Edición Impresa, Política

La hora de entrar al canje

El abogado de la mayoría de los bonistas italianos, Tullio Zembo, aseguró que sus patrocinados tienen que ingresar “sin duda” a la operación. Para Aníbal Fernández, las condiciones son "espectaculares".

Es probable que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el abogado del Movimiento Nacional de Defensa de Derechos Italianos en el Exterior, Tullio Zembo, no se conozcan. Sin embargo, tienen una coincidencia. Ayer, ambos resaltaron las virtudes del canje de deuda propuesto por el Estado argentino para aquellos tenedores de bonos que no ingresaron a la operación realizada en 2005. Fernández aseguró que el país se encuentra en “espectaculares condiciones” para realizar la operación, mientras que Zembo señaló desde Roma que los ahorristas italianos deben entrar “sin duda” al canje.

“Estamos en una muy buena performance que nos permite mostrarnos en espectaculares condiciones para poder llevar a la práctica ese canje”, aseveró ayer el jefe de Gabinete de Ministros en declaraciones a radio La Red.

Fernández afirmó, en ese sentido, que la propuesta presentada por la Argentina y aprobada anteayer por los organismos reguladores bursátiles de Italia y Luxemburgo “es más beneficiosa para el país que la expresada en 2005”.

El objetivo oficial es cambiar alrededor de 20 mil millones de dólares en bonos caídos en default en 2001 por nuevos títulos, y facilitar el ingreso de fondos frescos, ya comprometido por los bancos que asesorarán en la operación. Se estima que en mano de unos 180 mil bonistas de Italia hay títulos por unos 4.500 millones de dólares, un 22,5 por ciento de los 20 mil millones totales, sin contar intereses, que incluye la operación.

El martes, el ministro de Economía, Amado Boudou, aseguró que todo estaba “listo” para lanzar el canje de deuda para los tenedores de bonos que no ingresaron a la transacción de 2005. El jefe del Palacio de Hacienda sostuvo que con esta operación el país va a “terminar definitivamente con la vergüenza de 2001”, cuando fue declarada la cesación de pagos.

En tanto, desde Roma, el abogado del Movimiento Nacional de Defensa de Derechos Italianos en el Exterior, Tullio Zembo, afirmó que los ahorristas italianos deben entrar “sin duda” al canje de deuda que ofrece la Argentina.

En declaraciones a radio Mitre, el letrado aconsejó a los holdouts italianos que “entren sin duda, sin ninguna opción a no entrar, porque evidentemente la alternativa es negativa, éste es el momento de entrar”.

“La perspectiva para el canje es muy viable y muy interesante”, afirmó Zembo, y agregó que los que “están en la negativa, yo creo que tendrán que modificar sus posiciones”.

El asesor de la casi totalidad de los bonistas italianos consideró además que “embarcarse en un hipotético juicio hacia la Argentina, para mí, tiene muchas limitaciones de carácter resolutivo” por lo que “hay que entrar en el canje sin duda”.

En cuanto al marco internacional de la operación, las turbulencias que está provocando en Europa el salvataje a Grecia añaden un elemento no previsto semanas atrás, cuando el gobierno argentino preparaba el trueque de bonos con los holdouts.

No obstante, un dato que es considerado favorable por los analistas fue la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, Banco Central) de renovar sus promesas de mantener las tasas de interés en los niveles mínimos actuales.

Comentarios