Edición Impresa, Política

En rojo

La importación pone en jaque a la industria de línea blanca

A las suspensiones de personal de empresas como Gafa, se suma la preocupación de las proveedoras de insumos. Edmundo Salvia, de la Asociación de Comercio e Industria de Villa Gobernador Gálvez, pide frenar la entrada indiscriminada de productos


La pérdida de poder adquisitivo de los salarios, la caída del consumo, el tarifazo de los servicios públicos y la liberación de importaciones, generaron un combo peligroso que ya comenzó a repercutir en el empleo local. Puntualmente, un sector muy complicado es el denominado “línea blanca”: compañías de Rosario y la región como Gafa y Bambi ya empezaron a suspender personal. Y como la caída de fichas de un dominó, la merma arrastra al empleo indirecto de ese sector, afectando a las empresas que proveen de insumos.

“Estamos muy preocupados, por eso tratamos de poner en agenda la discusión para proteger la industria nacional”, indicó, en diálogo con El Ciudadano, el secretario general de la Asociación de Comercio e Industria de Villa Gobernador Gálvez, Edmundo Salvia.

“La apertura de la importación, más la caída del consumo, más la caída del poder adquisitivo, más todas las políticas que se están aplicando que preferiríamos que fuesen distintas, afectan a nuestra producción”, sostuvo Salvia, propietario además de la empresa Plasticaft, proveedora de insumos para la línea blanca: heladeras, freezer, lavarropas.

A los 360 trabajadores que Gafa suspendió, la empresa Bambi ya comenzó a implementar un procedimiento de crisis que incluye disminuir la producción.

—Con este panorama, ¿cómo está hoy la situación de los proveedores?

—A mí me afectó de manera directa. Nosotros no le hemos renovado contrato a gente que tomábamos como temporarios. Habíamos aumentado en los últimos 10 años en forma ininterrumpida la planta de personal y hoy tuvimos que achicar, empezando por la planta de contratados. Mi empresa es proveedora de la línea blanca, de la línea agrícola, de carroceras, exportamos, hemos hecho los deberes, nos tecnificamos. La línea blanca para nosotros es el 70 por ciento de nuestro movimiento y Gafa un 40 por ciento de nuestra producción. Había una planificación en la cual iba a haber una baja de acuerdo con las charlas que tuvimos a principio de año y que era entendible, de un 30 por ciento en el mercado de heladeras, producto de que muchas cadenas habían hecho stock con un dólar a 9,90, pero la situación empeoró.

—¿Cuál es la preocupación mayor?

—La preocupación que tenemos es la apertura de la importación. En el caso del sector carrocero, entraron el 50 por ciento de las carrocerías que se producen en el país. Así que por seis meses no hay producción. Yo soy productor exclusivo de Faic, que es la empresa número 1 de asientos de colectivo de larga distancia y me vi perjudicado indirectamente de una apertura indiscriminada de productos de Brasil. ¿Sabés cuál es el miedo? Yo pasé el 2001 y lo que uno pretende es que no nos pase lo mismo. Si esto ya lo vivimos, pongamos la discusión arriba de la mesa. Hoy vemos que hay empresas chicas que van a sufrir o quedar en el camino.

—¿Qué es lo que están proponiendo?

—Frenar la importación, proteger a la industria nacional, poner barreras para-arancelarias, lo mismo que se hace en otras partes del mundo, en Brasil, Estados Unidos. Acá si hay una industria que invirtió miles y miles de dólares para poder fabricar, y si se consumen un millón de heladeras y acá se fabrican 800 mil, se pueden dejar entrar 200 mil, pero más no. También se puede levantar el valor de referencia, que en Argentina para que entre una heladera es de 170 dólares, y acá esa plata te cuestan cuatro insumos. Entonces, levantar ese valor o cobrar arancel. Otra cosa es que para las heladeras importadas se necesite un estudio que las avale, como por ejemplo Iram, que tengan representantes legales en las ciudades, que den service autorizado. El objetivo es poner en agenda estas dificultades porque no es una cuestión política de que estamos “en contra de”, estamos diciendo “ojo que a la gente en la calle le cuesta conseguir laburo”. Entonces protejamos a quienes realmente nos consumen, cuidemos los puestos de trabajo.

Comentarios