Edición Impresa, Policiales

Caso Escobar

“La investigación está detenida”

A ocho meses de la muerte de Pichón, hubo protesta frente a Tribunales.


A 8 meses del hallazgo del cuerpo sin vida de Gerardo “Pichón” Escobar en el río Paraná, familiares, junto organizaciones sociales marcharon desde los Tribunales provinciales hasta el edificio del fuero federal para reclamar sobre la decisión de declararse incompetente del juez Marcelo Bailaque. El martes, el magistrado a cargo del Juzgado Federal Nº 4 consideró como insuficientes los argumentos para caratular la causa como desaparición forzada de persona. La querella y el fiscal federal Marcelo Digiovanni presentaron la semana pasada la apelación a la decisión de Bailaque. Los pedidos fueron recibidos por su par del Juzgado Federal Nº 3, Carlos Vera Barros, quien ayer lo aceptó, lo que implica que la apelación se elevó a la Cámara Federal.

La marcha comenzó en los Tribunales provinciales. Luciana, hermana de Pichón, estaba en el centro de la bandera que pide justicia, acompañada por familiares de otras víctimas.

Alrededor de 300 personas y caminaron por avenida Pellegrini doblaron por bulevar Oroño hasta los Tribunales federales. Los manifestantes se turnaron para leer un documento donde recordaron todo lo que hicieron desde que Gerardo fue visto por última vez en el after La Tienda, el 14 de agosto, hasta el hallazgo del cuerpo sin vida una semana después en el río Paraná. El micrófono tuvo varias voces hasta que llegó a Luciana, hermana de Gerardo. La joven agradeció a todos los presentes y contó que hacía exactamente 8 meses atrás, el 21 de agosto a esa misma hora, estaba en el Instituto Médico Legal reconociendo el cadáver su hermano. En un ida y vuelta, todos los recuerdos volvieron, como regresó la causa a la Justicia provincial. “Tengo mucha bronca porque este juez dice que no son suficientes las pruebas, pero las tenemos. Fue un trabajo que lo terminó la Policía porque hubo muchas pruebas que desaparecieron desde el principio de la investigación. Los tiempos de la justicia no son los nuestros, por eso quiero que esto no se resuelva rápido sino que se sepa bien qué fue lo que pasó con mi hermano y que todos los que estuvieron involucrados vayan presos”, sentenció Luciana.

El representante de la familia en la querella, Salvador Vera, junto al defensor provincial, Gabriel Ganón, repudiaron ayer la decisión de Bailaque y la catalogaron como arbitraria.

“La causa ha avanzado bastante gracias a la intervención de la querella, pero hay muchas medidas que quedaron pendientes. Y esta decisión no hace más que demorar la investigación”, sostuvo Ganón. Por su parte, Vera explicó que “la investigación está detenida. Faltan realizar pericias al cuerpo de Gerardo, que determinarán la procedencia de las lesiones que tenía en sectores particulares de su cuerpo, el análisis de los GPS y lo más importante, donde estuvo el celular de Pichón, el cual nunca tuvo una cadena de custodia”, describió. El caso tiene a 3 patovicas y a 2 policías detenidos.

Comentarios