El Ciudadano Global

Geopolítica económica

La guerra comercial ya se hace sentir

Puntualmente, Trump avanza con medidas para restringir las inversiones chinas en empresas estadounidenses y bloquear la capacidad de las firmas norteamericanas para vender algunos productos tecnológicos a China.


 

Por Nicolás Tereschuk
@escriba /NA

La tan anunciada guerra comercial de Estados Unidos contra China ya es una realidad por su impacto en los mercados internacionales y la incertidumbre que generan a nivel global las estrategias bélicas del presidente Donald Trump.

Puntualmente, Trump avanza con medidas para restringir las inversiones chinas en empresas estadounidenses y bloquear la capacidad de las firmas norteamericanas para vender algunos productos tecnológicos a China.

El objetivo parece más político que económico: como analizó el sitio Vox, se trata de limitar con fuerza el acceso a tecnología de punta por parte de China e intentar obstaculizar el intento del país asiático de convertirse en el principal polo de innovación del mundo.

De este modo, esta estrategia se diferencia de la decisión de Trump anunciada a mediados de este mes de imponer aranceles al ingreso de bienes chinos por 50 mil millones de dólares.

“No hará que le sea más difícil a China vender bienes en Estados Unidos y competir contra sus empresas. Pero golpea la estrategia china de desarrollar su economía en el futuro”, explicó la publicación.

La revista progresista Jacobin analizó a su vez que la guerra comercial de Trump se juega en dos frentes diferentes.

Por un lado están las acciones contra la Unión Europea, Canadá y México: en ese caso, son medidas impulsadas por la política “nacionalista de derecha” del presidente estadounidense, que tienen que ver con el eslógan de América Primero, con el que se impuso en las elecciones de 2016.

En el caso de las trabas contra China, de fondo, indicaron los analistas de la revista, está una desconfianza a largo plazo por parte de las empresas estadounidenses, que si bien vienen haciendo grandes negocios a partir del contacto con el mercado asiático, están preocupadas por la perspectiva de que se acumule demasiado poder de decisión en Beijing.

Por caso, durante 2017, la firma Apple recibió un 20 por ciento de sus ingresos por ventas desde China: en el caso de empresas como Intel (23 por ciento) y Qualcomm (65 por ciento) la proporción es aún mayor.

“Por otra parte, las corporaciones estadounidenses desconfían. El Estado chino sigue una política desarrollista que fuerza a las empresas extranjeras a cumplir ciertas condiciones si quieren entrar al mercado de ese país. A diferencia de lo que ocurre en otros países en desarrollo, el gobierno norteamericano no puede presionar a Beijing para que los hombres de negocios hagan lo que desean en suelo chino”, subrayó Jacobin.

Esta semana, la perspectiva de la guerra comercial generó un desbarajuste en los mercados internacionales y elevó las preocupaciones de movimientos aún mayores.

La Casa Blanca debió salir a desmentir que Trump quiera retirar a Estados Unidos de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Y la prensa norteamericana dio a conocer versiones que indicaron que, en su último encuentro, el presidente norteamericano le sugirió a su par francés, Emanuel Macron, que se retirara de la Unión Europea.

Es justamente en ese continente donde las preocupaciones son las mayores por la guerra comercial entre los otros dos gigantes globales.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, le advirtió a los 27 jefes de gobierno del bloque, en Bruselas, que la escalada puede tener un mayor impacto del que actualmente se cree.

La amenaza de Trump de imponer aranceles del 20 por ciento al ingreso de automóviles europeos a suelo norteamericano cayó como un rayo en ese ámbito, ya que la media obligaría a responder de un modo similar.

Cuando los grandes se pelean, los chicos sufren: la depreciación de las monedas, las acciones y los bonos de deuda de los países del Sur volvió a registrarse esta semana, con un mayor impacto en los “eslabones más débiles” y “vulnerables” como la Argentina.

La globalización parece estar en plena reestructuración y nadie puede asegurar cuál terminará siendo el resultado de estos movimientos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios