrolera, Javier Cosentino, que ya dio lugar al  concurso preventivo, deberá expedirse sobre la intención de distintas empresas interesadas en hacerse cargo de la firma Oil  Combustibles.

Varias firmas son las que aparecen interesadas; una de ellas es de origen holandés, otra paraguaya y también está el binomio de empresarios integrado por Daniel Vila y José Luis Manzano, actuales propietarios del diario local La Capital. A lo que habría que agregar el interés del gremio petrolero Supeh de conformar una cooperativa.

Por otro lado, desde la Federación de Petróleo, Gas y Biocombustible informaron que este próximo jueves culmina la conciliación obligatoria que frenó un paro nacional de todas las refinerías del país. Concretamente, finalizaba este viernes pasado, pero se extendió cinco días hábiles, donde se realizará una nueva audiencia en el ministerio de Trabajo de la nación. “Estaremos muy expectantes con el futuro de la refinería”, señalaron desde la Federación petrolera nacional.

“Nuestra lucha es mantener todas las fuentes laborales y ver cómo se paga la deuda con los trabajadores. Si nos cumplen con todo esto retiramos toda posibilidad de medida de fuerza”, agregaron.

Serio y sustentable

La cooperativa formada por los trabajadores de Oil San Lorenzo está evaluando una serie de alternativas para presentarse al salvataje con “una propuesta seria y sustentable para sacar la empresa adelante”,  aseguró Gerardo Canseco, secretario General del Supeh.

La cooperativa se denomina Petroleros Santafesinos, y a instancias de lo que establece la Ley de Quiebras –según explicó Canseco– se  prevé que ante una apertura de periodo de salvataje en un proceso de concurso de acreedores que pueden avanzar hacia un esquema de quiebras, el juez debe también habilitar una instancia para que los trabajadores de la empresa que está concursada, manifiesten su intención de hacerse cargo de ella y participar en ese proceso de salvataje que se conoce técnicamente como “cramdown”. “Participar y para el supuesto caso que tengan la posibilidad de hacer un ofrecimiento en los términos que lo marca el juez, los trabajadores se harían cargo del establecimiento y a partir de ahí, la empresa comenzaría a ser gerenciada a través de una cooperativa de trabajadores”, explicó Canceco.

Luego señaló: “En este caso, Oil Combustibles está en un proceso de concurso de acreedores, pero es muy difícil de salvar porque tiene deudas que son absolutamente impagables. Hablamos de deudas de 18 mil millones de pesos, deuda concursal y pos concursal de 1.500 millones de pesos, generada en tan solo cuatro meses, es una deuda que habría que pagar en lo inmediato, y no hay posibilidades de que se cancele. Así que antes de la quiebra, se abre la instancia de salvataje y ahí va a participar la cooperativa”.

“Veremos si además de la cooperativa hay otras empresas que hagan propuestas, interesadas en participar de ese “cramdown”. Después  de mañana, entiendo que el juez se tomará un tiempo para evaluar las propuestas que se realicen y si considera que alguna propuesta es viable, esperemos que así considere la propuesta de la cooperativa, se pondrá en marcha esa salida y si considera que ninguna es viable seguramente vendrá de manera inmediata la declaración de quiebra.”, concluyó el dirigente gremial del Supeh.

Si te gustó esta nota, compartila