Economía, País

Verde es mejor

La industria contenta: cómo afecta a Santa Fe la ampliación del corte de biodiésel

Los titulares de las cámaras de biocombustibles festejaron el incremento de los índices para la producción de combustibles renovables, medida que le dará un espaldarazo a la provincia, distrito que concentra el 85% de la producción del combustible renovable


El gobierno nacional aprobó la ampliación del índice de corte obligatorio de biodiésel del 5% al 7,5% a las pequeñas y medianas empresas productoras de gasoil, con un adicional de 5 puntos porcentuales más de manera excepcional por 60 días, a los efectos de asegurar el normal abastecimiento de combustibles en el país. Desde las cámaras productoras de biocombustibles y energías renovables celebraron esta medida, la cual tendrá un impacto muy positivo en Santa Fe en materia de empleo, ingresos fiscales y desarrollo del sector industrial, el cual crece de la mano de la industria oleaginosa local.

“Es una excelente noticia no solo para la industria del biodiésel sino para toda la cadena de agregado de valor de la soja”, definió Juan Facciano, presidente de la Cámara Santafesina de Energías Renovables (Casfer). La medida “era esperada, la veníamos solicitando desde hace tiempo, no desde que comenzó esta faltante de gasoil, sino que era algo que se venía solicitando desde hace años. Lo que la industria siempre planteó fue la posibilidad de utilizar la mayor capacidad de biodiésel para la mezcla de uso automotor, considerando la capacidad productiva que tiene nuestro país, y que Argentina importa gasoil”.

Darío Martínez, secretario de Energía de la Nación dijo que “Con estas dos medidas, esperamos incrementar la oferta nacional de gasoil en unos 90.000 metros cúbicos mensuales”.

La letra chica

La resolución de Energía establece que “todo combustible líquido clasificado como gasoil o diésel oil que se comercialice dentro del territorio nacional deberá contener un porcentaje obligatorio de biodiésel de 7,5%, en volumen, medido sobre la cantidad total del producto final”.

Ese nuevo porcentaje implica un aumento del 50% sobre el 5% vigente, tal como fuera adelantado ayer por el presidente Alberto Fernández y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, además del Ministerio de Economía mediante un comunicado.

El DNU, por su parte, determina que de manera adicional y por el término de 60 días corridos estará en vigencia el “Régimen de Corte Obligatorio Transitorio Adicional de Biodiésel” (Cotab) destinado a incrementar la capacidad de abastecimiento de gasoil grado 2 y grado 3″.

Con este régimen se fija “en forma excepcional y transitoria” un corte obligatorio adicional y temporario de biodiésel de 5%, respecto al corte obligatorio vigente. El volumen adicional “podrá ser contratado libremente por las Refinerías entre todos lo productores con un precio máximo igual a la paridad de importación de Gasoil”, aclaró Martínez.

Los beneficios del combustible verde

Para Facciano, el impacto de la ampliación del corte será “altamente positivo desde varios puntos de vista”, ya que los beneficios serán en favor de las empresas y del entramado de proveedores, e inclusive para las arcas del Estado nacional. Facciano cuenta que las empresas PyMEs, que estaban trabajando hasta hoy con una capacidad ociosa del 50% de su capacidad, incrementarán su capacidad productiva hasta el 75%, “y un poco más también”.

El impulso de la industria de los biocombustibles tiene una particular importancia en Santa Fe, dado que de las 37 fábricas existentes en todo el país, 18 se encuentran en el territorio santafesino. A su vez, lo es también para el país, dado que sólo en el 2016 produjo cerca de 2.600.000 toneladas de biodiésel, exportando 1.600.000 toneladas y generando divisas por 1.175 millones de dólares.

Según un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la provincia de Santa Fe tiene una capacidad de producción anual de 3,4 millones de toneladas de biodiésel, es decir, el 79% de la capacidad total de producción nacional. El complejo oleaginoso local y la importancia de la producción agrícola dan lugar a la gran radicación de plantas de biodiésel, fundamentalmente, en el Gran Rosario.

En cuanto a la cuestión laboral, el alza del corte implicará mayor mano de obra, sobre todo en el entramado que gira alrededor de las empresas productoras, como lo es la cuestión logística, metalmecánica, traslados, proveedores de aceites e insumos para la producción, entre otros sectores: “Se activa o se incrementa lo que ya se estaba afectando en cuanto a servicios en esta mayor incidencia” dice el titular de la Casfer. Según un informe de la Cámara, el sector involucra a 210.761 personas entre las diferentes etapas de producción de los biocombustibles, incluyendo la etapa de cultivo, servicios agrícolas y semillas. 

Santa Fe es la provincia que más plantas productoras de biodiésel tiene en el país, contabilizando 18 plantas en el territorio de las 37 registradas en Argentina, y además es la única que tiene los dos segmentos laborales, tiene PyMES y tiene grandes productoras. El titular de la Casfer asegura que la provincia concentra el 85% de la capacidad productiva nacional, con una producción anual de 4,4 millones de toneladas de biodiésel anual.

Persevera y triunfarás

Facciano relata que el reclamo por la ampliación es sostenido por los sectores productores de biodiésel como las Pymes sostienen con todas las gestiones de la secretaría de Energía desde hace doce años atrás. “Siempre se ha planteado la posibilidad de utilizar la mayor cantidad de biodiésel posible en función de la capacidad productiva instalada. Lo que sucede es que en estos últimos meses tomó una trascendencia distinta a las anteriores por esta coyuntura que, por un lado la escasez que te la genera toda la situación de la guerra y también la restricción de disponibilidad de divisas, pero no es parte de un ida y vuelta que siempre el sector ha tenido”.

En el último tiempo, el sector industrial venía teniendo profundos y constantes diálogos tanto con las secretarías de Hacienda y de Industria provinciales, como también con la secretaría de Energía de la Nación, estudiando la posibilidad de implementación de un índice de corte de refinamiento más alto: el 50% más de lo que tenía habilitado hasta hoy.

Por otro lado, la importación de combustibles le insumió al Estado 2.203 millones de dólares el año pasado. En este sentido, Facciano dijo a El Ciudadano, “por el porcentaje que se está volcando, de mayor cantidad de biodiésel, se va a evitar la importación de gasoil” ahorrando de esta manera enormes cifras para el Estado en moneda internacional, lo cual significaría un alivio “desde el punto de vista económico no solamente de la industria sino para todo el entramado productivo” que gira alrededor de este sector. Según datos del Indec, Argentina aumentó un 68% más de combustibles y lubricantes en el año 2021, al cual corresponde el último registro, lo cual significó un 9,8% de las importaciones netas totales. 

A esto, el dirigente agrega que la ampliación del 5% al 7,5% “genera un ingreso de divisas accesorio, porque el biodiésel se hace con aceite de soja. El aceite de soja se obtiene del proceso de industrialización poroto de soja” el cual, explica a este diario Facciano, sólo se destina el 20% del total procesado para la producción de aceite, mientras que el restante 80% es proteína de harina que se exporta en su totalidad, “por lo cual, vas a tener mayor volumen de harina para exportar, y esto significa ingreso de dólares. Por un lado ahorrás dólares y en simultáneo obtenés el ingreso por la exportación de las harinas”.

Comentarios