Ciudad, Edición Impresa, Últimas

La historia de la ciudad será contada a través de sus árboles

Por Laura Hintze.- Es un proyecto que encara la Editorial Municipal de Rosario, y se plasmará en un libro con gran cantidad de imágenes.


No hace mucho tiempo –apenas unas semanas– la Editorial Municipal de Rosario (EMR) se lanzó a la aventura de contar la historia y el presente de la ciudad a partir de los árboles. Contar qué había en Rosario antes de que sea tal como la conocemos, cuáles fueron los primeros árboles que empezaron a poblar las calles, y con ello cuáles fueron las primeras arterias de la ciudad. ¿Qué especie estuvo de moda en cada década? ¿Qué relación tiene con el contexto económico, social y político del momento? ¿Qué saben los árboles del barrio, con tanta gente que habrá declarado su amor, escrito algo, tomado un mate y –por qué no– matado? Según informaron desde Parques y Paseos, en Rosario hay aproximadamente 300.000 árboles, un número que varía constantemente. Y cada uno esconde una historia que la Editorial Municipal pretende comenzar a desenredar y contar para construir desde la cotidianidad la historia grande de la ciudad.

“Este libro será un canal, una vía para hablar sobre la ciudad. La idea es acrecentar la percepción de un hecho tan cotidiano como son los árboles”, resumió Oscar Taborda, director de la EMR. “No pretendemos hacer un libro botánico, sino uno sobre el árbol en la situación urbana, y de paso contar la historia de la forestación de la ciudad. Y para eso hay que buscar la relación del vecino con los árboles, una información que hasta ahora no está en un libro”. En efecto, ¿cuántas personas miran los árboles que están frente a su casa y de esa manera miden el tiempo? Sobran las fotos de “antes y después” de haber plantado un árbol, los mates bajo sus sombras, las casas de madera que intentan edificar los chicos, los clavitos para después poner la jaula del loro, las hamacas y las historias que se trenzan alrededor de, por ejemplo, el ombú que está frente al Paraná. En cada punto de la ciudad se encuentran historias comunes alrededor del árbol, a las que por lo general no se tiene en cuenta, es tan común que aparece sólo cuando no está más o en casos como este, cuando hay que buscarlos.

“El año pasado editamos un libro de fotografía (“Joaquín Chiavazza y Blas Persia, fotógrafos. Los años de La Tribuna 1950-1964”), el anteaño editamos uno sobre la historia del transporte, y de alguna manera esta sería una continuidad, un nuevo enfoque de la ciudad”, explicó Taborda. “Lo vemos como una secuencia de un proyecto general que sería dar cuenta a la ciudad visual y narrativamente de estos fenómenos, y con eso ponerlos al alcance de la comunidad, no sólo de especialistas”.

Para llevar adelante este proyecto se está trabajando con la Cátedra de Botánica de la facultad de Agronomía de Zavalla, con un grupo de fotógrafos (alumnos y docentes de la Escuela Municipal de Artes Plásticas Manuel Musto), con una serie de libros, censos, ordenanzas, materiales, todos elaborados por especialistas que alguna vez hayan trabajado en la forestación de Rosario y también, claro está, con la comunidad, para que mande fotos e historias en relación a los árboles de Rosario. Para eso, existe un correo electrónico a partir del cual la gente puede contactarse: arbolesderosario@hotmail.com.

Comentarios