Edición Impresa, Política

La inseguridad se coló en la campaña tras robo a Superti

Binner culpó a la Nación por el problema. Rossi le respondió que el gobierno “no se puede desentender”.

El robo al ministro de Justicia Héctor Superti reavivó el debate por la seguridad en plena campaña. Pese a que el gobierno aclaró que se trató de un simple hecho delictivo, casi todos los candidatos salieron a dar su opinión. Hubo referencias a viejos dichos del gobernador Hermes Binner –como aquellos en los que habló de “sensación” de inseguridad–, hubo reclamos por una política de prevención más activa e incluso miradas críticas de aliados, como el intendente santafesino Mario Barletta. Por su parte, Binner dijo que la mayor responsabilidad le cabe al gobierno nacional.

A Superti lo abordaron dos jóvenes, en la puerta de su casa, el lunes a la noche. Lo golpearon y se llevaron el auto oficial. El hecho generó un fuerte revuelo político. El gobernador opinó que el gobierno nacional debería crear un ente que coordine las acciones de todas las fuerzas que trabajan contra el delito y añadió que la solución de fondo es la inclusión social, “algo que no se puede hacer desde Santa Fe”. Para Binner, el robo “se inscribe dentro de la inseguridad que vivimos todos”. “Hay una situación de marginalidad que lleva a estos hechos delictivos que tenemos que corregirla; falta generar una sociedad inclusiva y eso no lo podemos generar desde Santa Fe”, agregó.

El ministro de Seguridad Álvaro Gaviola señaló: “El hecho objetivo nos hace pensar que estamos más cerca de un delito común que de otra situación”. Así, el funcionario intentó desvincular el robo de cualquier connotación política, aunque admitió que hasta que no se resuelva el caso no se puede descartar ninguna hipótesis: “Es lógico que algunos piensen que éste no fue un delito común. Pero los hechos objetivos nos llevan a pensar que fue un delito común”.

El propio Superti adscribió a la teoría del robo. “No hay por qué imaginar más que un hecho delictivo”, dijo. “Cuando uno vive en sociedad, está expuesto a esto como todos. Es una situación que le puede pasar a cualquier persona; fue un delito común y no un hecho extraordinario”, indicó Superti. Y planteó su propia lectura de los hechos: “Creo que fueron dos jóvenes que imaginaron la oportunidad de realizar este hecho y lograron concretarlo”.

El diputado nacional y precandidato a gobernador por el Frente para la Victoria, Agustín Rossi, salió al cruce de Binner: “El gobernador no puede desentenderse de la seguridad y buscar responsables en el gobierno nacional. Sus declaraciones son inadmisibles, rayan lo irresponsable. Es el vivo ejemplo de cómo ha gobernado el socialismo durante estos tres años, sin resolver ningún problema y en vez de ocupar el tiempo en buscar soluciones lo utiliza para buscar excusas”.

“Los santafesinos no podemos aceptar vivir en una provincia donde los delitos graves se incrementan a diario y el gobernador no ofrece ninguna solución. Ni siquiera puede garantizar la seguridad de sus propios ministros. La provincia de Santa Fe, después de Chubut, es la que mayor incremento de delitos violentos ha tenido; esto es consecuencia directa de la inoperancia del gobierno provincial”, agregó Rossi.

El diputado provincial Alberto Monti recordó viejos dichos de Binner y salió a chicanear: “Binner, Gaviola y (el secretario de Seguridad Horacio) Ghirardi hablan de sensación de inseguridad y culpan a los canales de cable de Buenos Aires de hacernos sentir que tenemos más delito que el real, pero quizá esta vez, que la violencia se ensañó con un miembro de su gabinete, reaccionen y hagan algo”. Para el legislador , el robo contra Superti se puede equiparar con “lo que les ha pasado a miles de santafesinos en estos años que vivieron en carne propia la ola de inseguridad que sufre la provincia”.

También Barletta, precandidato radical a la Casa Gris, se diferenció. “Voy a ser el jefe de las fuerzas de seguridad”, afirmó. “Vamos a liderar un Estado fuerte, que garantice orden y autoridad”, añadió. “Vamos a librar una batalla muy dura contra la economía del delito. Hay un espacio en el cual las peores lacras sociales generan aberrantes hechos delictivos y también son generadores de los delitos menores”, cerró.

Comentarios