Ciudad, Edición Impresa

beto riba vs. empresarios

La idea de instalar una megaferia en V.G. Gálvez ya trae polémica

Comerciantes manifestaron su preocupación por el impacto económico que la iniciativa podría generar en el sur santafesino.


El proyecto para abrir una megaferia cerrada en Villa Gobernador Gálvez ya trae fuerte polémica. La iniciativa es impulsada por un sindicato que nuclea a los vendedores ambulantes (Sivara) y prevé alojar 600 puestos en un predio de 3.200 metros cuadrados, donde se venderá “un poco de todo”, según “Beto” Riba, el titular del gremio. El anunció puso en alerta a comerciantes de todo el sur santafesino, quienes ayer se reunieron para evaluar la situación y los pasos a seguir. Sostienen que la idea es desarrollar una “saladita” encubierta, y –así como está planteada– viola la Ley de Grandes Superficies.

El proyecto se conoció en el transcurso de la semana. Riba contó a El Ciudadano que el galpón se preparará para 600 feriantes e “inaugurará en septiembre”. “Habrá puestos de panificación, carnicería, bijouterie, artesanías. Un poco de todo”, explicó.

El cantante dijo que el proyecto se materializará en el predio de la ex fábrica Cirubón –firma que está en proceso de hacerse cargo de Mefro Wheels–, en la intersección de las calles San Martín y avenida La Plata, a dos cuadras de la cancha de Coronel Aguirre. Además agregó que el gremio ya adquirió el predio.

Si todo sale como lo planea el Sivara, abrirá tres días a la semana: viernes, sábado y domingo de 12 a 17. “Todos aquellos que quieran participar tienen que tener monotributo, ese es el requisito. De esa manera podremos tributar de acuerdo a la ley”, contó Riba.

Polémica

Apenas se conoció, la iniciativa comenzó a generar polémica.

Es que, en principio, el proyecto violaría la llamada Ley de Grandes Superficies provincial. La normativa es la que puso freno hasta ahora a la instalación de ferias tipo “La Salada” o “saladitas” en Santa Fe. El último intento por desarrollar un negocio de ese tipo se dio en la localidad de Luis Palacios.

Desde el gobierno provincial señalaron que aún no recibieron ningún tipo de información oficial sobre el proyecto de Riba. “Lo único que sabemos es lo que publicaron ustedes (en referencia a El Ciudadano) hace algunos días. Por eso no podría decir nada al respecto. No tenemos nada formal”, señaló el secretario de Comercio santafesino, Juan Pablo Diab.

Sin embargo, otras fuentes del gobierno provincial no escondieron su preocupación al mencionar que “este tipo” de ferias “suele transgredir varias normas”.

“Todos sabemos las cosas que pasan. Muchas veces se ponen a personas adelante a atender los stands cuando en realidad atrás el dueño es uno solo. Además, se violan leyes de alquiler, tributarias, de marcas y patentes. Y en muchos casos la mercadería es de origen dudoso”, señaló la fuente consultada.

El anuncio público que hizo Riba también puso en alerta a varios comerciantes. Integrantes de la Asociación de Entidades Empresarias del sur Santafesino (Adeessa) se reunieron ayer con el secretario de Comercio de la provincia para analizar el tema.

La entidad nuclea a las cámaras empresariales de la propia Villa Gobernador Gálvez, Amstrong, Arroyo Seco, Cañada de Gómez, Firmat, Las Parejas, San Jorge, Villa Constitución, Venado Tuerto, entre otras localidades. El temor es que el proyecto comience a impactar en la economía de todas esas localidades. Además, suponen que la feria traería una competencia “desleal”.

Según Edgardo Moschitta, presidente de la Federación Gremial del Comercio e Industria de Rosario, el emprendimiento presenta una enorme cantidad de irregularidades. “A todas luces es una «Salada», el proyecto está planteado de esa forma y no difiere de ese modelo”, sostuvo.

“La estructura que tiene está pensada para la ilegalidad. Desde el aspecto estructural es una «Salada» porque no son locales, son boxes que no respetan normas de higiene ni seguridad. Y en segundo lugar, lo más importante, es que es una forma de dar trabajo precario; el puestero puede tener a lo sumo un monotributo, es un descontrol absoluto. Le saca trabajo a alguien que están registrado legalmente”, agregó el dirigente en declaraciones a Radio Meridiano.

Según pudo saber El Ciudadano, Riba tampoco solicitó la habilitación del negocio en el municipio del Villa Gobernador Gálvez.

El dato fue confirmado en las últimas horas por el propio intendente, Alberto Ricci, quien añadió que la iniciativa “tendría que someterse a un estudio de viabilidad que luego se eleva a la Secretaría de Comercio de la provincia” para la evaluación final.

“Si es un centro comercial que se encuadra en las normas vigentes nosotros no tenemos ningún problema”, dijo el intendente, pero aclaró de inmediato que el municipio rechazará de plano cualquier propuesta de “una feria de 600 puesteros con tablón y caballete”.

“Los comerciantes tienen que estar inscriptos en Afip y en el municipio. Acá no se trata de poner tablones porque sí”, sostuvo Ricci en diálogo con la emisora Radio Dos.

Qué dice la ley que regula este tipo de lugares

La ley 12.609 es la que establece a nivel provincial las pautas regulatorias para la habilitación, instalación, ampliación, modificación, transferencias, traslados, cambios de rubros y funcionamiento de las grandes superficies comerciales. Fue aprobada en enero de 2003.

Según la normativa, se consideran grandes superficies a los establecimientos de comercialización minorista o mayoristas que ocupen una superficie cubierta destinada a la ventas de más de 400 metros cuadrados en municipios con una población de hasta 25 mil habitantes; una superficie superior a los 700 metros cuadrados en municipios de entre 25 mil y 100 mil habitantes; una superficie superior a 1.000 metros cuadrados en municipios de entre 100 y 300 mil habitantes, y una superficie de más de 1.200 metros cuadrados cubiertos en municipios de más de 300 mil habitantes.

La norma también considera grandes superficies “a las tiendas de descuentos especiales, o cadenas de distribución con establecimientos de venta minorista (o de mayoristas que realicen ventas minoristas) que pertenecen a un mismo grupo económico, o a una firma o a firmas con una misma razón social conformadas por uno o más locales de venta, de baja superficie, cuya modalidad de desarrollo logístico y publicitario es común a todos y se caracteriza por poca exposición de productos en góndolas, presentación a granel o empaque, algunos o la mayoría de ellos de marcas propias, sin mayores espacios para cocheras, explotados por sí mismos o dados en concesión o franquicia”.

Comentarios